Señor Presidente, querido Patrick Bloche,

Señores Presidentes, Directores, Secretarios Generales,

Queridos amigos:

 

Es la primera vez que me encuentro entre vosotros en el Consejo Nacional de Profesiones del Espectáculo y ante todo quiero saludaros: organizaciones profesionales y sindicales, parlamentarios reunidos en torno a esta mesa.

Gracias por haber respondido a mi invitación de hoy a pesar del retraso de última hora relacionado con la agenda parlamentaria que me llevó a sentarme en la Asamblea Nacional ayer por la mañana sobre la propuesta de ley por el que se establecen diversas disposiciones para la modernización del sector de la prensa.

Los temas que le preocupan, me di cuenta en cuanto llegué. He recibido a muchos de vosotros, he llegado a conoceros, he estado a vuestra escucha, me he comprometido a vuestro lado.

Es necesario que esta escucha sea recíproca. Los desafíos son numerosos, son el reflejo de una inquietud que comparto, lo he dicho. Por eso me complace que nos hayamos reunido hoy para debatir y trabajar juntos con seriedad y pragmatismo.

Más allá de las acciones concretas que quiero presentarles hoy y del programa de trabajo que les propongo compartir, quisiera ante todo recordar algunos principios sólidos que fundamentan mi compromiso:

Lucharé junto a artistas, creadores y profesionales de la cultura para afirmar el lugar de la cultura en el centro de nuestra ambición política.

 

Nuestro modelo se ha construido sobre el apoyo a los artistas y sobre los principios de democratización cultural para que esta creación sea accesible al mayor número posible de personas. Esta política se construyó sobre una voluntad del Estado, compartida y amplificada por las colectividades: permitió encubrir nuestro territorio de establecimientos de creación y difusión, pero también de dispositivos de apoyo a las compañías y a los artistas, de ayudas y de financiaciones. Es una inversión, un legado, fruto de largos años de trabajo paciente. Dije que no lo dejaría desmantelar.

 

En nuestro territorio ante todo y quiero recordar que la cultura es siempre cuestión de elección y prioridad políticas:

- las opciones presupuestarias son opciones políticas que deben asumirse como tales

- recuerdo que incluso en 2013 y 2014, el presupuesto global del Ministerio de Cultura y Comunicación disminuyó - pienso entre otros en el CNC - y si los organismos públicos participaron en el esfuerzo de saneamiento de las cuentas de la nación, se han mantenido los créditos dedicados al espectáculo vivo para las estructuras cofinanciadas con las colectividades;

- Recuerdo la fuerza del compromiso del Gobierno que preservó el presupuesto global de la cultura para los próximos 3 años, incluso cuando tomó la decisión valiente y responsable de poner fin a la explosión de la deuda que se duplicó durante la gestión de la derecha.

 

Las colectividades locales, como el Estado, deben hacer un importante esfuerzo presupuestario: como él, se enfrentan a una elección política.

- Mientras que el Estado ha hecho la elección de la cultura, algunas colectividades territoriales se retiran. Apoyaré con fuerza a las numerosas comunidades que hacen la valiente elección de la cultura.

 

He pedido a los DRAC que identifiquen antes de finales de año las ciudades o aglomeraciones para las que sería pertinente un convenio, es decir, en las que el acompañamiento estabilizado del Estado a lo largo de tres años, entre 2015 y 2017, puede actuar como palanca para evitar la retirada de la financiación local. He encargado a un inspector general de asuntos culturales, Jérôme Bouët, que coordine estos trabajos y me informe de su progreso. Me implicaré personalmente al visitar los territorios afectados. Habida cuenta de su conocimiento del sector y de los territorios, estaré atenta a las contribuciones que pueda dirigirme región por región para perfeccionar este trabajo.

 

- En segundo lugar, debemos tener en cuenta que la lucha por la defensa de los artistas y, más en general, de las profesiones del espectáculo se desarrolla también a escala europea. La erosión que ustedes denuncian, es también allí donde hay que combatirla.

 

El futuro de los derechos de autor en Europa se decidirá el próximo año. Por ello, quiero reiterar una vez más que Francia, que no era favorable a la revisión de la Directiva 2001/29 sobre los derechos de autor y los derechos afines en la sociedad de la información, defenderá ante la Comisión: la preservación del derecho de autor: porque el derecho de autor es el motor de la creación.

