Audrey Azoulay, ministra de Cultura y Comunicación, ha reunido esta mañana a los responsables de las instituciones culturales, así como a los servicios desconcentrados del Estado, para hacer un balance de las consecuencias de las inundaciones y de la inundación en curso.
La ministra elogió la movilización y profesionalidad de los equipos, que desde hace varios días trabajan sin descanso para asegurar su misión y proteger los bienes de los que son responsables. Los agentes, muchos de los cuales regresaron espontáneamente al trabajo, permitieron poner en seguridad obras amenazadas por la subida de las aguas.

Tras la presentación de la situación en Ile-de-France y en la región Centre-Val de Loire, la Ministra constató que «los planes de protección de las obras colocadas en los niveles más bajos de las reservas funcionaron». Todos los establecimientos culturales públicos están dotados de un plan de protección contra las inundaciones, que se ha actualizado en los últimos años para hacer frente a todos los riesgos. «Los ejercicios en los que participaron oportunamente en marzo de 2016 el Louvre y el museo de Orsay con la Prefectura de Policía, muestran hoy cuán necesarios y útiles eran».

 

Varias instituciones culturales parisinas anunciaron su cierre al público el jueves 2 de junio para proceder a la puesta en seguridad de las obras. Algunas permanecerán cerradas hasta principios de semana.

 

En la actualidad están cerrados:

  • El museo del Louvre;
  • El museo de Orsay;
  • La Biblioteca Nacional de Francia (BNF): sitio François Mitterrand y biblioteca del Arsenal;
  • El Gran Palacio (RMNGP);
  • El Palacio del Descubrimiento (Universcience);
  • La Conciergerie (CMN);
  • La Santa Capilla (CMN).

Varios castillos, museos y monumentos también se ven afectados y cerrados al público. «El dominio de Chambord, pero también los jardines de Azay-le-Rideau y el castillo de la Ferté-Saint-Aubin sufrieron importantes daños, en particular de su sistema eléctrico y de las inundaciones de los jardines», declaró la ministra al término de esta reunión de trabajo.

Audrey Azoulay se mantiene informada hora por hora de la evolución de la situación. La célula de crisis del Ministerio de Cultura y Comunicación fue activada a partir del jueves, en colaboración con la Prefectura de Policía y el conjunto de las autoridades interesadas.