Señora Presidenta del establecimiento público del museo de Orsay y de la Orangerie, querida Laurence des Cars,

Señor rabino de Francia, querido Jaim Korsia

Embajadora para los Derechos Humanos, encargada de la dimensión internacional de la Shoah, de los despojos y del deber de memoria,

El maestro Alfred Noll,

Querida Ruth Pleyer:

Señoras y señores:

Hace ya casi 76 años que las armas se silenciaron en nuestra Europa devastada por la segunda guerra mundial. Muchos de los responsables de los crímenes atroces que se han cometido han sido enjuiciados, juzgados y condenados y, con el paso del tiempo, la mayoría han fallecido.

La memoria del nazismo y de la Shoah sigue construyéndose, transformándose, sin desmoronarse con el tiempo, todo lo contrario. Nos llevó muchos años estudiar, comprender los mecanismos de la persecución y del genocidio, conocer a los actores, los lugares, los responsables, los cómplices, pero también a los héroes, o a los Justos. Este trabajo no está terminado. La historia sigue siendo escrita.

En el mundo de la cultura, en los museos y las bibliotecas, también está presente la memoria de la persecución y de la Shoah. Quizás debería serlo más. Porque las instituciones culturales, en toda Europa, han estado vinculadas a esta historia, a pesar de ellas o a veces por complicidad; obras de arte y libros expoliados se conservan siempre en las colecciones públicas, objetos que no deberían estar allí, que nunca deberían haber estado aquí.

Se sabe que la persecución de los judíos ha conocido múltiples formas. Muchas veces, antes de la eliminación metódica, antes de la exterminación, hubo robos de bienes de los judíos, obligados a abandonarlo todo.

Estos expoliaciones cubren realidades diversas: robo, pillaje, confiscación, «arianización» - para retomar el vocabulario de los nazis y del régimen de Vichy - o también venta bajo coacción

La expoliación es un acto vil cuyas consecuencias devastadoras hay que evaluar. Más allá de la desposesión, constituye un atentado grave contra la dignidad de las personas. Es la negación de su humanidad, de su memoria, de sus recuerdos, de sus emociones. Hoy en día, las obras robadas no restituidas son a veces los únicos bienes que quedan a las familias. 

Si nos encontramos hoy reunidos es precisamente para evocar uno de esos recuerdos arrancados a sus propietarios; y para anunciarles la decisión que he tomado, con pleno acuerdo con el Primer Ministro y el Presidente de la República. Iniciaremos el procedimiento de restitución de Rosas bajo los árbolesun cuadro de Gustav Klimt conservado en el museo de Orsay, a sus legítimos propietarios, los derechohabientes de Nora Stiasny.

En efecto, hoy tenemos la convicción de que se trata de una obra expoliada, en Austria, en agosto de 1938, pocos meses después de la Anschluss.

La decisión que hemos tomado es evidentemente difícil: equivale a sacar de las colecciones públicas nacionales una obra maestra, que es además la única pintura de Gustav Klimt de la que Francia era propietaria.

Pero esta decisión es necesaria, indispensable. 83 años después de la venta forzada de este cuadro por Nora Stiasny, es el cumplimiento de un acto de justicia.

Rosas bajo los árboles es una pintura. No puede hablarnos, y sin embargo lleva en sí, para siempre, estos destinos trágicos, estas vidas rotas. Ella es el último testigo de esas mujeres y de esos hombres, que una voluntad, criminal e implacable, ha tratado obstinadamente de hacer desaparecer.

La restitución futura es un acto de reconocimiento de los sufrimientos y crímenes sufridos por las familias Zuckerkandl y Stiasny, y el justo retorno de un bien que les pertenece.

La reconstrucción del recorrido de esta obra, hasta su adquisición en 1980 en el marco de la prefiguración del museo de Orsay, fue particularmente ardua, debido a la destrucción de la mayoría de las pruebas y la erosión de la memoria familiar. Además, como los nazis hicieron con toda la empresa genocida, los actores de esta expoliación de 1938 borraron ellos mismos las huellas de su acto.

 

Pero la búsqueda, a pesar de las dificultades, continuó.

