«La educación artística y cultural ilustra la voluntad del Presidente de la República de movilizar todas las energías en favor de la juventud». La educación artística y cultural es una de las palancas que permite movilizar la diversidad de saberes y competencias para un reparto más justo de la excepcional riqueza artística y cultural de Francia.

Es una opción política. Debemos acompañar a los que son sus actores, en la vida cotidiana, en medios y en cualificación.
Con doce decisiones clave, el gran proyecto para la educación artística se inscribe en la duración.

Para dar a este gran proyecto los medios de su ambición, el Ministerio de Cultura y Comunicación consagra 10 millones de euros suplementarios a esta acción, es decir, un aumento del 30% de los créditos. Es la marca de un compromiso duradero al lado de todos los actores, en todos los territorios.Dotar a la educación artística y cultural de los medios de su ambición es también calificarla: la formación y la investigación están en el centro de este gran proyecto.

Por último, se basa en la movilización de todas las fuerzas que llevan a cabo esta ambición: las colectividades territoriales, que son las primeras afectadas por la aplicación del itinerario de educación artística y cultural en el marco de la reforma de los ritmos escolares; todas las instituciones públicas y los socios del ministerio organizados en red para una acción más coordinada; el sector público como el sector privado; pero también todas las fuerzas de la juventud y del digital, palanca de creación, innovación y educación.

Gracias al compromiso de todos, a través de la suma de talentos y la convergencia de nuestros objetivos, hoy estamos en condiciones, colectivamente, de realizar esta ambición.