Damas y caballeros,Queridos amigos,

Presenté mi presupuesto para el año 2012 hace unos días en estas ferias.
Como usted sabe, he conseguido que el Primer Ministro sea santuario, a
en un momento en que nuestros vecinos están reduciendo drásticamente sus gastos culturales. Para
artes plásticas, que asciende a 69 millones de euros.
Los créditos centrales de intervención aumentan un 7,4% hasta alcanzar los 18,1 millones de euros,
para apoyar, en particular, la reapertura del Palacio de Tokio, la Trienal,
Monumenta y el plan de fotos.
Con 17,5 millones de euros, los créditos desconcentrados también progresan un 3,4% en
Dirección de los FRAC y de los centros de arte, enmarcados por una nueva circular.
El Estado prorroga también los créditos destinados a financiar su política de apoyo
a artistas y profesionales del arte contemporáneo.
Con 17,7 millones de euros, los créditos asignados a las inversiones también corresponden
las necesidades previstas para el trienio 2011-2013. También se refieren al Palacio de
Tokio, pero también sobre la manufactura de los Trasgos, y la continuación de los trabajos
relativa a las FRAC. Algunas obras ya están en curso (la del FRAC Nord-
Pas-de-Calais a Dunkerque, del FRAC Provenza-Alpes-Costa Azul a Marsella),
mientras que otros comienzan. El proyecto de la Ciudad Internacional de los Gráficos
Chaumont también será lanzado.

Este esfuerzo en favor de la creación de nuevos establecimientos en la región se cifra
a más de 27 millones de euros en 5 años, sin incluir los importes asignados por las colectividades
territoriales.
Por último, los grandes operadores se benefician de una prórroga de sus créditos.

Aquí están las cifras. Pero un presupuesto no lo es todo. Tuve la oportunidad de decirlo
en julio, mientras que algunas promesas bastante anacrónicas de aumento
masivas se hicieron en un contexto preelectoral. También se necesita un programa,
propuestas para justificar los medios empleados, una sensibilidad particular
a los movimientos del mundo. Por eso he querido reuniros en enero
último para hacer un balance del sector de las artes plásticas, y aprehender
sus evoluciones.

Está claro que en el sector de las artes plásticas como en otros, la
globalización y lo digital están cambiando las formas de hacer: las
producción y circulación de las obras, la relación al público y a los lugares, la
jerarquía entre París y las regiones, como entre Francia y los demás países, el
funcionamiento del mercado del arte, la desmaterialización de los intercambios, la subida
en potencia de las redes sociales...

Estos cambios crean desequilibrios en el sector, que pueden debilitarlo,
pero también nuevas oportunidades que quiero aprovechar contigo.
Habéis respondido a esta invitación casi 450 personas, y os lo agradezco.
Se establecieron cuatro grupos de trabajo sobre los pastizales
profesionales, creación, internacional y difusión. Georges-François Hirsch,
aquí presente, me dio una síntesis de sus conversaciones antes del verano que leí con
Atención. Las quince medidas que les presento hoy son fruto de ello.
Si sólo hubiera una idea para resumir todas, diría lo siguiente:
siguiente: los cambios en curso en el mundo de la cultura hacen más
manifiestan que nunca la interdependencia y la interconexión entre todos los actores
arte. La vitalidad y la visibilidad de los artistas es más que nunca inseparable de la
fuerza y densidad de los «mundos del arte» a los que pertenecen - para
retomar la expresión del sociólogo Howard Becker - estas comunidades de actividad
dentro de las cuales y entre las cuales existen interacciones constantes,
son objeto de negociaciones permanentes: las escuelas, los lugares de exposición públicos
y privadas, galerías, colecciones públicas y privadas, nacionales y
internacionales, organizaciones profesionales, revistas de arte, redes
sociales, residencias en Francia y en el extranjero... Todo esto forma un
ecosistema, sobre el cual no puede bastar actuar de manera parcelaria y aislada.
Una política de conjunto, eso es lo que les propongo.

