Discurso de Frédéric Mitterrand, Ministro de Cultura y Comunicación, pronunciado con motivo de la ceremonia de remisedes insignias de Comendador en el orden de la Legión de Honor en Benita Groult, Venus Khoury-Ghata, y Nicole Lattès, de Comendador en la Orden de las Artes y de las Letras a Maurice Denuzière, y de Oficial en la Orden de las Artes y las Letras a Anne Golon

Querida Benoîte GROULT:
Con pasión y generosidad no habéis cesado, toda vuestra vida, de vosotros
luchar con una dignidad luminosa que ha ganado el corazón de todos por la
causa de las mujeres, y quiero rendir homenaje esta noche a esta
extraordinaria lección de libertad e irreverencia que nos dais
desde hace tanto tiempo.
Vuestra infancia está ambientada en el universo privilegiado del suburbio de Saint-Germain,
enmarcada por tu madre, diseñadora de moda, tu padre, el abuelo
decorador, y su niñera irlandesa que le enseña Inglés en
cuna. Y usted se baña, muy temprano, en la cultura, rodeada por su tío
el gran estilista Paul Poiret y codeándose con los grandes nombres de la época, de
Picabia a Picasso, pasando por Marie Laurencin, su madrina, y
Dorothy Parker, cuya traducción será su primera publicación. Feriado
humanidades, estudias las literaturas griega y latina y la
filosofía, que constituyen entonces vuestro horizonte de referencia.
Usted se lanza, después de la guerra, en el periodismo: algunos cortos
boletines escritos para la radio, algunos reportajes para la televisión,
algunos resúmenes de las películas que se dice en las ondas, recuerda,
«con voz de chica estresada». Estos son sus primeros pasos en
la escritura, primero en compañía de su cómplice y amiga de siempre,
Su hermana Flora. Está leyendo sus diarios de guerra,
encontrar el encanto de estas chicas de Giraudoux, y compartir
con entusiasmo sus temores y sus fantasías. Este Diario a cuatro
manos, publicado en 1962, le coloca, Flora y usted, en el primer plano de una
lucha que pronto se convertirá en la lucha de toda una vida.
Es en 1975 que usted entra definitivamente en feminismo con Así soitelle,
cuyo éxito es resonante, incluso más allá de nuestras fronteras. Usted
saber entonces encontrar las palabras correctas para decir la feminidad, el placer, el cuerpo,
ofreciendo a toda una generación de mujeres el camino de la liberación. Ustedes
luchad, en los vasos del corazón, contra todas las formas de misoginia,
transgrediendo los tabúes y liberando la escritura. Difundes tu mensaje
feminista a un público más amplio a través de F Magazine que ha creado
con Claude Servan-Schreiber.
Y usted ha acompañado, a lo largo de su vida, a todos los grandes
lucha de las mujeres del siglo XX, del derecho al divorcio al derecho a
el aborto, pasando por la rehabilitación de las grandes figuras feministas
y la paridad en política. Pero la batalla feminista es también, para usted,
una lucha simbólica, y sobre todo una cuestión de palabras. Como
Presidenta de la Comisión para la Feminización de los Nombres Profesionales,
defender la igualdad hasta en la palabra, y tratar de liberar esta
lengua «colonizada» por los hombres. El Presidente Mitterrand le había
además confesado no haber osado decir «anillo» de la Legión
de Honor durante su condecoración.
Su lucha encuentra muchos ecos: las mujeres prueban poco a poco
libertad y se reconocen en sus obras. Por sus escritos y su
acción, habéis sabido devolver dignidad y nobleza a la causa
feminista, presentando un rostro diferente - en el mayor beneficio de
esta lucha constante contra los estigmas de los que son víctimas
los que quisieran poder reducir esta causa mayor de nuestra
siglo a un negocio de arpías y petroleras.
Con igual determinación, escritura y militancia,
con Historia de un escape, su autobiografía, por la que
llegue a un público aún mayor que trasciende nuestras fronteras,
especialmente en Alemania, donde se arrancan sus libros. Compartiendo
su vida entre Bretaña, Hyères e Irlanda, usted participa activamente
al jurado del Premio Femina que le permite apoyar a los autores
contemporáneos y poner en práctica su don de observador de talentos.
Gran defensora de las libertades y los derechos, usted también
una de las abogadas convencidas de la Asociación por el Derecho a Morir
en la dignidad, junto a Mireille Jospin y Claire Quillot.
