Más de seis años después del establecimiento, gracias a la adopción del Decreto de 25 de marzo de 2016, de un dispositivo de exención de publicidad y de competencia para los mercados de libros no escolares de un importe inferior a 90.000 euros sin IVA, el Ministerio de Cultura desea recordar a las comunidades y a sus servicios la posibilidad de dirigirse directamente a las librerías de sus territorios para responder a sus necesidades. El objetivo de este dispositivo particular es facilitar el acceso de las librerías de las ciudades pequeñas y medianas a la contratación pública y dotar a las colectividades de una nueva herramienta de ordenación cultural y comercial del territorio.

En este sentido, el Ministerio de Cultura, en asociación con el Sindicato de la Librería Francesa (SLF), las estructuras representativas de los profesionales de las bibliotecas (ABF, ADBGV y ABD), la Federación Interregional del Libro y de la Lectura (FILL) y la Sociedad Francesa de los Intereses de los Autores del Escrito (SOFIA) ha establecido una hoja de ruta destinada a permitir un mejor acompañamiento de los actores del pedido público de libros no escolaresya se trate de las colectividades (representantes electos, bibliotecas, compradores), librerías o los estructuras interprofesionales.

Se tratará, por una parte, de desarrollar las competencias de estos actores para que dominen mejor el marco jurídico del pedido público de libros, y movilizar la interprofesión para favorecer un mejor conocimiento recíproco de las necesidades y obligaciones de cada uno.

Así, a partir de 2023, jornadas de sensibilización se organizarán en región con el concurso de las Estructuras regionales para el libro, y tiempo de intercambio se ofrecerán con el Servicio del Libro y de la Lectura en eventos profesionales. El vademécum de la compra pública de libros para bibliotecas se actualizará y acompañará de nuevos materiales didácticos.