Franck Riester, Ministro de Cultura, se congratula por la finalización de la primera campaña nacional de cualificación para las funciones de profesor de conferencias y de profesor de las escuelas nacionales superiores de arquitectura (ENSA).

Una de las tareas del nuevo Consejo Nacional de Profesores-Investigadores de las Escuelas Nacionales Superiores de Arquitectura (CNECEA) es la elaboración de una lista de cualificación para los cargos de profesor adjunto o profesorinstalado por el Ministerio de Cultura el 5 de noviembre de 2018.

Franck Riester saluda los trabajos del CNECEA, presidido por Richard Klein, profesor de la Escuela Nacional Superior de Arquitectura y Paisaje de Lille (ENSAP de Lille), y cuyas dos vicepresidentas son Béatrice Mariolle, profesora de la ENSAP de Lille, y Catherine Deschamps, conferenciante en el ENSA de París-Val de Seine. El CNECEA está compuesto por 72 miembros, elegidos por la comunidad de profesores-investigadores de los ENSA y nombrados por el Ministro de Cultura.

Los trabajos realizados por el CNECEA desde su instalación han llevado, al término de su sesión plenaria celebrada a principios de abril de 2019, a proponer al Ministro de Cultura, una lista nacional de 488 cualificaciones para los cargos de profesor de conferencias y 91 cualificaciones para los cargos de profesor de las escuelas nacionales superiores de arquitectura y paisaje (ENSAP). Esta lista se hizo pública el 8 de abril de 2019.

La inscripción en la lista de cualificación permite a los ganadores participar en los primeros concursos de contratación de profesores-investigadores de los ENSA, que se abrirán en mayo de 2019, en cada centro.

Esta primera campaña de cualificación representa una etapa más en la aplicación de la reforma de los ENSA, que tiene por objetivo la plena inscripción de los centros y de su personal docente en la dinámica de la enseñanza superior y que participa en el doble anclaje académico y profesional de los cursos de arquitectura.

 

La creación de dos cuerpos de profesores-investigadores refuerza la capacidad de los ENSAP para aportar su experiencia en apoyo de las políticas públicas. Garantiza la excelencia de la formación impartida en los establecimientos, apoyada en la investigación, y así la competencia de los jóvenes diplomados en arquitectura para aportar las respuestas del futuro a las preguntas de la sociedad contemporánea, en términos de calidad de vida y de transición ecológica y energética.