En La tecla estrella, evocas maravillosamente este derecho que es
para usted un acto positivo, una manera de decir que amamos
apasionadamente la vida, la vida real.
Querida Benoîte Groult, eres de esas mujeres que viven a la altura de
sus sueños y no renunciar a nada. En este siglo XX atormentado que
ha cruzado de lado a lado, usted ha jugado un papel importante en
el avance de los derechos de las mujeres. Su propio nombre es uno de los oriflamas
que más necesita esta lucha.
Querida Benoîte Groult, en nombre del Presidente de la República y en virtud
de los poderes que nos son conferidos, le hacemos Comendador de la
Legión de Honor.
Querida Irene Frain
Cuando la invitación al viaje y las raíces se entremezclan, no eres
nunca muy lejos. Su escritura es la que sabe combinar sutilmente el
«azul horizonte» de las Indias y de la isla Tromelin al «prado cuadrado» de su
Bretaña natal, el que da forma a la imaginación de Ernest Renan en sus
Recuerdos de la juventud o el que inspira Mona Ozouf en composición
francesa: Regreso a una infancia bretona. Con vosotros estoy feliz
rendir homenaje a una gran personalidad de la literatura
contemporánea y del periodismo, que ha sabido destacarse por su
compromiso ejemplar para la defensa de la lengua francesa y de la
libertad.
Su existencia comienza en 1950 en Lorient, puerto bretón fundado en el siglo XVII
siglo por la Compañía de las Indias, Lorient se escribía antaño en dos
palabras y según la creencia de André Breton a los vínculos imperceptibles que se
tejen a lo largo de una vida, en Nadja, usted tendrá una predilección
especial para Oriente y la India. Proveniente de una familia modesta, de un padre
que pertenece primero al mundo rural y luego se convierte en profesor después de
largos años de cautiverio en Alemania y de una madre costurera que
le transmite su interés por la moda, le concede un lugar
privilegiada a lo humano y la empatía en su vida como en su
obra. A los 22 años eres la más joven agregada de Letras Clásicas en
Francia y usted comienzan brillantemente una carrera de profesora de
literatura latina en la Universidad de París III Sorbona y luego de letras clásicas
en el instituto Jacques Decour.
En 1979 su carrera toma un nuevo vuelo con la publicación de su
primer ensayo sobre la historia marítima de su provincia natal, Cuando los
Los bretones habitan los mares, y su notoriedad con El Nabab no hará más que
crecer. Paralelamente a una obra literaria importante y recompensada,
usted se da a conocer escribiendo regularmente artículos para el
famosa revista París-Match, artículos que siempre se notan porque
analizan con brillo, un cierto toque de ligereza y a veces una pizca de
novelesco de los acontecimientos de la actualidad o de los retratos de
personalidades. En vuestra obra hay dos corrientes profundas: una
pasión por los retos inherentes a la condición femenina y una
predilección por el Oriente, los dos se superponen a menudo.
Su compromiso y su humanismo están en el escenario
internacional, usted colabora con Jetsun Pema, la hermana del Dalai Lama,
en un libro de entrevistas Para que vuelva a florecer el mundo, donde surge
de un discurso entre modernidad y tradición, esperanza y serenidad. Tomas
la defensa de Taslima Nasreen que se entrega cuerpo y alma en una lucha,
demasiado a menudo amordazada, contra el fundamentalismo religioso y la opresión
de los derechos de la mujer bangladeshí. Su último libro Los náufragos
de L'Ile Tromelin, notable por su alto porte literario como por
la emoción que capta la lectura de esta epopeya de los supervivientes de la Útil
recibido el Gran Premio de la novela histórica. Ilustra la generosidad y
el humanismo que os habita, en un diálogo permanente entre
«pasado que no quiere pasar» y un presente en todo imagen que
hechos propios, cuando evocas los «verdaderos placeres» que sacas del
pequeña pantalla que se define como un «polígamo de la televisión»
cuyo apetito alimenta vuestro «ramo de cadenas novelescas» y
su «frecuencia imaginaria».
Catulle, Tibulle, Properce, Julien Gracq y Lewis Carroll formaron entre
otros su panteón literario. Hoy es su agudo sentido de
la intriga, su caligrafía a veces seca a veces extravagante, su humor,
vuestra imaginación, pero también vuestra búsqueda de libertad y
justicia que son recompensados.
Querida Irene Frain, usted traduce admirablemente la idea que tengo de la
Francia, la de un «país mundo» abierto al gran viento de la historia, pero
también moldeado por el diálogo entre pueblos y culturas. Es
por qué, en nombre del Presidente de la República y en virtud de los poderes
que se nos confieren, le nombramos Oficial de la Legión de Honor.
