Señor Presidente de la Región, querido Jean Jack Queyranne,

Señor Presidente de la Métropole de Lyon, querido Gérard Collomb,

Señora Directora de las Bienales de Lyon, querida Sylvie Burgat,

Señor director artístico, querido Thierry Raspail:

Señoras y señores:

Queridos amigos:

«Vivimos en un mundo fracturado. Siempre he considerado que, como artista, mi papel era intentar hacer de él una unidad. » Esas palabras son de Anish Kapoor.

Tanto si seduce como si choca, si conforta o interpela, el arte es siempre un diálogo. Un diálogo entre el artista y el mundo, entre las obras y los que las contemplan, entre el pasado - los pasados - y el tiempo presente.

En Versalles, Anish Kapoor dialoga con André le Nôtre y Jules Hardouin-Mansart, con el parque y el castillo. En Eveux, Anish Kapoor dialoga con Le Corbusier y el convento de la Tourette.

De este diálogo surge la unidad del mundo, es decir, un camino de sentido, como una figura emerge poco a poco cuando trazamos una línea entre diferentes puntos. Esta unidad forma un relato, siempre frágil, nunca definitivo. Es abierta, precaria, y eso es sin duda lo que la hace sincera, auténtica, es decir humana.

El arte es un diálogo, la cultura una conversación, pero a veces algunos lo rechazan. Lo rechazan saqueando, vandalizando, manchando una obra de palabras ignominiosas.

Lo rechazan con el pretexto de que la obra misma pone en peligro la unidad y la belleza del lugar, porque así justifican su saqueo.

Es que no han entendido nada. Su unidad es totalitaria. Su visión del mundo, monolítica y unívoca. Su lectura de la belleza, mítica, congelada. Su cultura no es más que cierre.

Anish Kapoor lo entendió muy bien. Al pedir que no se borren estos horrores, restablece las condiciones del diálogo. Abre un nuevo espacio de interpelación, una nueva conversación, esta vez sobre la libertad de creación. Y al hacerlo, simplemente significa que sus saqueadores tienen perdido.

Y ahora, de nuevo, después de Hayange, después de Mc Carthy, el proyecto de inscribir la libertad de creación en el mármol de la ley adquiere todo su sentido.

Nunca se defenderá lo suficiente la libertad de creación. Nunca se defenderá lo suficiente a los artistas. Porque nunca se defenderá suficientemente el diálogo, la apertura, la reflexión, de los que son artífices y que hoy tanto necesitamos.

Precisamente porque nuestro mundo está fracturado. Precisamente porque necesita unidad.

Esto es lo que diré a finales de mes, ante los parlamentarios, presentando mi proyecto de ley.

No hay mejor momento ni lugar que la apertura de la Bienal de Arte Contemporáneo de Lyon para reafirmar este principio. Porque ¿qué es «la vida moderna», el tema de esta nueva edición, sino ante todo un diálogo? ¿No escribe Ralph Rugoff que este título evoca para él no tanto lo que es moderno hoy como una pregunta «sobre la naturaleza de nuestra época, y de los diferentes diálogos que mantiene con el pasado»?

¿Y qué es una Bienal sino un diálogo? ¿Entre obras expuestas que se responden, entre artistas de horizontes y áreas culturales diferentes que se enfrentan y se alimentan unos a otros, en el campo de juego del arte? Entre artistas y habitantes, gracias a la plataforma Veduta, iniciada por Abdelkader Damani - cuyo nombramiento a la dirección del FRAC Centre Pays de Loire quiero saludar?

Acoger aquí obras de Simon Denny, Ed Rusha, Magdi Mostafa, Andra Ursuta, Nina Canell, entre sesenta artistas, venidos de 25 países diferentes, es para todos un orgullo. Es también la prueba del reconocimiento de que goza la Bienal de Lyon. Es la gran bienal francesa de arte contemporáneo. No puedo sino alegrarme de su éxito: la difusión y el atractivo de la cultura francesa son una de las prioridades que he fijado a mi Ministerio. Gracias a todos los que trabajan allí. Gracias a la ciudad y a la metrópoli de Lyon, a la región Rhône-Alpes. Gracias especialmente a los socios privados, sin los cuales este evento no tendría esta magnitud necesaria.