 

Europa debe recordar lo que debe a los artistas y a los autores que son la base de la hermosa idea de Europa. Son ellos quienes, mucho antes de la construcción europea, encarnaron el proyecto europeo: la Europa de la cultura precedió a la de las naciones. Debe ser defendida, y Francia estará a la vanguardia de esta lucha, yo me ocuparé de ello.  

 

Ante la determinación de la Comisión sobre esta cuestión, hemos tomado la iniciativa y pedido al profesor Pierre Sirinelli que examine las adaptaciones del marco vigente que podrían reforzar el derecho de autor. Las conclusiones de su trabajo de gran calidad han permitido identificar pistas de evolución y poner en evidencia la necesidad de caminar sobre dos piernas: la cuestión de la definición del derecho de autor no puede plantearse sin la de su protección efectiva, es decir, la lucha contra la piratería. En particular, habrá que plantear la cuestión de la responsabilidad de determinados intermediarios, más de diez años después de la creación del primer marco jurídico de Internet europeo.

Todos sabemos que uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos es la reducción de la base de impuestos y tasas que cada Estado aplica para financiar sus políticas, y en particular la política cultural. Salgamos de nuestros debates franceses y luchemos juntos para que los grandes actores de Internet pongan fin a sus prácticas de evasión fiscal.

Porque si bien tengo la intención de movilizar a mis homólogos para devolver a la cultura todo su lugar en el proyecto europeo, cuento también con la movilización de los artistas franceses y europeos, cuyo apoyo será determinante para que la Comisión y el conjunto de los Estados, toman conciencia de la importancia de este reto.

Estos son los principios que guían mi acción.

 

En cuanto a mi hoja de ruta, es clara y espero que podamos compartirla en muchos aspectos.

 

Algunas precisiones sobre el presupuesto del Estado consagrado a la creación:

 

- En 2014, por lo que se refiere al espectáculo vivo, los créditos de intervención de las estructuras en región se descongelaron íntegramente a lo largo del año: es la elección de los territorios, de las estructuras de asociación más que de los operadores financiados al 100%, estructuras de proximidad más que grandes establecimientos.

 

- La preservación de los créditos presupuestarios del Ministerio hasta 2017 nos permite, a partir del próximo año, duplicar una parte de los operadores que se habían agotado en los últimos años y continuar las operaciones de inversión comprometidas en virtud de los CPER; el Ministerio también ha sido preservado de las anulaciones de créditos de fin de año de 2014 y de los cepillos sucesivos votados en el marco de la ley de finanzas para 2015; sé que estos gestos pueden parecer insuficientes para usted: sin embargo, ilustran la situación totalmente excepcional y privilegiada del presupuesto de la Cultura para 2015. He luchado por eso.

 

- Conozco la dificultad que provoca cada año la reserva de precaución que este año es más elevada, puesto que se fija en el 8%. Ya he pedido al Primer Ministro que levante esta congelación a principios de 2015.

 

- En 2015, después de dos años de esfuerzo, el Gobierno no reducirá la capacidad de acción del CNC mediante una deducción de sus reservas de la entidad, ni aplicará ningún límite máximo a sus impuestos afectados. Por el contrario, para tener en cuenta el retroceso previsto de los ingresos previstos del CNC, la entidad estará autorizada a recurrir en 2015 a su reserva de solidaridad plurianual.

 

- También se preservan los medios del CNV: he luchado para obtener un mecanismo de ajuste regular del techo sobre la base de las previsiones del establecimiento. Se ha fijado en 29 millones de euros para 2014 y en 30 millones de euros para 2015.

 

- Los créditos del sector audiovisual público también se han estabilizado y, a más tardar en 2017, se financiarán en su totalidad mediante el canon, de conformidad con el deseo del Gobierno de respetar plenamente la independencia de estas instituciones.  

 

Para responder a sus preocupaciones sobre la reforma territorial y la revisión de las misiones del Estado:

- El artículo 28 de la Ley relativa a la nueva organización territorial de la República reconoce la competencia compartida y, por consiguiente, la responsabilidad común del Estado y de las colectividades territoriales.