Treinta años después del inicio de la política de descentralización del Ministerio de
Cultura y Comunicación en el ámbito de las artes plásticas, estos quince
medidas destinadas a reforzar el dinamismo de las artes plásticas en Francia y el
proyección de la escena francesa en el extranjero, relanzando una política
de riego: una política de fomento y facilitación de la
la iniciativa pública y privada, a escala tanto de nuestros territorios como de los espacios
desmaterializados de nuestra época.

Se despliegan en cuatro direcciones:
- 1. El apoyo al esfuerzo de profesionalización del sector de las artes plásticas,
indispensable para su crecimiento y resistencia;
- 2. Desarrollo de asociaciones público/privado en el ámbito del mercado de
el arte, siguiendo el modelo de lo que otras industrias creativas, antes expuestos a
estas evoluciones, se benefician;
- 3. Fortalecimiento de la red de artes plásticas en la región;
- 4. La inversión en el espacio digital y el desarrollo de los intercambios
internacionales, con el fin de difundir el arte y el pensamiento del arte de la escena francesa en
el mundo.

Me sorprendió escuchar a la representante de una organización en enero
profesional subrayar de manera espectacular la disparidad que existía entre
cifras a veces impresionantes del mercado del arte y la realidad, a menudo más
precario, artistas y profesionales de las artes plásticas en sentido amplio.
Mi primera preocupación, a este respecto, es acompañar el esfuerzo de profesionalización
del sector. Es la base de toda política en este ámbito.
En este contexto, he deseado la creación de un grupo de trabajo para
la elaboración de un convenio colectivo propio del sector de las artes plásticas. Es
llevará a cabo un censo y una nomenclatura de todas las profesiones practicadas
en el sector relacionado con el CIPAC - la federación de profesionales del arte
contemporáneo - y las diferentes organizaciones profesionales representativas. Es
deberá presentar propuestas sobre la promoción de las perspectivas de
trayectorias profesionales y posibilidades de movilidad.

He deseado también el desarrollo de un enfoque global de las cuestiones
relacionadas con la remuneración de los artistas.
En esta perspectiva, las condiciones de aplicación efectiva de una remuneración
para la presentación de las obras al público de artistas vivos se precisarán en
la oportunidad de actualizar el informe de la Inspección General de Asuntos
culturales ya producido sobre este tema.

La remuneración de los estudios para los proyectos artísticos deberá ser generalizada. El
principio de la remuneración de los artistas se introducirá en los textos de
convenios, en particular para que se identifiquen estas remuneraciones en los
cuentas de las instituciones afectadas.

También he deseado la creación de un fondo para la formación
profesional continua de artistas autores.
Labor realizada sobre la base del informe de la Inspección General de Casos
Cultural escrito por Serge Kancel y Gilles Butaud han permitido
avanzar hacia la definición de un dispositivo específico, esperado desde
muchos años por los artistas autores, en relación con el ministerio encargado del
Trabajo y Formación Profesional. Una disposición legislativa debe
permitir la puesta en marcha en 2012 de este dispositivo, que afectará
todos los artistas autores pertenecientes a la Casa de Artistas y a la AGESSA,
aproximadamente 230.000 afiliados y sujetos pasivos.

También deseo que se facilite la inserción profesional de los estudiantes y de las
jóvenes artistas.
Se desarrollará la enseñanza de idiomas en los programas de formación de
escuelas de arte. Como parte de su seguimiento de la actividad, las escuelas de arte deben
seguimiento a tres años y a cinco años de la inserción profesional de
graduados. Las exposiciones que muestran el trabajo de los estudiantes graduados serán
organizadas sistemáticamente en relación con el entorno laboral.
También relanzaré un programa de construcción de talleres para
artistas, haciendo hincapié en los lugares de producción y platós técnicos en lugar
que residencias propiamente dichas. La Torre Medici, en Clichy-Montfermeil,
que mi ministerio va a comprar pronto, es una primera ilustración. Yo
también solicitará que se incluya un componente de construcción de talleres en los
proyectos de renovación urbana.