Querida Venus Khoury-Ghata:
Es de Sidón que Zeus secuestró Europa, hija del rey de Fenicia, cuna
del alfabeto, creando un vínculo indisociable entre el Mediterráneo oriental y
el continente europeo. Como Adonis y Salah Stétié, pertenecéis a
esta categoría de escritores poetas cuya voz establece un puente entre dos
culturas, dos tradiciones, dos idiomas. Confiáis vosotros mismos que
desde todas las ventanas, todas las puertas de su casa de la infancia a
Bécharré, la mirada se dirigía hacia abajo sobre la tumba de Khalil Gibran.
Su vida y su ser serán marcados con el sello de la poesía, de la escritura,
de la muerte de un país o del ser amado, y, poetisa de la intensidad, usted
levantará una palabra de fuego, sea de amor, de rebelión o
de encanto.
La escritura para usted traza su camino en la existencia, la creación puede
sacar sus fuentes de lo trágico, esta fuente oscura, y como el
río remonta al mar para multiplicar su fuerza, atribuyes a las palabras
un poder salvador, el de conjurar los miedos, el de despertar los
conciencias, también el de operar, cito, una «puesta a fuego» de la
odio en la plaza pública. Sus escritos francófonos están sembrados de aliento
épica de los narradores árabes, y si su verdadera patria siempre ha sido el
poema, no se puede olvidar su país de nacimiento y de inspiración,
no podéis pasar por alto las imágenes insostenibles de un Líbano
«que se ahogaba en su sangre» como testimonia esta maravillosa colección
de poemas del particular y del universal Las Sombras y sus gritos.
En 1972, se instala en Francia por amor y colabora con la
prestigiosa revista Europa, entonces dirigida por Louis Aragon, que
traduzca al árabe y otros poetas como Jean-Claude Renard o
Alain Bosquet. Al igual que la poesía y la francofonía,
portavoz del dolor, de la tensión y de la mujer, su obra ha
también dio la parte buena a la denuncia crítica de la dominación
y a la elevación de la voz de las mujeres mediante la literatura. Su
obra poética es recompensada con el premio de la Sociedad de
Cartas en 1993. Se le concede el Premio Mallarmé por Le
Monólogo de la muerte en 1987 y del Gran Premio de Poesía de la Academia
francesa en 2009 y entre otras cosas y paralelamente a su admirable
trabajo de escritura miembro del jurado del premio Mallarmé y Max-Pol Fouchet. La
llama y la exigencia, el rigor y la exaltación, la sabiduría y la amplitud de
su obra polifónica e íntimamente coherente son garantes de la
lugar principal de la poesía dentro, en la misma fuente de la sociedad.
Tú que has conocido un Beirut intelectual, un Beirut radiante, un
Beirut sueño, que amó a un hermano poeta aplastado por
la intolerancia, la crueldad y luego la tristeza , llevasteis aliento y
su lucha más allá de las fronteras, los géneros y las lenguas. El sabor de la
fábula, el placer de contar, los meandros de la palabra, la parábola, la imagen
fecundo caracterizan su poesía tanto como la exigencia de una escritura
virulenta y emancipadora. Desvela y fustiga en su obra
la hipocresía y los avatares de una sociedad libanesa degradada a la que
profundamente apegada y a la que usted tiende la mejor de sus
armas: las palabras, con la esperanza de despertar las conciencias y hacer
renacer la exigencia moral.
Querida Venus Khoury-Ghata, me complace honrar a una gran
mujer escritora y poeta, verdadero «Orfeo en femenino» que
distinguida por su aportación esencial de colores y melodías árabes a la
lengua francesa, por un nuevo estilo que manifiesta una sensibilidad fuera del
común, pero también por una búsqueda frenética de la vida y la verdad. Venus
Khoury-Ghata, eres una resistente y un poeta de las flores
carbonizadas, aquellas flores que renacen más allá de las cenizas y las largas
inviernos de la vida.
También, querida Venus Khoury-Ghata, en nombre del Presidente de la República
y en virtud de los poderes que nos han sido conferidos, le nombramos oficial
de la Legión de Honor.
Querida Nicole Lattès:
Así que ha sabido aplicar su lema, una cita de Faulkner, según
que «hay que tener siempre sueños lo suficientemente grandes para no
perder de vista mientras se les persigue». Su amor por los libros y
autores está a la altura de su impresionante carrera en la publicación.