- Se trata de consolidar sus logros y proyectarse hacia el futuro.

- En este sentido, el Consejo de Colectividades Territoriales para el Desarrollo Cultural (CCTDC) se pronunció en la sesión plenaria del pasado 18 de noviembre a favor de una base común de compromiso en lugar de defender prerrogativas.

 

El Estado y las colectividades trabajan, pues, en el marco del CCTDC para redactar un compromiso común en favor de una ambición compartida y de grandes principios para guiar nuestras políticas culturales, como el reconocimiento de la libertad de programación.

En cuanto a la revisión de las misiones del Estado, he querido abordar el ejercicio no como un tema que concierne únicamente al ministerio, sino como una reflexión sobre lo que serán nuestras políticas públicas de mañana.

 

Sé que hay grandes expectativas en cuanto a la capacidad del Estado de reinventarse para ser mejor garante de las grandes finalidades de las políticas culturales y de preparar hoy el Estado que necesitaremos mañana.

Varios principios orientarán mi acción:

- La necesidad de mantener una administración descentralizada del Estado cultura. Es una condición indispensable para la existencia de un ministerio de pleno ejercicio, garante de una visión nacional de las políticas culturales;

- El respeto del valor añadido y de la experiencia de los oficios dentro de los DRAC y el mantenimiento de una proximidad esencial para garantizar la eficacia de la acción del Estado;

- Una reflexión para que el Estado desempeñe mejor su papel frente a las zonas blancas, pienso en los territorios rurales o «periféricos», en los barrios prioritarios.

El objetivo no es cuestionar las misiones de los DRAC o del Estado, por el contrario; pero puede haber temas fértiles de discusión: la simplificación de la acción de los poderes públicos para los actores culturales que sois, la mejor articulación de nuestros dispositivos para preservar algunos grandes objetivos como la libertad de creación, volveré sobre ello, pero también una mayor responsabilidad en materia de empleo de las instituciones culturales que el Estado acompaña. Esto es crucial ahora que la cuestión de la intermitencia está sobre la mesa.

 

El voluntarismo es también el principio que guía mi acción sobre el expediente de la intermitencia y de los anexos 8 y 10 del convenio de seguro de desempleo. Es, por supuesto, uno de mis principales proyectos desde mi nombramiento.

 

El Primer Ministro ha querido implicarse personalmente en este asunto y se lo he agradecido. Decidió así que la medida más controvertida (el refuerzo del «aplazado») sería neutralizada. El Estado se hace cargo de ella hasta que se llegue a un acuerdo sobre la refundación del régimen.

 

El primer ministro ha confiado también una misión de mediación a tres personalidades indiscutibles: Jean-Denis Combrexelle, consejero de Estado, antiguo director general del trabajo, Hortense Archambault, antigua co-directora del festival de Aviñón y Jean-Patrick Gille, diputado.

 

El Primer Ministro ha establecido también un marco para esta misión que les recuerdo:

- en primer lugar, el objetivo debe ser acabar con la amenaza recurrente que pesa sobre el régimen de los intermitentes y desestabiliza a los profesionales. Hay que escuchar el malestar que se expresa y salir de las crisis repetidas: 1992, 2003 y ahora 2014. Salir por arriba es refundar este régimen y garantizar su perennidad;

 

- En segundo lugar, el régimen de los intermitentes debe seguir basándose en el principio de solidaridad interprofesional. 

 

Esta concertación finalizará sus propuestas a principios de enero. Ya ha permitido abordar, sin tabúes, todas las cuestiones y propuestas. Como muchos de ustedes me han dicho, ha llevado a cabo un importante trabajo de escucha y de puesta a punto y de cifrado de las diferentes hipótesis de evolución.

 

Cualquiera que sea la decisión que se adopte, creo que tendremos que reflexionar sobre nuestros métodos de trabajo para preservar la dinámica de concertación que ha dado la misión.

 

Por mi parte, estoy extremadamente vigilante y me he reunido con los diferentes actores para preparar la refundación que todos desean. Les agradezco las diferentes propuestas que han hecho o las alertas que nos han transmitido, por ejemplo, sobre el GUSO o sobre la cuestión de los derechos recargables. Esas propuestas y cuestiones están sobre la mesa. La misión nos arrojará luz, pero luego tendremos que definir en el seno del Gobierno nuestra posición y discutir con ustedes estas orientaciones.

