Directora General de Educación Escolar,

Señor Secretario General, querido Christopher Miles:

Señora Directora General del establecimiento público de la Puerta Dorada, querida Hélène Orain,

Señoras y señores, queridos amigos:

Me alegra encontrarme de nuevo con vosotros en este lugar al que tanto Najat Vallaud-Belkacem como yo estamos profundamente apegadas. En muchos sentidos, merece que se le dedique un momento.

Si quiero evocarlo con más detenimiento, no es sólo porque depende a la vez de la tutela del Ministerio de Cultura y de la de Educación Nacional, de la Enseñanza Superior y de la Investigación.

Si quiero referirme más a este lugar, es ante todo por lo que representa, por lo que dice de la Nación, por lo que dice de lo que somos. Al albergar el Museo Nacional de Historia de la Inmigración, dice que somos un pueblo cuya cultura está moldeada por un pasado y por otro.

Dice que Francia es una tierra cuya identidad nació del encuentro de un ideal de universalidad y de una pluralidad de culturas. Terroirs de aquí y de cultura de otra parte, que siempre ha acogido y siempre integrado.

Dice que Francia está atravesada a la vez, como dice muy bien Mona Ozouf, «por la igualdad en todos de la razón», en el corazón de la escuela, y el «campo de la particularidad», el de la casa, que es también el de la cultura.

Dice que la historia de Francia no es perfecta. Dice que ha experimentado debilidades, que ha cometido errores - estamos aquí en un Palacio de la Exposición colonial - pero que incluso en los períodos más difíciles, siempre ha sido vista y reconocida como una tierra de acogida. «Todo hombre tiene dos patrias: la suya y Francia. »

Dice que la grandeza de Francia es haber dado a luz a Voltaire, Rousseau, Hugo, pero también haber acogido a Picasso, MarieSkłodowska-Curie, Kundera, Semprun, Yasmina Khadra, Boualem Sansal, Adel Abdessemed, y muchos otros, desconocidos, anónimos y que también han dado forma a su cultura.

Dice que la identidad de Francia no es una identidad unívoca y petrificada, étnica y cerrada, replegada en sí misma, porque quedaría paralizada por el futuro. Porque esa identidad nunca existió.

Este lugar dice que la cultura, tal como la concibe Francia, es una manera de explorar otras posibilidades, de deslizarse en la piel de otro, «de vivir en épocas pasadas y en ciudades en las que nunca se han puesto los pies, de vivir las tragedias que os han perdonado, pero también las alegrías a las que no habéis tenido derecho, de recorrer todo el teclado de las emociones humanas, de enamoraros y depararos. » Palabras, de nuevo, de Mona Ozouf.

Esto es todo lo que los terroristas atacaron, robando esas vidas, en enero y noviembre. Esto es todo lo que les resulta insoportable, porque todo esto no les da ninguna ventaja a su oscurantismo.

Esto es todo lo que tenemos que oponer a los mercaderes de malas soluciones, que destilan los miedos y los odios para producir un opio peligroso.

En esto, en esta cultura, descansan los fermentos de una unidad más fuerte, porque hace libre y a la vez reúne dando profundidad a nuestras vidas.

Es todo esto, es esta cultura, que hacéis descubrir a los niños y a los jóvenes, que os esforzáis por hacer vivir y transmitir, mediante la educación artística y cultural. Porque es en la edad en que todo comienza que todo se juega y todo está abierto.

Por ello, la educación artística y cultural es nuestra prioridad, junto con Najat Vallaud-Belkacem, y hemos asignado, conjuntamente, recursos adicionales. Y con vosotros, gracias a vuestro compromiso determinante, a vuestra movilización diaria e inquebrantable, podremos hacer que produzca todos sus frutos.

¿Cómo afrontar este desafío?

Por la formación de los actores en los territorios, primero. Por su implicación, después.

Juntos, debemos construir nuestras prácticas, desarrollar los experimentos, escuchar a los actores de campo que son nuestros socios, y aprender de ellos. Hay que abrir las puertas de la escuela al arte y a la cultura, y hay que proseguir esta acción fuera de los muros de la escuela.

Nuestra hoja de ruta es clara: la presentamos juntos en febrero pasado en el Consejo de Ministros. Es la base de nuestro plan nacional para la educación artística y cultural. El referente del recorrido EAC es una piedra esencial, y ustedes van a trabajar en él durante todo el día.

Nuestra acción común no es nada sin la implicación de los demás ministerios - y en particular el de la agricultura, y sin la de nuestros socios - colectividades territoriales, artistas, actores culturales, asociaciones de la educación popular. Debemos unirnos para tener éxito.

En su campo de acción, mi Ministerio desarrolla palancas, que son complementarias de esta política, que sirven de punto de apoyo.

