Marc le Bourhis, DRAC des Pays de la Loire estuvo presente con los socios y los representantes de la ciudad de Rezé para el final de los trabajos de restauración del jardín de infancia situado en la casa radiante de Rezé

La casa radiante de Rezé

La casa radiante situada en Rezé, conocida como Cité Radieuse de Le Corbusier, fue construida en 1953. En la terraza superior del edificio, la obra de la guardería comienza en 1954.

maternelle corbu 1.jpg

El edificio del jardín de infancia fue construido independientemente de la unidad de vivienda. Su conjunto es rectangular con techo plano. Un sistema de postes-vigas permite que las paredes de las fachadas no sean portadoras. Numerosas aberturas se han realizado con marcos de hormigón. y crean una composición plástica, en colaboración con Iannis Xénakis. Esta composición deliberadamente «aleatoria» se ve reforzada por una alternancia de las dimensiones de los marcos y las vidrieras (blanco, colores, vidrio armado horizontal, armado hexagonal del tipo «malla de gallina» y vidrio ondulado). Estas disposiciones son la traducción y la evolución de los 5 puentes de la arquitectura: planta libre, azotea terraza, fachada libre, ventanas de longitud y pilotes.

La casa radiante fue declarada monumento histórico en 2001

Los trabajos de restauración

Antes de su clasificación como monumento histórico, el jardín de infancia sufrió varias modificaciones, como resultado de los trabajos de rehabilitación de toda la unidad y su azotea terraza en los años 1980 y 1990. Se realizaron trabajos de mantenimiento, así como reparaciones puntuales de la impermeabilización de la azotea o de la pintura de las fachadas, así como la colocación de un falso techo en el interior. También se han realizado retoques desafortunados de hormigón.

La restauración de 2022 consistió en borrar los errores de estos trabajos y recuperar las disposiciones originales, los materiales y los colores originales, tal como deseaban y realizaban Le Corbusier, en los años 1950.

En esta óptica, Pierluigi Pericolo arquitecto del patrimonio y su equipo han iniciado excelentes investigaciones en los fondos de archivo de la fundación Le Corbusier en París. Los planos y las descripciones precisas permitieron encontrar todos los componentes arquitectónicos y plásticos de la obra de Le Corbusier.

IMG20221006184516.jpg

Los hormigones se analizaron en el laboratorio para encontrar su composición y textura para las reparaciones puntuales. La pintura de glicerol colocada en la acrópolis de hormigón ha sido completamente despejada y se han realizado banchages (con tablas de madera) para recuperar la textura de los hormigones originales.

Las pinturas de las fachadas y de las carpinterías han sido estratificadas para el reajuste general del edificio.

Todas las aberturas acristaladas han sido inventariadas. Los cristales han sido sustituidos en función de su color o dibujo.

Los techos de los interiores han recuperado la textura original, forma flocado

Las carpinterías de roble fueron restauradas o cambiadas cuando su estado no permitía su restauración.

El importe de las obras ascendió a 600.000 euros sin IVA y el Ministerio de Cultura concedió una subvención del 40%, es decir, 240.000 euros sin IVA.

Las empresas que han trabajado en el renacimiento de la escuela:

- Empresa LEFEVRE Sainte-Luce-sur-Loire, para los hormigones

- la empresa ARTHEMA de Nantes para las pinturas, con talleres Eric Boucher Angers subcontratando los acristalamientos.

- la sociedad MAG, NANTES (carpintería disposición general) para carpinterías

- AXIMA, BOUGUENAIS, para la impermeabilización de la terraza

El proyecto le Corbusier

Enfrentados al caos urbano resultante de la revolución industrial del siglo XIX, los arquitectos de la generación del Corbusier buscan soluciones a la crisis de la vivienda que obliga a las poblaciones a amontonarse en centros asfixiados por el tráfico automovilístico o a exiliarse en siniestros suburbios en las inmediaciones de las industrias.

Le Corbusier preconiza un urbanismo en tres dimensiones. Las técnicas modernas de construcción, cuyo futuro es la prefabricación, junto con el acero, el hormigón o el ascensor, permiten ahora la construcción en altura. Es para el arquitecto el medio de responder a una doble exigencia: a la vez cuantitativa manteniendo una fuerte densidad de habitantes en el corazón mismo de las ciudades; y sobre todo cualitativa devolviendo a los hombres las alegrías esenciales: sol, espacio, verdor.

Estas llamadas Unidades de Vivienda de gran altura están diseñadas para albergar a unos 1600 habitantes, umbral que justifica la organización de servicios comunes ( comercios, escuelas, equipamientos deportivos, etc....Las cinco Unidades construidas en Marsella (1952), Rezé 1955), Berlín (1958), Briey ( 1961) y Firminy (1966) son prototipos en contextos urbanos muy diferentes.