Con gran emoción nos enteramos de la desaparición de una de las mayores voces de la música americana. Whitney Houston dejará su huella en la historia del soul y el pop. El público francés la echará de menos, ya que siempre le había dado una cálida bienvenida.

Desde sus comienzos en los años 80, a la edad de 20 años, había conocido numerosos éxitos internacionales, gracias a canciones como «Saving All My Love For You», «I Wanna Dance With Somebody» y sobre todo «I Will Always Love You», que había servido de banda sonora la película «Bodyguard» (1992) en el que también fue actriz.

A pesar de las dificultades de su vida privada que habían empañado los últimos años de su carrera, Whitney Houston había vuelto al primer plano en 2009. Había vendido un total de 170 millones de discos en el mundo. Seguirá siendo una influencia importante para las nuevas generaciones de intérpretes.