También en este marco, he registrado un aumento del fondo para las asociaciones
profesionales de las artes plásticas como AICA, D.C.A, Plataforma o C.E.A,
30% a partir de este año.
Por último, voy a reforzar el papel del Centro Nacional de Artes Plásticas (CNAP).
Como dije en enero pasado, una de las claves del cambio de mentalidad que
espero que para acompañar la evolución del sector reside en
la articulación entre la Dirección General de la Creación Artística y el CNAP, que
ha nacido históricamente.

El CNAP ha experimentado en el pasado varias reformas. La escritura de su nuevo
contrato de rendimiento, con Richard Lagrange, que he renovado en sus
funciones, es la ocasión de hacer el operador privilegiado de las relaciones del ministerio
con los profesionales privados y públicos.
Para empezar, se reforzará la representación de los profesionales en los
comisiones de concesión de ayudas, así como comisiones de adquisición y
de la orden pública.

El CNAM también fortalecerá su función de centro de recursos mediante la
una plataforma de información exhaustiva sobre todas las cuestiones que
se plantean a los profesionales, así como sobre las residencias y los proyectos de artistas
financiados a través de los diferentes dispositivos de ayudas públicas.
El CNAP promoverá finalmente la puesta en común de los recursos y políticas editoriales
dirigidas por el conjunto de estructuras de arte contemporáneo.
Pero el CNAP también jugará un papel nuevo en las relaciones con las galerías y
los establecimientos en la región, como voy a tener la oportunidad de mostrar
ahora.

La segunda parte de mi acción en las artes plásticas se refiere al mercado de
el arte.
La dinámica de las artes plásticas se basa en gran medida en su mercado. No
no soy el primero en hacer esto; pero soy quizás el primero en
considerar que los resortes de esta dinámica no son solo de orden
reglamentario o legislativo.

Decir esto no es una cuestión de oportunidad. Obviamente, la cuestión de la
la complejidad de la situación internacional, lo que no
no me impidió rechazar un retroceso fiscal, la enmienda Le Fur, con su
ayuda.
Decir esto es en realidad afirmar que crear oferta y difundirla es igual

fundamental.

En este contexto, considero que el CNAM puede inspirarse en el éxito del CNC,
que ha permitido mantener y desarrollar una oferta de calidad en materia de
El cine francés atrae a todo el mundo, gracias a la introducción de herramientas
financieros innovadores, con la participación activa de inversores privados
pública.

La creación de un fondo de coproducción para las galerías dotado con 100.000 euros
este año y de 500.000 euros en 2012 materializa esta ambición. Es la
primera vez que se crea un fondo de anticipos reembolsables en el mundo de las artes
plásticos. Permitirá acompañar a las galerías que deseen dar una
nueva dimensión a la producción de un artista, y por lo tanto aumentar su fuerza de
golpea cuando se les pide para producir obras importantes en
ferias o en otra parte.

Este fondo irá acompañado de la valorización del fondo de garantía para
galerías alojadas en el Instituto para la Financiación del Cine y las Industrias
Cultural (IFCIC). Permitirá obtener garantías bancarias de hasta
70% para desarrollar otros tipos de proyectos, como proyectos inmobiliarios.
En el mismo espíritu, deseé que la nueva circular sobre la
pedido público, que ha sido objeto de debates con el Comité Profesional
galerías de arte, mencione la consideración de las galerías, y esto a
varios niveles: en la ejecución del pedido, en su
contractualización, en su seguimiento y en su recepción.

La tercera parte de mi acción se refiere a la red descentralizada de las artes
plásticos.
Iniciada hace treinta años, la descentralización consistió en primer lugar en regar el
territorio a escala regional. Dar un nuevo paso hoy en este
reforzar la presencia internacional de nuestras regiones, en particular en
la escala europea.

