En el marco de su prioridad dada a la lucha contra la piratería comercial, la Ministra de Cultura y Comunicación confió en julio de 2013 a Mireille Imbert-Quaretta, la misión de reflexionar sobre los medios que permiten luchar eficazmente contra la piratería comercial de las obras culturales en Internet.
El lunes 12 de mayo, Mireille Imbert-Quaretta presentó a la Ministra las conclusiones de su informe.
La mejora y el refuerzo de las herramientas de lucha contra los sitios que albergan masivamente obras y contenidos pirateados, implicando a intermediarios como los actores de la publicidad o del pago en línea (enfoque denominado «Follow the money»), fue una de las pistas propuestas, en particular, por el informe de Pierre Lescure para un Acto II de la excepción cultural. El objetivo del informe confiado a la señora Imbert-Quaretta por la ministra de Cultura y Comunicación, era pasar a la siguiente etapa elaborando instrumentos operativos.
Este informe, basado en un enfoque pragmático, propone la aplicación de tres tipos de instrumentos:
- el estímulo a los actores de la publicidad y de los pagos en línea para que firmen y respeten cartas en las que se precise su marco de implicación e intervención en materia de lucha contra la falsificación de derechos de autor en Internet; este tipo de cartas ya existen, en particular en el Reino-Unido y los Estados Unidos, donde se han celebrado acuerdos entre titulares de derechos y actores sectoriales para definir las buenas prácticas;
 
- esta iniciativa de autorregulación se completaría con una información sistemática en los sitios web que vulneren masivamente los derechos de autor: se encargaría así a una autoridad pública, a partir de informaciones verificadas sobre las infracciones de los derechos de autor, elaborar la lista de los sitios afectados; esta lista serviría entonces de referencia para asegurar las acciones de autorregulación e informar al conjunto de los intermediarios técnicos y financieros en los sitios en cuestión;
- por último, el informe hace varias propuestas para luchar contra la reaparición de contenidos pirateados que han sido objeto de supresión y para evitar la elusión de las decisiones judiciales relativas a los sitios que albergan masivamente falsificaciones. En particular, podría crearse una orden de retirada prolongada y confiarse el cargo de su pronunciamiento a una autoridad pública.
 
El conjunto de propuestas se examinará con el fin de enriquecer las orientaciones del Ministerio de Cultura y Comunicación en materia de protección de los derechos de autor y de lucha contra la piratería comercial.