Estimado Asghar Farhadi:

Hay algo terrible en esta tierra , dijo Jean Renoir, es que cada uno tiene sus razones. Como Jurieu en la Regla del JuegoEstás a favor de que todos los expongan libremente. Vuestro cine, querido Asghar Farhadi, es el de una moral suspendida donde la mentira de uno es la verdad del otro. Esto es lo que hace que tus películas sean un éxito donde el público, el único árbitro real, puede identificarse con todos tus personajes.

Joven amante de la fotografía y luego graduado de estudios teatrales, sus dos pasiones marcan profundamente su universo cinematográfico donde la vivacidad del diálogo y el dominio de los silencios se toman de Harold Pinter cuya obra estudió en la Universidad de Teherán.

De Bailando en el polvo a los Niños de Belle Ville, tus primeras películas, de La Fiesta del Fuego a Acerca de Elly que os hacen conocer del público, hasta vuestros dos inmensos éxitos internacionales, Una Separación y El pasadosu cámara siempre encuentra la distancia correcta. Describe con precisión lo que a menudo separa a los seres de sus sueños. Se opone sutilmente a los que deciden, como Simin en Una Separaciónsacrificar el pasado en el futuro o, por el contrario, a quienes, como María, Amhad o Samir, los protagonistas de su última película, se niegan a separarse.

«Cuanto más local es una película, más universal es» decía Vittorio de Sica. Usted filma a Irán en lo que es más familiar y por lo tanto más universal: la familia en la intimidad del apartamento, la justicia en los pasillos de un tribunal, las amistades y las aspiraciones de la juventud el tiempo de vacaciones pasado entre amigos junto al mar.

Irán es un inmenso país de cine que está cerca de nosotros por la luz y los paisajes que amamos a través del cine iraní y a través de usted.

Como un pintor que trabaja sus miniaturas con teclas sucesivas, usted filma el detalle con especial atención, la más pura tradición artística iraní: un pañuelo que se engancha en la rueda de una motocicleta o un plano fijo sobre un ciervo volador que deja presagiar lo peor. En cada una de sus películas, la ínfima, la casi nada, lo insignificante aportan una resolución al suspense, casi hitchcockien, que se intensifica a medida que la trama se anuda: una lágrima que rueda sobre una mejilla inerte, el sonido singular de un encendedor, un olor...

Es este trabajo de extrema precisión, este control de cada movimiento, de cada emoción, esta manera de decir las cosas por caminos tortuosos que te permiten desbaratar la censura sin hacer concesiones. 

En cada una de sus películas, la mujer, lejos de todo cliché, es decididamente moderna. Ha ofrecido a las actrices que han trabajado a su lado algunos de sus mejores papeles, a la imagen de Bérénice Béjo que recibió el año pasado el premio de interpretación femenina en Cannes por El pasadopero también de Golshifteh Farahani conmovedora por poco en Sobre lo de Elly, o de Leila Hatami que ha marcado duraderamente los espíritus en Una Separación con su hija, Sarina, cuya actuación mantiene al espectador en suspenso hasta el último segundo de la película. Los papeles masculinos no se quedan atrás, pienso en particular en el personaje de Amhad en El pasado, muy bien interpretado por Ali Mossafa.

 

Usted se ha rodeado de actores fieles que, película tras película, crean una verdadera complicidad entre el público y su obra: encontramos así a Taraneh Allidousti bajo los rasgos de Elly, de Rouhi en La Fiesta del Fuego y de Firoozeh en los Niños de Belle Ville sino también Peyman Maadi en Acerca de Elly y Una Separación. Usted debe su éxito a esta admirable dirección de actor que da una verdadera profundidad tanto a los jóvenes protagonistas, como Fouad en El pasadoque al grupo en Acerca de Elly.

 

Gracias a la sociedad Mémento que produce sus películas en nuestro país, el público francés ha podido descubrir los ecos y las resonancias en el corazón de su obra, que anuncian sus mayores éxitos. A través de vosotros, distinguo también hoy a una hermosa sociedad de producción que celebra sus 10 años este año y cuyos dirigentes, Alexandre Mallet-Guy y Emilie George, al servicio del cine de autor en todo el mundo. Saludo también el apoyo esencial de Daniel Goudineau, Director General de France 3 Cinéma, que creyó en el proyecto y contribuyó con los demás coproductores al éxito del Pasado.

Es el orgullo del cine francés saber acoger a los grandes realizadores del mundo y darles ventanas para expresarse.

Aclamado muy pronto por sus compañeros y la crítica, usted alcanza la consagración con Una Separación ¡Un Oso de Oro, un César, un Globo de Oro y un Oscar! El último Festival de Cannes ha distinguido su obra El pasado y les deseamos lo mejor mañana para los Césares, donde está nominado 5 veces.

Sus recompensas, las dedica, y cito, «Al pueblo iraní que respeta todas las culturas y desprecia la hostilidad y el rencor, un pueblo feliz de constatar que, mientras culminan las tensiones políticas, Irán es reconocido en todo el mundo por la riqueza de su cultura».  No olviden nunca, no sus hermanos de armas sino de luz, a todos los realizadores iraníes que sufren la censura, el exilio y el encarcelamiento: en Berlín, en el momento de recibir su premio, contemplando la silla vacía de Jafar Panahi, Condenado unos meses antes a 6 años de prisión y 20 años de prohibición de películas, usted dirige todo su apoyo a este inmenso realizador saludado por el Premio Sájarov 2012 por la libertad de pensamiento del Parlamento Europeo. 

Su éxito es también el de un cine iraní, rico en su diversidad, su audacia y su espíritu de resistencia, que ha escrito entre las páginas más bellas del 7eme art. Francia siempre ha amado este cine. Hoy, después de acogeros en vuestra última película, donde le habéis devuelto todo el amor que os tiene, Francia, que se enorgullece de ser una tierra de creación y acogida para todos los artistas, os distingue a su vez por esta medalla creada por Malraux.

La República de las Artes y de las Letras, cuyos valores eleva usted este cine iraní vivo y comprometido que hace vivir a pesar de las dificultades políticas, le rinde homenaje hoy.

Estimado Asghar Farhadi, en nombre de la República Francesa, le entregamos las insignias de Oficial de la Orden de las Artes y las Letras.

 

 

París, 27 de febrero de 2014