Para lograrlo, una vez más, he pedido al CNAM que se abra de una manera más
importante para la red de establecimientos descentralizados. Así, una parte
significativa de las adquisiciones del Fondo Nacional de Arte Contemporáneo, pudiendo ir
hasta 1/3 de su presupuesto total, a partir de ahora se dedicará a comprar obras
sobre propuestas de establecimientos en la región. Una comisión evaluará previamente
las solicitudes de los FRAC o de los museos de arte contemporáneo que podrán solicitar
el concurso del FNAC para compras importantes, en particular de artistas de la
escena francesa. Estos serán adquiridos por el FNAC con un
depósito de larga duración.

También tengo previsto continuar el ciclo de entrevistas de artes plásticas en la región. La
cuestión de las relaciones entre entes territoriales y artes plásticas no ha sido
que se ha abordado hasta ahora, cuando es una cuestión clave. Esta nueva ronda debe
prolongar la reflexión del ministerio en este sentido.

También deseo enmarcar mejor nuestra política de residencia, poniendo
establece un sistema de administración y acompañamiento de los artistas. Las residencias
podrán ser objeto de patrocinio en relación con los coleccionistas. Estos
patrocinios darán lugar a la organización de encuentros con los profesionales,
críticos de arte o responsables de instituciones.

En 1982, Claude Mollard decía que «lanzaba las semillas de la descentralización».
Hoy, las semillas han crecido, y a menudo se han convertido en hermosos árboles
cuyo mantenimiento y acompañamiento requiere nuevos tipos de cuidados. Los
acercamientos espontáneos entre FRAC, museos, escuelas, centros de arte se han
realizados. Un informe de la Inspección General hará balance de los
cuestiones planteadas por este tipo de aproximación.

Por último, quisiera terminar hablando de nuestra política de difusión de las artes
plásticos en el extranjero.
Alain Quemin recordaba hace unos días en el Diario de las artes que
los artistas franceses están subrepresentados en el extranjero, señalando con el dedo un
negación institucional» a este respecto. Comparto y no comparto este punto de vista,
como bien sabe Roxana Azimi, con la que pude tener un intercambio
contradictorio esclarecedor.

Lo recordaba en enero, las carreras internacionales de una nueva generación
de artistas - pienso en Pierre Huyghe, ganador del prestigioso premio del Smithsonian,
Tatiana Trouvé, Philippe Parreno, Dominique Gonzalez-Forster, Laurent Grasso,
Loris Greaud o Cyprien Gaillard - son ricos en promesas. Pero es sin
duda de que demasiado pocos artistas franceses todavía figuran en el famoso y
temido «Kunstkompass».

A este respecto, el informe Jobbé-Duval ha hecho propuestas, algunas de las cuales
hechos realidad, comenzando por el primero, mejor mostrar los artistas franceses
en Francia, con la creación del Palacio de Tokio.
Pero también creo que una exposición, que parece ser un punto de llegada, es
que un punto de partida. Una vez más, todo el «mundo del arte» debe
considerar. Un comisario francés invitado al extranjero, un crítico de arte francés
traducido al inglés, coleccionistas franceses invitados a exponer en el extranjero -
como los de la ADIAF - y viceversa, comisarios, críticos y
de los coleccionistas extranjeros invitados a Francia, son todas
dar a conocer la escena francesa.

En este marco, invertir el espacio digital para valorizar mejor nuestras producciones
es fundamental. Por eso quiero lanzar un «plan traducción» con el
Ministerio de Educación Superior e Investigación. Un fondo dotado
de aproximadamente 1M permitirá la traducción sistemática al inglés, € así como la puesta
en línea en Internet, un grupo de revistas de humanidades, incluyendo revistas
de historia del arte.

En colaboración con el Instituto Francés, una selección de los mejores artículos de la
crítica de arte francés también será objeto de traducciones regulares en inglés
para su difusión internacional.

Por último, se prevé la traducción sistemática de las publicaciones y los sitios
internet, en particular el del CNAM o de los sitios web de los lugares de recurso
e información profesional.

He pedido a mis servicios que creen también un grupo de trabajo sobre el
digital en las artes plásticas, encargado de hacer propuestas que
desarrollar el acceso de la mayoría a las artes plásticas: desarrollo de
sitios web para artistas y lugares de exposición, catálogos desmaterializados,
referencia de colecciones, manejo de herramientas digitales en las escuelas
de arte...