Eres lo que se llama un gran editor, eres un descubridor de
Usted sabe acompañar y guiar a los escritores en los
meandros, a veces complejos, de la edición.
Su aventura comienza en Gallimard, para luego llegar a casa
Lattes, que usted dirige con autoridad y elegancia durante 10 años. Su
año sabático, en 1992, es un poco su «camino de Damasco»: no
que os convertís - vuestra experiencia se ha forjado previamente
en el trabajo paciente y tan decisivo de lectora y de asistente, estas figuras de
la sombra que dan vida al libro y hacen nacer a los autores. Se aprovecha de
esta pausa para viajar: de estas peregrinaciones le viene el nombre de
Ediciones Nil que fundas en 1993, pero también, sin duda, esta
apertura al mundo y el refinamiento de la cercanía que usted
caracteriza. El Brezo que le gustaba pintar los Caracteres no dijo
otra cosa: No se debe juzgar el mérito de un hombre por sus
grandes cualidades, pero por el uso que sabe hacer de ellas».
Su huella en el paisaje de la edición francesa es importante. Este
son ante todo los formatos y los libros que dan forma al gusto y forman
el espíritu que te distingue, como la serie completa de retratos
de escritores del siglo XX realizados por Daniel Rondeau o del gabinete
curiosidades, estos pequeños volúmenes jubilosos y estas delicias
literarios, a menudo tomados de la antigüedad, cuyo secreto solo usted tiene.
No quisiera olvidar la reedición de la Historia de la Filosofía
occidental del difunto Jean-François Revel, mente a la vez brillante y
enciclopédico que fue, a lo largo de su vida, un verdadero
cultura».
Su actividad como editora es también el descubrimiento de jóvenes autores, en
la imagen de Jean Rolin o de Matthieu Ricard, de los cuales usted publica las dos
libros más leídos: El monje y el filósofo y El infinito en la palma de la
mano. Su pasión por los espacios abiertos y su apetito por el descubrimiento
le lleva a encontrarse en Nepal, en este monasterio de
Schechen, que es a la vez el «fin de un mundo» y la apertura de un horizonte.
En su casa, se ve la letra nunca está muy lejos de la mente y usted
cultive desde entonces una fuerte dimensión espiritual y una intimidad no fingida
con la filosofía budista.
También ha sabido reunir, bajo la bandera de Nilo, una pléyade de autores
prestigioso a la imagen de Jean d'Ormesson, Peter Mayle, Jacques
Lacarrière o Daniel Rondeau, este «cuarteto de la avenida Marceau»
no negaría a un escritor tan talentoso como Lawrence Durrell, también
editado por usted. Sus fulgurancias e intuiciones provocan admiración y
inspiran el respeto del medio de la edición. En 1999 se le confía la
Dirección General de Ediciones Robert Laffont-Nil-Julliard-Seghers.
Usted tiene gusto de recordar que el trabajo del editor confía en un equipo y
sobre compañeros de viaje, pero cada uno sabe aquí cuánto su
personalidad radiante, su encanto persuasivo y su perspicacia
literaria inspiran el respeto y la admiración de sus compañeros. La atención, la
buena voluntad y la confianza que deposita en los autores, independientemente de
o su notoriedad, hacen de usted una personalidad singular en la edición.
También quiero elogiar su lucha y su ambición por el libro, no
solo en beneficio de su gran casa, sino también a favor del
libro y el futuro de la lectura, este punto de contacto a menudo decisivo hacia la
cultura, las artes y, en definitiva, hacia lo que alimenta aún hoy
cierta idea de Europa», para retomar la expresión de Georges
Steiner, una Europa donde los cafés de Pessoa en Lisboa se hacen eco de
paseos meditativos de Kierkegaard a los mostradores de Palermo.
En efecto, usted firmó el año pasado la petición en favor de
la reducción del tipo del IVA sobre el libro digital, objetivo fijado por el
Presidente de la República con ocasión de sus felicitaciones al mundo de la
cultura y por la que, como sabéis, me comprometo personalmente con
de la Comisión Europea, parlamentarios y editores. En
exploradora avisada - usted es editora, hay que recordarlo, de la
correspondencia de L.R. Stevenson - se dio cuenta de que se trataba de
de una «nueva frontera» para el libro y la edición en el siglo XXI.
También, querida Nicole Lattès, es con gran placer que en nombre del Presidente
de la República y en virtud de los poderes que se nos confieren,
Oficial de la Legión de Honor.
