Mado Maurin nos dejó el 8 de diciembre en París. Tenía 98 años.
Esta gran actriz, que también era la madre de Patrick Dewaere, había actuado en un centenar de operetas antes de imponer su talento en las grandes escenas: Chaillot, la Cartoucherie, Carré Sylvia Montfort, Théâtre de la Commune d'Aubervilliers. En el cine y en la pequeña pantalla, también había sido dirigida por realizadores eméritos: Edouard Molinaro, Claude Lelouch, Yves Boisset, Claude Zidi o incluso Jean-Christophe Averty...
Mado Maurin era una artista consumada. Era también una mujer notable, una personalidad radiante que había superado las pruebas más dolorosas con gran valentía y nobleza.