Por último, he deseado el fortalecimiento de la acción internacional en el marco de la
Convención que vincula al Ministerio de Cultura y Comunicación y al Instituto
Francés. Los procedimientos ya establecidos en colaboración con el Instituto
se intensificarán, en particular con la creación de un encargado de misión
especializado en las artes plásticas en Londres siguiendo el modelo del existente en
Berlín y Nueva York, en colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores y
europeas.

La acogida en Francia de profesores y comisarios de exposición extranjeros será
también mejorado. También se facilitará la acogida de artistas extranjeros gracias a
700.000€ de ayudas nuevas liberadas gracias a la buena gestión de nuestra
Fundación Nacional de Artes Gráficas y Plásticas, presidida por Eric de
Rothschild, que irán a los artistas franceses y extranjeros que deseen dirigir
proyectos en nuestro territorio, en el espíritu de un D.A.A.D a la francesa.

Por último, un mejor acompañamiento de los profesionales y artistas franceses en
estancia en el extranjero será considerado. Xavier Darcos, el presidente del Instituto Francés,
que se unirá a nosotros en un momento, va a demostrarnos, a propósito,
una nueva aplicación web diseñada por el Ministerio de Asuntos Exteriores,
Extraordinariamente útiles para los artistas que se desplazan por el mundo.
Hoy en día, muchas señales positivas nos indican que estamos en la
buena vía: nuestros artistas hacen hablar de ellos. Las galerías extranjeras se instalan en
París. Las galerías francesas están bien representadas en las ferias extranjeras.
Los centros de arte y las FRAC se exportan más allá de nuestras fronteras. Nuestras escuelas
se insertan en el proceso de Bolonia sin dificultad. Las fundaciones se
multiplican en nuestro territorio. Las exposiciones del Gran Palacio o del Centro
Pompidou hacen el acontecimiento varias veces al año.

Estamos viendo los primeros frutos de una política a largo plazo
desde hace muchos años a permitir a Francia conservar su
y que te debe mucho.
Pero Francia puede hacerlo mejor, no tanto en materia
de artes plásticas que de «cultura visual» en sentido amplio, por citar una palabra
que ama a los ingleses: una cultura que incluye el diseño, el diseño gráfico, la
fotografía o las artes digitales. Esta «cultura visual» es un capital
esencial a la hora del «todo en pantalla». Llevar una ambición que permita dar a
la cultura visual todo su lugar en Francia, es lo que guía mi política de las artes
plásticos, más allá de las medidas que acabo de mencionar. Tenemos que hacerlo mejor
saber que las artes plásticas tienen un papel decisivo que desempeñar en la globalización,
desde el punto de vista político y social, económico y estratégico.
A este respecto, quisiera concluir refiriéndome al Gran París del arte y la
cultura que el Presidente de la República definió ayer en la Ciudad
arquitectura y patrimonio. Crear, en este marco, un «1% Grand Paris»,
de un nuevo género, compartido, intercomunal, extendido al diseño, al grafismo, al
la fotografía, a las artes digitales, a los oficios de arte, pero también ampliado a
prácticas sociales y la construcción de equipos diseñados por artistas - tal
que el EVENTO de Michelangelo Pistoletto, en Burdeos, nos proporciona el ejemplo -
me parece que ésta es una forma de dar un impulso considerable a nuestra política
cultural en materia de artes plásticas, y que resume en cierto modo todos los
otros aspectos de las medidas que acabo de mencionar: nuevos medios,
pedidos públicos que asocian privado y público, una reflexión sobre el arte y el
todo aprovechando la proyección internacional del arte en Francia, y que
podrá referirse mañana a otras aglomeraciones francesas.
Las sumas que podrían ser liberadas por este tipo de dispositivo son muy
importantes. Están a la altura de lo que se necesita para este sector de primer
plan, como sabe Muriel Genthon.

Esta es la ambición para el mundo de las artes plásticas y los artistas que quiero
compartir con ustedes, hoy y mañana.

Le doy las gracias.