Querido Maurice Denuzière:
Usted es un escritor prolijo, un ejemplo en la novela histórica, pero
usted ha empapado su pluma en las luchas del siglo y en la época
heroico de la prensa de opinión y de investigación.
Después de un comienzo de carrera en la aeronáutica naval, usted se lanza
en el periodismo con resolución. En 1951 se convierte en cronista
para France soir y para el diario Le Monde, grandes diarios nacionales
donde pasarás buena parte de tu carrera. Como explorador del
mundo y como viajero de la mente, usted realiza numerosos reportajes
de actualidad, estudiando los más pequeños estremecimientos de aquella época en que la
La Guerra Fría agita las relaciones internacionales. Ustedes conocen estos
«Treinta Gloriosas» de la prensa durante las cuales las revistas
de los hechos decidiendo recurrir a la
foto para mostrar, testificar siempre, acusar a veces.
Para Le Monde, usted sigue muchos grandes procesos, especialmente el
del caso Ben Barka, y realice numerosas investigaciones, sobre la ópera
en el mundo, el tráfico de objetos de arte o Haití. Su experiencia de
gran periodista, de quince años de antigüedad, sus viajes agudizan su mirada,
alimentada por esa distancia crítica que tan bien sabe demostrar. En
paralelamente, usted mantiene una columna semanal de humor y de sociedad,
Guiño, reflexiones lúcidas y agudas sobre el mundo contemporáneo.
En 1978, deja el periodismo y continúa su viaje
mente, poniendo su experiencia e imaginación al servicio de un
género exigente, la novela histórica. De «espectador comprometido», usted
convertirse en escritor de viajes. Su primera serie, Louisiana, es un bestseller
internacional, que dio lugar a 24 traducciones, una serie de televisión y
un largometraje firmados Philippe de Broca. El primer volumen es por otra parte
galardonado con el Premio Alexandre Dumas en 1977. La frescura de la escritura,
la personalidad de los héroes, la trama que abunda, todo compite para entrenar
sus numerosos lectores.
Este éxito abre el camino a otras dos series, Suiza y Bahamas, que
os elevan definitivamente al rango de «maestro» de la novela histórica.
Inspirado por las grandes epopeyas, logras evocar estas épocas
con elegancia, ofreciendo a los lectores una visión de la historia renovada por
la explosión épica que le otorga todo su poder.
Escritor versátil, te gusta escribir obras en el tono más ligero, tales
que Le Cornac, extraordinaria sátira de la sociedad contemporánea sobre
que lleva una mirada lúcida, cáustica y tierna y que ha dado
lugar para una adaptación muy agradable para la televisión. Sus novelas de humor,
Un perro de temporada y Para entretener a las mariquitas también son muy
apreciados por el público en general.
Ensayista y observador divertido del mundo, usted publica libros
tan diversos como las delicias del puerto, dedicado al envejecimiento, o
relatos de viaje, sino también su cuento para la juventud, Alerta en
Estefanía. Así, con vuestras obras, abordáis temas
imprescindible y actual con una pluma siempre tan afilada y
alerta.
Mientras que su libro de historia, Te nombro Luisiana, acaba de ser reeditado
por Fayard, hace unos años, con motivo del
bicentenario de la venta en los Estados Unidos de la antigua colonia francesa,
rebosa de proyectos. Su última novela histórica, L'Alsacienne,
que yo mismo he apreciado mucho, describe, con detalle y sensibilidad,
este período de finales del siglo XIX, mientras que Alsacia y parte de la
Lorraine todavía eran alemanas, y usted cepilla con talento el
retrato de una floreciente Tercera República, la de los manuales de historia a la
Malet e Issac, la de los «padres de la laicidad» y la que hizo de la provincia
perdido el horizonte indescriptible de toda política exterior hasta la
Gran Guerra. Y esperamos pacientemente la salida de su prójimo
libro, crítica sin duda manchada de humor de los excesos de nuestra sociedad de
consumo.
Querido Maurice Denuzière, usted ofrece, a través de su obra tan rica, una
visión de la historia generosa y lírica, alimentada por su imaginación
abundante, una historia accesible para todos y que sensibilice a todos sobre
«tiempo encontrado», el de la historia vivida como una novela.
Querido Maurice Denuzière, en nombre de la República Francesa
Hagamos Comendador en el orden de las Artes y Letras.
