Estimado Rabih Kayrouz

Para describir su arte, le gusta citar estas palabras de Charles Corm en El Arte Fenicio, el primera obra en francés publicada en el Líbano: «El gesto del artista libanés se añade al verbo del poeta [para] un arte vivo, sincero y personal, un arte robusto que continúa la tradición y la renueva. Un arte que [es] de nuestro tiempo y de siempre. » Más que un estilo de vida, la alta costura, es para usted un saber hacer, entre técnica y artesanía. Es una «sinfonía de la luz», para retomar el título de una colección del poeta libanés, magistralmente ejecutada por los mejores maestros de arte.

En París, en la Escuela de la Cámara Sindical de la Costura, desarrolla su pasión por la moda. Perfeccionará su arte en las casas más grandes, en los talleres de Dior y de Chanel antes de regresar al Líbano para inspirarse en la increíble energía y el dinamismo de un país en plena reconstrucción. Diez años más tarde, de vuelta en París, instala su casa de moda en el antiguo Petit Théâtre de Babylon.

La belleza se basa en la simplicidad de lo obvio: toda elegancia, se pierde si se tiene demasiada conciencia de lo que se lleva. Sus siluetas, tan ligeras como un soplo, abrazan el andar, los movimientos y los gestos cotidianos que contribuyen a liberar. Siguiendo la tradición oriental de caftán, kimono o abaya, su estilo depurado es la prolongación de un solo gesto. Para vosotros es el cuerpo emancipado el que lleva la ropa, no al revés. Es la actitud que dicta la caída de la tela: el vestido, en el pudor de una longitud o la audacia de una hendidura, se deja inclinar hacia atrás por el solo movimiento de un hombro.

 

 

Porque usted quiere vestir a todas las mujeres y adaptar sus siluetas al ritmo de la vida moderna, usted hace un lugar de elección al prêt-a-porter. Marcadas por la sensualidad, como su emblema, la granada, amuleto libanés, fruto de la feminidad y signo de vitalidad, sus colecciones juegan con los materiales vaporosos y ligeros, los efectos de transparencia y la luz. Como sopladas del interior, tus vestidos de Charmeuses son sueños de dulzura: las telas ligeras son como caricias, las sedas se levantan con lentitud y el tafetán baila y ondea bajo un viento de pasión.

Entre Barbès y Batroun como sugiere su última colección, su universo traduce las influencias de su Líbano natal y de un occidente mestizo: a la fluidez y la flexibilidad mediterráneas responden la sofisticación y la extrema estructura del París urbano. En vuestros orígenes libaneses, tomáis prestada la dulzura del tacto, los colores del desierto y de sus frutos, en París, el ritmo de lo cotidiano y la marcha de la ciudadana. A imagen de aquel «Eté en ville» que habéis presentado en la galería del Grand Palais donde, con los pies descalzos y las muñecas rodeadas de oro o de plata, la mujer de la ciudad lleva con la misma relajación el encantador de seda y el vestido vestal, los pantalones marinos y la chaqueta azafrán en la tranquilidad de una cálida noche de verano.

Gracias a su talento, usted también se preocupa por acompañar y fomentar la creación joven. Después de haber diseñado el «Espacio de moda» del salón de los artistas decoradores para permitir a diez jóvenes diseñadores de moda franceses y libaneses presentar su trabajo, fundas una asociación para ayudar a los jóvenes creadores libaneses a dar sus primeros pasos. Cada año, cuatro o cinco diseñadores son apoyados en la realización y promoción de su colección. De hecho, usted mismo fue patrocinado por Maurizio Galante cuando entró en la alta costura.

Estimado Rabih Kayrouz, usted encarna la vitalidad y las múltiples influencias de un sector decididamente anclado en su época, orientado hacia el futuro y llevado por un saber hacer artesanal perfeccionado desde hace varios milenios. En su país, la moda se despliega con una gracia infinita, poesía contemporánea, atemporal, es de nuestro tiempo y de siempre. Por este arte vivo y personal, rico del diálogo entre Francia y el Líbano, un país querido por nuestros corazones y cuyos valores encarnan tan bien, la República Francesa rinde hoy homenaje a aquel que los beirutinos apodan el «parisino».

Querido Rabih Kayrouz, en nombre de la República Francesa, le entregamos las insignias de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras.