Sr. Presidente de la asociación AMO,

Sr. Secretario General de LVMH y presidente del jurado del premio AMO, Marco Antonio Jamet,

Queridos amigos artistas, arquitectos y constructores:

Queridos amigos de la arquitectura:

 

Estoy feliz de estar contigo para este 18e edición de la entrega del Premio de arquitectura de AMO, que aboga por un diálogo auténtico y respetuoso entre arquitectos y constructores. La Fundación Vuitton que nos acoge tiene solo dos años de existencia y ya es un importante lugar de encuentro entre el arte contemporáneo y la arquitectura.

La Fundación acaba de inaugurar ayer un «recorrido arquitectónico Frank Gehry».

Y pronto podremos admirar la excepcional exposición Shchukin.

Esta noche nos encontramos bajo el dosel de El Observatorio de la Luz, obra in situ firmada por Daniel Buren que se hace eco del trabajo de Frank Gehry.

Esta obra es fruto de un diálogoel hilo conductor de nuestras palabras esta noche.

Esta instalación, este diálogo, como el mismo Daniel Buren ha notado, destaca la arquitectura «Lo que me ha sorprendido, dice Buren, es la forma en que estos colores enfatizan la arquitectura, sus formas convexas o cóncavas, y trastornan su visión. A veces, ya no hay diferencia entre las velas de vidrio y la arquitectura de hormigón. ¡Terminamos pisando la vidriera! » 

«Subrayar la arquitectura» es seguir mirándola, es reconocer el valor de estos edificios todavía jóvenes pero que ya constituyen nuestro patrimonio, como el Gran Arca de la Defensa, que colectivamente nos corresponde preservar.

«Subrayar la arquitectura» es, pues, la ambición que llevo, en nombre del Ministerio de Cultura, la arquitectura de lo extraordinario como aquí, pero también la de lo cotidiano, cubriendo todo el espectro.

Como ilustraron brillantemente los comisarios del pabellón francés de la Bienal de Venecia, se trata de:

- repensar la arquitectura de la vida cotidiana;

- desarrollar y reforzar el interés de cada uno de nosotros por una arquitectura de proximidad;

- favorecer las condiciones de un entorno de vida de calidad;

- y, por último, facilitar el ejercicio de la profesión de arquitecto (prever perspectivas para la profesión de arquitecto) apoyando al mismo tiempo la innovación y la experimentación.

Estos son los retos de una política dinámica en favor de la arquitectura que llevo en nombre del Gobierno y de los que dan testimonio tres momentos destacados.

En primer lugar, la elaboración de la Estrategia Nacional de Arquitectura, lanzada en 2015, para renovar nuestra mirada sobre la arquitectura y darnos los medios para promoverla.

En segundo lugar, el pabellón francés de la Bienal Internacional de Arquitectura de Venecia, cuya comisaría está asegurada este año por Frédéric Bonnet, Gran Premio Nacional de Urbanismo, y el colectivo AJAP 14. Son lugares «ordinarios», como los Comisarios los han nombrado, que se destacan, esos lugares que forman el territorio nacional, que constituyen nuestro entorno cotidiano, y donde la arquitectura tiene todo su lugar, para llevar una exigencia y proponer soluciones.

En tercer lugar, la Ley de 7 de julio de 2016 relativa a la libertad de creación, la arquitectura y el patrimonio, que defiende una arquitectura de calidad en toda Francia, tanto en los espacios rurales como urbanos, y sitúa al arquitecto en el centro de los dispositivos de creación de nuestro entorno cotidiano. 

 

Esta ley para la arquitectura marca una etapa importante a través de varias disposiciones:

- la reducción a 150 m² del umbral por encima del cual es obligatoria la intervención del arquitecto para presentar un permiso de construcción;

- la instauración del recurso obligatorio al arquitecto, entre otros profesionales, para la presentación de un permiso de urbanización;

- el «permiso de hacer», es decir, la posibilidad de realizar experimentos y de derogar ciertas reglas de la construcción respetando el espíritu y el objetivo de las normas, con el fin de construir de manera diferente, de liberar las imaginaciones.

Por poner un ejemplo: lo importante es luchar contra el fuego; los medios para lograrlo pueden variar.

Esta medida se aplicará con cautela y bajo supervisión, pero era muy esperada. He propuesto a mis colegios de Vivienda, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, así como a varios profesionales, elaborar conjuntamente el decreto de aplicación de esta medida.

- el apoyo al concurso de arquitectura, procedimiento que permite la emulación y el debate, con el incentivo de organizar una fase de diálogo entre el jurado y los candidatos, que permite aclarar las propuestas de estos últimos.

 

Queridos amigos:

La competencia de los arquitectos franceses, profesionales e investigadores, y de los equipos que conducen, la de nuestras escuelas, es reconocida en todo el mundo.

En este contexto, usted lo ha recordado, querido Olivier Herbemont, la asociación AMO tiene por vocación promover la calidad arquitectónica poniendo de relieve la importancia del diálogo. No solo entre arquitecto y artista, como el tan fecundo entre Frank Gehry y Daniel Buren, sino entre los constructores y los arquitectos, en el proceso de fabricación de la arquitectura y de su inserción urbana.

 

El Ministerio de Cultura y Comunicación es un fiel aliado del Premio de la AMO, que apoya sin falta desde su creación en 1984, y cuya singularidad aprecia.

Por tanto, esta noche saludo el trabajo de esta asociación que permite a los maestros de obras y a los diseñadores formarse juntos, debatir y construir una cultura compartida.

En particular, quiero darle las gracias por su trabajo con los jóvenes arquitectos. Usted les anima a convertirse en miembros de su asociación y a beneficiarse de los intercambios con miembros ya experimentados, lo que favorece la transmisión entre generaciones.

Quiero saludar aquí el talento de los equipos premiados, que han sabido innovar en varios «frentes», para retomar la palabra clave de la Bienal de Arquitectura de Venecia este año:

- el montaje de operaciones que permitan la coexistencia en un espacio urbano denso, de oficinas, de talleres de mantenimiento y de una guardería;

- el acercamiento audaz del patrimonio histórico y de la creación arquitectónica contemporánea [premio Hábitat];

- la renovación de una antigua residencia en relación con sus habitantes, en una lógica participativa [premio especial GRDF/ Emaús];

- la construcción innovadora de un edificio que depende a la vez del hábitat colectivo y del hábitat individual [premio SMA/ Saint-Malo];

- o, en mi corazón, la capacidad de hacer evolucionar y transformar un edificio antiguo: pienso aquí en particular en el centro de autobuses Lagny de la RATP, ampliado y coronado por nuevos pisos de oficinas e instalaciones públicas por Brigitte Métra, del cual, aprovecho para decirlo, el trabajo sobre la sala y la acústica de la Filarmónica de París, junto a Jean Nouvel, es reconocido por todos, músicos y amantes de la música.

 Felicito calurosamente a todos los ganadores.

 

Queridos amigos:

Después de los 33e Las Jornadas Europeas del Patrimonio tendrán lugar este fin de semana, en torno al tema «Patrimonio y ciudadanía», se celebrarán las primeras Jornadas Nacionales de la Arquitectura los días 14, 15 y 16 de octubre.

Os doy la cita para hacer la arquitectura aún más visible y accesible a todos, para dar vida a la arquitectura.

Le doy las gracias.