Esta bienal es nuestro orgullo, no solo porque somos una tierra de acogida para los artistas de todo el mundo, sino porque mostramos al mundo que grandes artistas se forman en Francia.

Pienso, entre muchos otros, en Céleste Boursier-Mougenot, que representa a Francia en la Bienal de Venecia, y que, después del Palacio de Tokio, presenta una nueva pieza aquí en la Sucrière; a Camille Henrot, Lyon d'Argent en 2013, a Cyprien Gaillard o a Julien Prévieux, ambos ganadores del premio Marcel Duchamp, que también están presentes. Perdón por no citaros a todos.

Con los artistas, y en primer lugar con ellos, he querido comprometer al Ministerio de Cultura y Comunicación. Ya sea que inicien su formación, vean su trabajo reconocido o sean objeto de una notoriedad internacional, los artistas están en el centro de mi política.

Este es también el sentido que hay que dar al nombramiento de Jean-Marc Bustamante como director de la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes de París.

Es el interés que tengo más ampliamente por su acceso a la formación, con el reconocimiento de las clases preparatorias públicas a los concursos de las escuelas de arte y, por tanto, la posibilidad de que los estudiantes que las frecuentan reciban becas.

Esta es la atención que presto a sus comienzos de carrera, manifestada con ocasión de las Asambleas de la Joven Creación que organicé en primavera. Sus participantes me han formulado propuestas, varias de las cuales ya se están aplicando, como el fortalecimiento de las residencias. Es una herramienta esencial para dar buenas condiciones de trabajo a los artistas, y también una herramienta de política pública para una presencia artística en los territorios.

Por último, es mi preocupación por su protección social. El Gobierno está comprometido con el sistema de protección social de los artistas autores. Se ha entablado una concertación con todas las organizaciones profesionales interesadas para modernizarlo, allí donde debe serlo, respetando su identidad.

Con la Bienal, Lyon es hoy una de las capitales del arte contemporáneo y Ródano-Alpes una de sus tierras predilectas. Gérard Collomb y Jean-Jack Queyranne han desarrollado una política ambiciosa junto al Estado, que supera los espacios y el tiempo del evento. Quiero darles las gracias. El Museo de Arte Contemporáneo de Lyon, la Tienda en Grenoble, el Instituto de Arte Contemporáneo de Villeurbanne, por nombrar solo algunos, son lugares de gran calidad.

Los artistas nunca reciben tanto apoyo y reconocimiento en su trabajo como cuando el Estado y las comunidades trabajan juntos y establecen asociaciones fructíferas. Los FRAC han demostrado su importancia. Por otra parte, pronto reforzaremos por ley sus misiones y garantizaremos jurídicamente sus colecciones.

Debemos trabajar hoy para dar una nueva forma a las asociaciones con las comunidades y darles un nuevo impulso. Por tanto, deseo que, mediante la concertación, logremos esquemas de orientación para las artes visuales que permitan, en los territorios, mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los artistas, así como la difusión de sus obras.

Cuidar de los artistas, darles los medios para trabajar libremente: es responsabilidad de mi ministerio. ¿Cuál es la de los artistas, expuestos aquí, y en otros lugares - pero más singularmente aquí?

Ralph Rugoff nos dice que «estos artistas no quieren simplemente mostrarnos lo que es nuevo; quieren mostrarnos lo que nos parece familiar desde otro ángulo, para permitirnos extraer nuevos significados posibles. »

Mover nuestra mirada, tejer de nuevo el hilo del sentido, dar a la interpretación todo el lugar que le corresponde: he aquí un gesto decididamente moderno. Es también un gesto decididamente modesto. Un gesto de apertura, un gesto de unidad, un gesto que nos hace, espectadores, cada vez más libres.

Le doy las gracias.