 

En 1995, en su discurso fundacional del Vel' d'Hiv, el Presidente de la República Jacques Chirac reconoció oficialmente la participación y la responsabilidad de Francia en las exacciones y deportaciones de que fueron objeto los judíos de Francia. Desde entonces, nuestros Gobiernos sucesivos no han dejado de proseguir este trabajo de investigación, de introspección, indispensable para el establecimiento de la verdad y el reconocimiento debido a las víctimas.

 

Desde la misión de estudio sobre la expoliación de los judíos de Francia, llamada misión Mattéoli, en 1997-2000, Francia, con la Comisión para la indemnización de las víctimas de expoliaciones (la CIVS), y la Fundación para la memoria de la Shoah, trata de arrojar luz sobre los despojos, y a indemnizar a los desposeídos y a sus descendientes. El Ministerio de Cultura y los museos nacionales han emprendido importantes trabajos de investigación. Hemos avanzado mucho, pero todavía nos queda mucho por aprender sobre el itinerario de los bienes expoliados, sobre la procedencia de las obras de nuestros museos o sobre la de los bienes que circulan hoy en el mercado del arte. Hace poco menos de diez años, el Ministerio de Cultura y los museos emprendieron un examen metódico, aún en curso, de la procedencia de las obras MNR («Museos nacionales recuperación»), estas obras recuperadas en Alemania después de la guerra, devueltas a Francia, y que hayan sido inscritas en un registro particular, un registro provisional... Cuando una de estas obras ha sido expoliada y el propietario ha sido identificado, vamos al encuentro de sus derechohabientes, sin esperar una eventual solicitud, para proponerles la restitución que se les debe.

En 2018 se alcanzó un nuevo hito. Respondiendo al primer ministro, que había pedido «hacer mejor» en materia de investigación y restitución de las obras de arte, decidimos, más allá de las obras MNR, que no pertenecen a las colecciones nacionales, de interesarnos activamente en lo sucesivo por las obras que hayan entrado legalmente en las colecciones y cuya procedencia anterior plantee problemas. Para ello, el Ministerio de Cultura se dotó en 2019 de una misión específica dedicada a la identificación de las obras expoliadas presentes en las colecciones.

Esta misión, dirigida por David Zivie, cuyo compromiso y el de sus equipos, que están implicados desde hace mucho tiempo, deseo reconocer. No olvido tampoco el papel central, en el seno de nuestra Dirección General de Patrimonio y Arquitectura, del servicio de los museos de Francia. Este nuevo dispositivo apoya los trabajos de los museos que han iniciado tales investigaciones. Pienso, en particular, en el Museo del Louvre, que actualmente está terminando la revisión de las adquisiciones realizadas entre 1933 y 1945, para asegurarse de que ningún objeto anteriormente expoliado a una familia judía haya entrado en el museo en este período.

 

Gracias a estas nuevas investigaciones, quizás - e incluso sin duda - descubriremos obras de procedencia dudosa.

Pero por el momento, es para dar una respuesta legítima a la familia de Nora Stiasny, cuyo cuadro espera desde hace demasiado tiempo en uno de nuestros museos nacionales, que nos hemos reunido.

 

Eléonore - Nora - Zuckerkandl nació en 1898, en una familia eminente de la alta burguesía judía austro-húngara. Su padre Otto era un médico famoso, mientras que su tío Viktor Zuckerkandl, magnate del acero, era una figura del mundo de las artes, un mecenas, en particular, de los artistas de la Secesión. Nora creció en la efervescencia cultural, artística, intelectual de la Viena imperial y cosmopolita a principios de siglo. 

 

A la muerte de Viktor y de su esposa en 1927, sus siete lienzos de Klimt fueron vendidos o repartidos entre los miembros de la sucesión. El recorrido de cada lienzo es complejo de trazar. Tal como lo entendemos ahora, Rosas bajo los árbolesque Viktor Zuckerkandl había comprado en 1911, regresó a Nora Stiasny.

Con su marido Paul Stiasny, Nora vivía en una de las villas del sanatorio de Purkersdorf, cerca de Viena, fundado por Viktor Zuckerkandl y construido por Josef Hoffmann, que se había convertido en un centro de medicina innovadora tanto como en un lugar de vacaciones de la buena sociedad.

