Compositor finlandés con un lenguaje decididamente moderno, Einojuhani Rautavaara, descubierto por el maestro Sibelius a mediados de los años 50, exploró todos los estilos e insufló a su música un neoromanticismo nórdico que se refleja en sus ocho sinfonías o en sus óperas. Explorador del sonido y del canto de los pájaros, como un Olivier Messiaen, capturó su esencia en cinta magnética para componer en 1972 el famoso Cantus Arcticus, concierto para pájaros y orquesta.

 

Pedagogo carismático, fue maestro de los grandes nombres de la música finlandesa que hoy son los compositores Magnus Lindberg y Esa-Pekka Salonen.

 

La Ministra transmite sus condolencias a su familia y familiares.