El proyecto de ley «libertad de creación, arquitectura y patrimonio» que llevo, fue así la ocasión de colocar otras piedras: permitir a la copia privada financiar acciones de educación artística y cultural, ampliar la acepción de la educación a las artes y a la cultura para abrirla a todos los públicos, a lo largo de toda la vida, reconociendo de manera importante el papel y el lugar del artista. Con estos avances, avanzaremos aún más en nuestra asociación. Aprovecho la ocasión para saludar las iniciativas que acompañan nuestra acción: la de la SACEM, con la «Fábrica de Canciones», la de la SACD, con «un artista en la escuela».

Mi ambición es actuar a largo plazo, en todas partes, en todos los territorios. Este es el sentido del plan para las artes y la cultura en favor de la infancia y la juventud, Generación Belle Saisonque presenté la semana pasada. Toma el relevo de la Belle Saison, una experiencia exitosa de 18 meses, que movilizó a numerosos actores culturales y de servicios para desarrollar una oferta cultural y artística dirigida específicamente a los jóvenes.

Su éxito dependerá de una movilización general. Reforzaremos los medios de producción en las estructuras certificadas y concertadas, podremos contar con la participación de los organismos públicos nacionales, podremos apoyarnos en el compromiso de las sociedades de autor. Desarrollaremos también allí la formación de los actores culturales y de los artistas, perpetuaremos las plataformas profesionales en los territorios, nos apoyaremos en recursos para evaluar y acompañar esta oferta artística y cultural para la juventud. Todo esto le ayudará a implementar los recorridos EAC.

Mi ambición es apoyarme en los equipamientos culturales de proximidad, bibliotecas y conservatorios, porque a menudo son los primeros lugares de cultura frecuentados por los jóvenes, y participan de la educación artística y cultural.

Debido a que estoy convencida de que las prácticas artísticas colectivas están en el centro del éxito de lo que comprometemos, he querido acentuarlas aún más en 2016. Por lo tanto, mi Ministerio va a financiar de nuevo los conservatorios, para que su enseñanza no se centre principalmente en la formación artística de los futuros intérpretes o profesores, sino para que sean plenamente protagonistas de la política de educación artística y cultural. Deben encontrar como misión primera de ser el lugar de la formación de los aficionados, la escuela del espectador. El apoyo que el Ministerio de Cultura aportará - los criterios y las modalidades se están definiendo con las colectividades territoriales - se dirigirá en particular a los territorios más desfavorecidos. Los conservatorios tendrán que trabajar en red con otros actores, para dirigirse a familias y jóvenes que están alejados de los códigos y prácticas dominantes de la cultura.

Nos apoyaremos también en otras iniciativas como las 30 orquestas DEMOS de la Filarmónica que deben desplegarse en el territorio, o también los proyectos de la asociación «Orquesta a la Escuela».

También quiero aprovechar la excepcional red de 16.000 bibliotecas y mediatecas de Francia. Sus horarios deben adaptarse más a los ritmos de vida de hoy, y ayudaremos el año próximo a las comunidades que se comprometan en esta vía. Todo el mundo debe tener presente también que las bibliotecas no son sólo lugares de recursos documentales y de acceso al saber; cada día asumen más una función de «tercer lugar» que nuestra juventud necesita profundamente. Una biblioteca es un lugar de encuentro, un lugar de intercambio, donde se puede romper el aislamiento, divertirse, aprender, vivir. Tenemos que trabajar colectivamente en este sentido. Añado que el año próximo duplicaremos los contratos territorios-lectura, que apoyan iniciativas locales para que el acceso a los libros, a la música, a la prensa, sea una realidad para todos.

Por último, mi ambición es actuar para que estemos cada vez más presentes en los territorios que más lo necesitan, ya sean periurbanos o rurales, y la educación artística y cultural es la primera de las políticas que debemos llevar a cabo. Este año hemos realizado esfuerzos considerables en su dirección. Han surgido nuevas iniciativas en materia de educación artística y cultural, pero también de acceso a la lengua francesa, o de apoyo a los medios de comunicación de proximidad, que contribuyen a la vida colectiva. Debemos continuar con ellas, con la mayor exigencia. Esta es la prioridad que he dado a las direcciones regionales de asuntos culturales. Añado, para alegrarme y desear que este esfuerzo vaya aún más lejos, que más de 350 contratos de ciudad están ahora dotados de un capítulo cultural que moviliza al menos a un actor cultural y que despliega los dispositivos de la educación artística y cultural. Esta fue también una nueva e importante orientación en 2015.

Señorías, como habrán comprendido, la educación en las artes y la cultura es, en mi opinión, fundamental. También a través de ella podremos responder a las dudas que atraviesan nuestro país. Con ella podremos partir a la reconquista de aquellos que tienen dudas sobre la capacidad de la República para hacerles un lugar. Y pienso en particular en los jóvenes, en los territorios que viven con un sentimiento de abandono, en las familias que sufren la precariedad. No porque les proporcionaremos, así, un «suplemento de alma», sino porque les daremos a la vez razones de esperanza y les ayudaremos a construir una base sobre la cual apoyarse.

Y esta base se llama cultura.

Estoy contando con usted.

Muchas gracias a todos.