Veinte años después de la inauguración de la primera línea, la línea b del metro de Rennes abrió el 20 de septiembre de 2022. El comando artístico ha encontrado su lugar desde el diseño del proyecto de nueva línea. Seis de las siete obras encargadas fueron inauguradas el pasado 10 de diciembre.

Desde la concepción de la línea b del metro por Rennes Métropole, una parte del presupuesto se asignó al pedido de obras de arte. Esta acción se inscribe en una larga tradición de encargos artísticos públicos en Rennes, impulsada desde los años 80. Para la línea b, se encargaron simultáneamente siete obras de arte. Este encargo, validado a partir de junio de 2016 en la Comisión Nacional del Encargo Público del Ministerio de Cultura, tenía por objeto apoyar la creación artística y dotar a la línea B de hitos emblemáticos que respondan a la arquitectura de las estaciones y al acondicionamiento de sus alrededores.

Para elegir a los artistas y las obras, Rennes Métropole encargó un comité artístico.

El Comité estaba integrado por:

  • Xavier Duroux, codirector del Consorcio, centro de arte contemporáneo en Dijon, que dirigió el comité hasta 2017, reemplazado por Franck Gautherot, co-director del mismo establecimiento;
  • Sophie Kaplan, directora de La Criée centro de arte contemporáneo en Rennes;
  • Anne Dary, directora del Museo de Bellas Artes de Rennes hasta 2019 y su sucesor Jean-Roch Bouiller, director del Museo de Bellas Artes de Rennes;
  • Odile Le Borgne, directora de la Escuela europea superior de arte de Bretaña, sitio de Rennes;
  • Olivier Lerch, consejero de las artes plásticas de la Dirección Regional de Asuntos Culturales de Bretaña;
  • David Perreau, crítico de arte;
  • Pedro Pereira, encargado de las artes visuales en la Dirección de Cultura de Rennes, Ciudad y Metrópoli hasta 2021.

Las obras han sido seleccionadas según varios criterios: su visibilidad, su proximidad a los usuarios del metro, la consideración del entorno en el que están implantadas, su pertinencia para la creación artística contemporánea en las grandes ciudades del mundo y su coste. Se prestó gran atención al mantenimiento de las obras, al impacto medioambiental de sus materiales y a la seguridad de los usuarios.

Una gran libertad se ha dejado a los artistas. El conjunto incluye escultura autónoma de gran dimensión (las obras de Ugo Rondinone, de Phillip King y de Jean-Marie Appriou), una obra memorial (la de Camila Oliveira Fairclough), una obra funcional (la de Valentin Carron), una obra experimental (la de Isabelle Cornaro) y una obra tecnológica (la de Charles de Meaux), según las intenciones del comité artístico.

Los lugares donde están implantadas las obras han sido elegidos para marcar elementos esenciales de la línea b. Se ha decidido destacar sus dos terminales (estaciones de Santiago - Gaité y Cesson - Viasilva), sus intersecciones con la línea a (estaciones Gare et Sainte-Anne), o su infraestructura (túnel cerca de la estación Saint-Germain desde la estación Sainte-Anne). Por último, se prestó especial atención a la valorización artística de una estación situada cerca de varios liceos (estación Joliot-Curie - Chateaubriand) y de una estación implantada en un barrio prioritario de la política de la Ciudad, en plena transformación (estación de Gros-Chêne).

Con un importe global de 2.039.000 €, el pedido de obras de arte de la línea b del metro fue financiado por Rennes Métropole (1.650.000 €), el Estado (250.000 € a través del Ministerio de Cultura) y la Región de Bretaña (139.000 €).

Consulte la carpeta de prensa:

DP_Commande_publique_ligne_b_VF.pdf

pdf - 6 Mo
Télécharger