Querida Anne Golon:
Al igual que Sofía Coppola nos hizo descubrir una María Antonieta
renovada, como Françoise Chandernagor nos ofreció el retrato
de una Madame de Maintenon reinventada, habéis sabido llevar, con esta
frescura en la escritura que usted sabe tan bien hacer una mirada
contemporáneo sobre el gran siglo. Así habéis llegado, con vuestros escritos,
a seducir a un público cada vez más numeroso, a imagen de este gran cine
francés de capa y espada que todos conocemos, de Gérard Philipe
en Fanfan el tulipán en Bourvil en Bossu memorable. Desearía así,
hoy, rendir homenaje a su obra-monumento, su epopeya
histórico, Angelique, pero también a su personalidad excepcional
que ha cautivado a cientos de millones de lectores en todo el mundo.
Esta obra conocida por todos, en todo el mundo, es la de una mujer
extraordinaria, movida desde siempre por la pasión de la escritura y cuya
vida puede tener tantas aventuras como sus novelas. A los 18 años, usted
publicar su primera novela y, mientras continúa su vocación, usted
emprenden el camino del periodismo. La guerra no puede obstaculizar
su sed de libertad y, a la llegada del ocupante, se apresura a
su bicicleta, para llegar a España desde París. Querida Anne Golon,
también ha sido una exploradora que no teme ni los territorios vírgenes,
ni los límites. Los nativos americanos y los orígenes del Nuevo Mundo
no son extranjeros y han inspirado ampliamente su gusto por la epopeya y la
«frontera». Dotada de un temperamento a toda prueba, vuestra vida tiene
sabor de la epopeya. Esta misma sed de libertad te lleva a África
Ecuatorial Francesa (AEF) donde se encuentra con Serge, el hombre que
secundará en su obra como en su vida.
En 1957 aparece en las librerías de Francia la fogosa e impetuosa
Angelique, en lo que será el primer tomo de una verdadera saga,
Angélica, Marquesa de los ángeles. El éxito no se hace esperar y es
unánime. Toda Francia, me atrevería a decir, tiene para Angélica los ojos de
¡Joffrey! ¿Y qué decir de sus muchos admiradores en el mundo,
plenamente revelados hoy en día en internet y redes sociales.
Inmersa en la historia del siglo de Luis XIV, Angélique asombra y seduce
por su modernidad: independiente, por ella y por ella viven
hombres, recordando en esto la densidad psicológica y la pasión de una
princesa de Montpensier o de una Manon Lescaut. El entusiasmo de los
lectores, lejos de frenar su pluma y detener las aventuras de la heroína,
no hace más que avivar vuestro amor, rápidamente compartido, de la historia de Francia. Cada
novela es una nueva exploración del Gran Siglo, y un nuevo
éxito. De Eugene Sue a Gaston Leroux, la novela popular ha cavado su
surco en el siglo XIX y se inscribe en esta poderosa vena que
ha sabido conjugar con exigencia el personaje de la novela y el mito histórico.
Usted tiene un don raro, que consiste en hacer vivir a un gran público en
ritmo de las aventuras de una heroína del pasado. Algunos contempladores
pudieron ver en su éxito unánime la marca de una facilidad, pero usted
traduzca admirablemente la idea de que una obra prolija puede también
ser una obra densa y exigente. Verdadero Dumas de los tiempos actuales,
Solo escribes después de un trabajo de investigación inmenso y revives
la historia de Francia del soplo y del aliento de su pluma devolviéndole
toda su humanidad, su cercanía, su grandeza también. En otros
términos, Angelique no sería tal vez Angelique sin la grandeza...
Su éxito literario se duplica con una consagración
cinematográfico, que arraiga, aún más ampliamente, el personaje
de Angélica en la imaginación de cada uno y hace vibrar toda una época.
Todo el mundo recuerda a la deliciosa Michele Mercier interpretando
Angélica y la figura con cicatrices de Robert Hossein en Conde de Peyrac.
Su gusto por la novedad y su espíritu de aventura lo llevan a
publicar de nuevo el conjunto de Angelique en una edición sin
cortes y aumentado de nuevas peripecias, para el mayor placer
de sus lectores. Esta decoración, querida Anne Golon, es también una
reparación porque sé la lucha en justicia que ha sido la suya con sus
agentes y editores para hacer valer sus derechos. Estas peleas en
a favor de los autores, como sabéis, los hago míos en todos los campos
artísticas, que hoy se enfrentan a la cuestión de la descarga y
reproducción ilegal en Internet.
Querida Anne Golon, en nombre de la República Francesa, le hacemos
Oficial de Artes y Letras.