El decreto nº 2017-1364, de 20 de septiembre de 2017, publicado en el diario oficial este día, extiende el impuesto sobre los videogramas a todas las plataformas de vídeo, de pago o gratuitas, ya sean establecidas en Francia o en el extranjero.

Este "impuesto de vídeo", del 2%, se destina al Centro Nacional del Cine y de la Imagen Animada para financiar el apoyo a la creación. El origen de este impuesto se remonta a 1993 para los vídeos físicos (VHS/DVD). En 2004, esta tasa se amplió a los sitios franceses que pagan por vídeo a la carta. 

En 2013, el Parlamento francés extendió el impuesto a las plataformas de vídeo de pago instaladas en el extranjero sobre su volumen de negocios realizado en Francia gracias a sus abonados. En 2016, el Parlamento votó una nueva ampliación para todas las plataformas compuestas mayoritariamente de vídeos gratuitos, ya sean establecidos en Francia o en el extranjero. En este caso, se refiere a los ingresos publicitarios de estas plataformas. 

Estas dos ampliaciones, tras haber sido sometidas al examen de la Comisión Europea, pueden ahora entrar en vigor gracias a la publicación del decreto.

"Es una medida simbólica fuerte para el mundo de la creación, declara Françoise Nyssen, ministra de Cultura. Es una nueva etapa en la integración de las plataformas de vídeo en el ecosistema de financiación de las obras francesas y europeas.

"Ese es el significado de la historia también, precisa la Ministra. El ecosistema francés de apoyo a la creación cinematográfica y audiovisual se basa en un principio simple desde la creación del CNC hace más de 70 años: todos los difusores financian la creación. El CNC fue financiado en primer lugar por las salas de cine, a las que se añadieron las cadenas de televisión, luego los distribuidores de vídeos, los operadores de telecomunicaciones y ahora todas las plataformas de vídeo en línea que emiten en Francia."