 

De estos contactos, de estas propuestas, retengo los siguientes principios que guiarán las opciones que deberán tomarse:

 

- Primer principio: existe una especificidad del empleo de los artistas y de los profesionales de la creación que tiene en cuenta el régimen de los intermitentes desde el origen del seguro de desempleo en Francia. Este régimen contribuye así a la riqueza y la diversidad del espectáculo vivo, pero también de nuestra producción audiovisual y evidentemente de nuestro cine. La intermitencia no es un estatuto. Se habla de hombres y mujeres, artistas y técnicos, que contribuyen a esta riqueza. Se habla de condiciones de empleo discontinuas porque están vinculadas a proyectos artísticos.

 

- Segundo principio: el régimen debe corresponder a esta especificidad. No puede ser la única norma del empleo en el sector del espectáculo. Debemos avanzar con los interlocutores sociales que ya han hecho un trabajo importante en la materia para modernizar este sector y luchar contra la utilización abusiva del régimen que conduce a mantener en la precariedad a las personas que podrían acceder a un empleo permanente de calidad. Estaré muy atenta a las propuestas de los interlocutores sociales sobre esta cuestión. El Estado y las colectividades públicas también tienen un papel que desempeñar a través de los criterios de concesión de las financiaciones.

 

- Tercer principio: hay que hacer el balance sin tabúes de las evoluciones pasadas. Nuestro objetivo común debe ser a la vez garantizar la viabilidad económica de este régimen, reduciendo al mismo tiempo la precarización de los beneficiarios, promoviendo, cuando sea posible, el empleo permanente.

 

- Cuarto principio: es necesario un enfoque global del expediente y una gobernanza que permita a todos los actores compartir los objetivos y también las limitaciones. El CNPS, creado después de la crisis de la intermitencia de 1992, deberá encontrar su lugar en esta reflexión. Deseo, en particular, que la subcomisión de empleo que se nombrará próximamente contribuya a ello. En este sentido, cuento con el dinamismo de Jean-Paul Guillot, a quien todos ustedes conocen y a quien he pedido que ocupe la presidencia de este órgano.

 

- Quinto principio: solo llegaremos a buen término si estamos colectivamente en situación de responsabilidad. Si bien estoy a la escucha de la profesión, también sé que las soluciones deben inscribirse en los debates relativos al seguro de desempleo teniendo en cuenta las dificultades vinculadas a la situación financiera de ésta. Sólo lograremos esto si definimos objetivos que podamos compartir con los demás ministerios responsables de la evolución global del seguro de desempleo.

 

Sólo lograremos definir un programa de trabajo compartido, en particular para dar una nueva dinámica a la negociación colectiva, en relación con el Ministro de Trabajo, Empleo, Formación Profesional y Diálogo Social.

 

 Pero, seamos claros, esta responsabilidad se refiere también a las condiciones de intervención del Ministerio de Cultura. En 1992, el informe de Jean-Pierre Vincent ya se preguntaba sobre el tema. Estas cuestiones, que se plantean para el espectáculo vivo, pero también para el audiovisual y el cine, han sido objeto de numerosas reflexiones o debates: ahora tenemos que pasar a los trabajos prácticos.

 

Por tanto, en resumen, es responsabilidad del Ministerio de Cultura avanzar con ustedes y con todos los actores del sector en la cuestión del empleo cultural.

 

Estos son los principios que quería compartir con ustedes. Ahora, concretamente, en las próximas semanas el Estado deberá asumir sus responsabilidades sobre la base de las conclusiones de la concertación. Vamos a tener que discutirlo con cada una de sus organizaciones, pero también colectivamente. Por lo tanto, me reuniré pronto con ustedes para tratar este asunto.

 

Lo que también ha revelado la concertación es que, junto a la cuestión central del régimen de seguro de desempleo de los intermitentes, debemos trabajar en otros expedientes relacionados.

 

En primer lugar, es necesario mejorar aún más la protección social de los intermitentes. Ya se han hecho muchas cosas. Pienso, por ejemplo, en el acuerdo que ya les da derechos en materia de complemento sanitario y de previsión y que hay que preservar. Pienso también en su formación profesional. Pero siguen existiendo dificultades, como en los materiales o en los retiros complementarios. Tendremos que responder a estas preguntas.