El Anschluss, en 1938, provocó casi inmediatamente la «arrianización», como decían los nazis, de este sanatorio. Los bienes de Nora Stiasny fueron progresivamente confiscados. En agosto de 1938, acorralada financieramente, Nora Stiasny se vio obligada a vender a bajo precio su cuadro de Klimt, entonces titulado Manzanopara hacer frente a la emergencia, para tratar de sobrevivir.

 

Posteriormente, en abril de 1942, Nora Stiasny y su madre Amalie fueron deportadas y asesinadas en Polonia, en el gueto de Izbica o en el campo de exterminio de Belzec cerca de allí; ambas fueron asesinadas. El marido de Nora, Paul, y su hijo Otto, fueron deportados al campo de Terezin, cerca de Praga, y luego a Auschwitz, de donde no volvieron.

La venta de agosto de 1938 había sido organizada por un conocido de Nora Stiasny, supuestamente un amigo, que en realidad fue el instigador del despojo. Cercano a los medios artísticos, convertido en militante nazi, este intermediario se convirtió en el propietario de la obra hasta su muerte en los años 60.

 

El rastro de esta venta forzada se perdió, el cuadro pudo ser puesto en venta en 1980 y adquirido por el Estado para el futuro museo de Orsay.

 

Quiero decir aquí que todas las verificaciones necesarias se habían realizado. Se habían llevado a cabo investigaciones exhaustivas; pero hace cuarenta años, el conocimiento de la familia Zuckerkandl y del recorrido de sus obras de Klimt era mucho menor que hoy. Teniendo en cuenta las indicaciones del vendedor, las publicaciones científicas de la época y los contactos con los últimos miembros conocidos de la familia, los museos nacionales procedieron legítimamente a esta compra.

 

En los últimos años se ha ido determinando la verdadera procedencia del cuadro. Por otra parte, hay que reconocer el trabajo de los investigadores austríacos, en la galería del Belvedere en Viena, y usted misma, querida Ruth Pleyer, que acompaña a los derechohabientes de Nora Stiasny y a su abogado, Alfred Noll.

 

Desde que las autoridades austriacas notificaron los nuevos interrogantes sobre la procedencia del cuadro y la solicitud de restitución presentada a finales de 2019 por la familia de Nora Stiasny, la cooperación entre investigadores austriacos y franceses ha sido notable. Juntos logramos hacer coincidir la tela de la que Nora Stiasny había sido despojada con la del Museo de Orsay, abriendo la vía a la restitución. Deseo aquí saludar muy especialmente el compromiso de los equipos del museo de Orsay, de Emmanuel Coquery en particular, bajo el impulso de su presidenta Laurence des Cars, que desempeñó un papel motor y decisivo en esta empresa inédita.

 

Usted lo sabe bien, Rosas bajo los árboles forma parte de las colecciones nacionales. A diferencia de una obra MNR (Museos nacionales recuperación), no puede ser inmediatamente devuelto, ya que está protegido por el principio de inalienabilidad, principio de rango legislativo inscrito en el Código del Patrimonio.

 

Por ello, convencido de que nos corresponde hacer justicia a los derechohabientes de Nora Stiasny, el Gobierno presentará lo antes posible un proyecto de ley destinado a autorizar la salida de esta obra de las colecciones nacionales.

 

Me gustaría terminar invitándole a admirar de nuevo Rosas bajo los árbolescuya presencia en estos lugares es un verdadero privilegio.

 

Por mi parte, encuentro que del refinamiento ornamental de este paisaje se desprende una formidable serenidad, así como una confianza en la creación humana.

 

Algunos pueden ver en la trágica historia de los Zuckerkandl y los Stiasny una negación de esta promesa de humanidad.

 

Para mí, esta nueva etapa en la historia del cuadro, su próxima vuelta a sus verdaderos propietarios, es, por el contrario, un formidable motivo de esperanza, así como una fuente de inspiración para continuar nuestras investigaciones, con vistas a otras restituciones.

La propuesta de restitución de Rosas bajo los árbolesCon su inestimable valor estético, testimonia con la mayor fuerza el compromiso de Francia de hacer justicia, y de mantener la memoria de aquellos a quienes se les ha negado el derecho a vivir. La historia de Nora Stiasny es trágica; que este anuncio de restitución contribuya a la reparación esperada por su familia.

 

Gracias