 

También me han informado de las disfunciones del GUSO - la ventanilla única del espectáculo ocasional. Más allá de las propuestas que pueda hacer la misión de concertación, les informo de que el comité directivo de la GUSO se reunirá en enero para preparar la reunión del comité de seguimiento el 18 de febrero.

 

También me han informado de las repercusiones para la caja de licencias del espectáculo de las medidas de racionalización de la recaudación de las cotizaciones sociales contenidas en el artículo 14 del proyecto de ley de financiación de la seguridad social.

 

En este punto, pueden estar plenamente tranquilos: he obtenido del Primer Ministro que la caja, ahora modernizada y gestionada por el grupo de protección social del sector Audiens en el marco de un convenio de objetivo y de progreso con la DGT, esté exenta de la aplicación de esta medida. En la carta que se enviará próximamente a la Caja se indicarán las dos opciones que están sobre la mesa: 1. analizar si la medida puede aplicarse de manera adecuada en las licencias de espectáculos, sin riesgo de complejidad para los empleadores ni de gastos adicionales para el organismo, o 2µ ver si es preferible, habida cuenta de sus especificidades, prever una excepción perenne para todo el sector. Con este espíritu vamos a trabajar con ustedes.

 

En particular, en el sector audiovisual y cinematográfico:

 

- sobre el reparto del riesgo y la estructuración del sector en el sector del cine:

 

Tras la concertación llevada a cabo tras el informe Bonnell, hemos tomado medidas para limitar las ayudas públicas a los sellos más elevados. Se trata de garantizar un mayor control de los costes, un mejor reparto del riesgo entre todos aquellos que hacen el éxito de una película.

 

Esta medida mediática se inscribe en un conjunto de disposiciones: las que favorecen la transparencia de los costes de producción y la recuperación de ingresos, incluidas en el proyecto de ley sobre la libertad de creación, pero también en favor de una mejor estructuración de la profesión de productor con la exigencia de un capital mínimo para beneficiarse de las ayudas. El objetivo es estructurar mejor el sector y favorecer así mejores condiciones de empleo.

 

 Estas medidas se inscriben en el nuevo marco del convenio colectivo de la producción cinematográfica, firmado en octubre de 2013.

 

Deseo que esta Convención, incluido su mecanismo de derogación, pueda funcionar normalmente y cuento con el espíritu de responsabilidad de cada uno. Saludo en este sentido el compromiso de todos - CNC, DGT, interlocutores sociales - para tener éxito.

 

Hemos obtenido también una mejora del crédito fiscal, cuyo tipo pasa al 30% para el conjunto de las películas de menos de 7 millones de euros, es decir, para las películas cuya economía es más frágil. Les confirmo por otra parte que la Comisión Europea acaba de validar este aumento para las películas de menos de 4M€, y que este dispositivo reforzado podrá aplicarse a partir de este año 2014.   Es esencial que el esfuerzo realizado por el Estado siga inscribiéndose en una gestión de responsabilidad del conjunto de los interlocutores sociales.

 

El Gobierno se había comprometido a abrir a la representación nacional un amplio debate sobre el lugar de la creación en nuestra democracia. El proyecto de ley sobre la libertad de creación, la arquitectura y el patrimonio brindará al Gobierno la oportunidad de afirmar su adhesión a los principios fundacionales que sitúan la cultura en el centro del pacto republicano en nuestro país.

 

- Los servicios del Ministerio han trabajado con usted en un conjunto de disposiciones importantes para el espectáculo vivo, las artes plásticas y el cine que responden a este compromiso.

- Como usted sabe, cuando asumí mis funciones, la inclusión de este proyecto de ley en el calendario parlamentario no era del todo segura. Una vez más, luché por su principio y su calendario.

- Hoy puedo confirmarles que tenemos un margen legislativo que nos permitirá abordar estas cuestiones en su conjunto con disposiciones que revisten efectivamente un carácter legislativo en una ley titulada libertad de creación, arquitectura y patrimonio.

 

He deseado que esta ley se llamara Libertad de creación: lo he dicho, en el contexto que conocemos, cuando se atenta inadmisiblemente a este principio fundamental, es esencial que la representación nacional debata precisamente estos retos para el futuro de nuestro modelo cultural y de nuestra democracia. Nuestro país siempre se ha enorgullecido de ser una tierra de creación y de libertad artística, debemos ser dignos del compromiso de todos los que lucharon en nombre de esa libertad.

 

Los trabajos previos a la redacción de la ley han abarcado numerosas dimensiones de la creación, ya sean artísticas, jurídicas, sociales, económicas o territoriales. 

 

- Se centraron en el apoyo a la creación artística, las prácticas, la formación de los profesionales de la creación y la protección social de los artistas autores.  

 

- Algunas disposiciones eran de indudable alcance legislativo, ya se tratara de la definición de los artistas en el derecho del trabajo, de la articulación entre el régimen de los autores y la RSA o de las normas de transparencia en el sector musical.   Se han incorporado en el proyecto de ley. Otros están en debate en el marco de la Ley NOTR, como la transferencia a las comunidades de aglomeración de los bienes culturales de interés comunitario.

- Otras disposiciones se están debatiendo y podrán ser objeto de enmiendas durante el debate parlamentario. Debemos seguir trabajando en ello.

 

Este proyecto de ley tiene en cuenta sus observaciones: 

- No hemos retomado algunas disposiciones que usted nos ha convencido de que no son pertinentes, como la ampliación de la GUSO.

- Algunas disposiciones fueron retiradas durante los exámenes previos realizados por el SGG porque eran reglamentarias y no legislativas. Serán objeto de disposiciones propias, pienso en el decreto sobre las etiquetas.

- Hemos mantenido las disposiciones que prohíben la migración salarial en el sector del espectáculo, de acuerdo con sus expectativas.

- Continuaremos, con ustedes, el trabajo sobre dos disposiciones abordadas en el marco de las concertaciones pero aún no concluidas y relativas una a la práctica amateur y otra a la protección social de los artistas autores.

 

Sobre este último punto, sé que estas cuestiones, aunque no atañen directamente a las profesiones del espectáculo como tales, le preocupan:

 

En cuanto al régimen de seguridad social de los artistas y autores:

- el estatuto particular de los artistas y de los autores dentro del régimen general de la seguridad social consagra el lugar particular que la Nación ha querido dar a los creadores

- el mantenimiento de este régimen pasa por su modernización: hoy debemos reanudar, junto con el Ministerio de Asuntos Sociales, la concertación que se interrumpió en febrero de 2014

- no se tomará ninguna decisión ni se iniciará ninguna reforma sin una amplia consulta previa de las organizaciones profesionales interesadas

 

Aprovecho esta oportunidad para decir unas palabras sobre la formación profesional de artistas y autores:

- este dispositivo es un éxito con más de 2.000 artistas autores que se han beneficiado de una formación financiada

- pero deseo que, tras la anulación por el Consejo de Estado del decreto de organización, se pueda llegar a un modo de gobernanza apaciguado y perenne en el seno del consejo de gestión.

 

Volviendo a las disposiciones del proyecto de ley, no me extenderé sobre el conjunto de medidas; sé que usted tuvo la oportunidad de discutir estos puntos en el marco de la oficina del CNPS ayer. En cambio, sepa que presto una atención particular a los comentarios de los profesionales sobre las disposiciones «música» que se articulan en torno a tres objetivos: protección de los derechos de los artistas, transparencia y mediación. El texto se somete ahora a la concertación. Pero se trata de una verdadera concertación y se invita a los actores hasta mediados de enero a transmitir sus contribuciones antes de la finalización del proyecto. 

 

Puedo confirmar el calendario:

 

- las concertaciones interministeriales acaban de iniciarse, las dedicadas al capítulo creación comenzarán a principios del próximo año

- presentación al Consejo de Ministros en marzo 

- examen por parte del Parlamento

Como ven, mis compromisos son claros y firmes y mi método es simple: se basa en la concertación y el voluntarismo. ¡Así que si no le importa, pongámonos a trabajar!

 

Gracias por su atención; yo también escucharé sus observaciones y preguntas, a las que intentaré responder con la mayor precisión posible.