Señoras y señores:

Queridos Nicolas Marc:

Queridos amigos:

Permitidme deciros mi alegría de estar aquí entre vosotros hoy, en las Bienales Internacionales del Espectáculo, este corazón latiendo de las artes vivas que consagra a Nantes, una vez más, como capital de lo esencial.

Gracias a la revista La Scène, que es la organizadora, a la que deseo un excelente aniversario - en 2016 celebráis efectivamente vuestros veinte años. Para todos los artistas, para todos los que trabajan al servicio de las artes y de la cultura, su revista y las Bienales aportan una contribución infinitamente valiosa al debate. 

 

Hablo de Nantes como de una capital de lo esencial, porque es lo esencial - por no decir «la urgencia de lo esencial» - que buscan hoy incluso los franceses en la vida artística y cultural de nuestro país.

 

De hecho, el año 2015 y su cortejo de acontecimientos trágicos sacudieron a Francia, herida en su carne y atacada en sus valores. En noviembre, en el Bataclan, el mundo del espectáculo, y en particular el de la música, pagó un alto precio. No pasa un día sin que todos lo pensemos.

 

Antes de mucho entendiste que esa era la cultura que buscaban esos asesinos. Y ambos sabíamos que dejar de jugar podría haber hecho que los terroristas pensaran que habían ganado. Así que volvisteis al escenario. Profesionales y artistas, luchasteis por ello. Y para que pudieras hacerlo sin riesgo, yo también luché.

El fondo de apoyo excepcional que había anunciado, para apoyar a las estructuras que atraviesan dificultades desde los atentados, ya está operativo, y sé que muchos de ustedes lo han solicitado desde entonces. Seguiremos prestando atención a las cuestiones planteadas por todas las instituciones interesadas.

 

Si hoy los franceses se vuelven hacia los artistas, es porque quieren entender lo que ha pasado.

Es porque quieren darle sentido a lo que hemos vivido.

Es porque, heridos en lo que les une, quieren poder volver a experimentar lo que nos une a pesar de todo, a pesar de todo.

 

Mi convicción es que para contar quiénes somos y experimentarlo juntos, nada reemplazará jamás al arte; nada reemplazará jamás al espectáculo vivo. Desde esta tarde del 13 de noviembre, pienso a menudo en las palabras de Victor Hugo, que había pronunciado unas horas antes de los atentados, inaugurando el nuevo Teatro de Sénart: «el teatro, decía, no es el país de lo real (...). El teatro es el país de la verdad: hay corazones humanos entre bastidores, corazones humanos en la sala, corazones humanos en el escenario». Creo que no existe ningún lugar donde se comparta y se experimente, con tanta agudeza, la condición humana: en una meseta, la historia se escribe con el cuerpo.  

 

En los debates que se celebran aquí se habla mucho de una cierta forma de «responsabilidad cultural» en el reajuste necesario de la sociedad. Creo, por mi parte, que jugar, jugar, jugar donde se pueda, y nunca dejar de jugar, es la mejor manera, para los artistas y todos los profesionales que trabajan a su lado, de ejercer esta responsabilidad.

Así, dais una respuesta a los franceses que tanto esperan de vosotros y de la cultura.

 

Permitirles jugar, pase lo que pase: esta es una de las respuestas que puedo dar, y mi Ministerio conmigo, con el concurso de todas las colectividades.

 

Desde que el Presidente de la República me confió la responsabilidad del Ministerio de Cultura y Comunicación, no he tenido otra cosa en mente.

 

Es para que nada os impida jugar, es para que ninguna censura pueda ejercerse, es para que nada suscite la autocensura que he querido consagrar, en la ley, la libertad de creación. Este principio se enuncia con fuerza en el artículo 1. En cuanto a la libertad de difusión y de programación, que son su corolario, también se consagran como una responsabilidad de los poderes públicos, Estado y colectividades locales. Continuaremos debatiendo esta cuestión a principios del próximo mes en el Senado.

 

He oído a Jean-Louis Bonnin preguntarse si habíamos perdido tanto la batalla ideológica de la cultura, y evocar las grandes obras que conviene llevar a cabo todos juntos.

 

Respondo que a veces la ley es necesaria para establecer la separación entre lo artístico y lo político, como en el pasado se reconoció la separación de la Iglesia y del Estado, cuando la batalla del laicismo se libraba hace mucho tiempo.

 

Respondo que sí, ofrecer seguridad jurídica a los principales instrumentos de las políticas culturales, empezando por las etiquetas, puede a veces imponerse. No solo en el presente - aunque las repetidas violaciones de la libertad de creación, que se han manifestado en los últimos meses, no dejan de preocuparnos colectivamente. Pero también para el futuro: porque nosotros, representantes de la nación, no sabemos de qué va a estar hecho el futuro del arte.

 

Respondo, por último, simplemente, que la ley forma parte de la batalla cultural, y que esta batalla nunca debe cesar de librarse. Creo que Agnes Tricoire se unirá a mí en esta convicción.

 

Pero una ley que consagre la libertad de crear no es nada sin los medios que permitan ejercer esta libertad. No dejo de luchar para que estos medios sean reforzados. Incluso en el punto álgido de las limitaciones presupuestarias antes de 2014, quiero recordarles que mi Ministerio ya había velado por que los medios consagrados a la creación fueran protegidos.

Para 2016, he conseguido nuevos, que serán puestos al servicio de los artistas y de la creación. 

Estaremos al lado de equipos artísticos, conjuntos y compañías.  Vamos a reformar las ayudas que les destinamos y a hacerlas progresar. En 2016 se les destinarán 8 millones de euros de nuevas medidas.

Es preciso precisar que desde junio los establecimientos de creación, producción y difusión tienen ya la posibilidad de garantizar la producción delegada y la solicitud de subvención, en nombre de equipos artísticos que lo necesiten, sin que estos equipos tengan que crear una estructura ad hoc.

 

Estaremos al lado de la nueva generación de artistas, para ayudarles a emerger, a lanzarse, a insertarse en la profesión. Mi Ministerio dedicará así 7 millones de euros al apoyo al acompañamiento, a los lugares intermedios y a las residencias de artistas. Estas soluciones surgieron especialmente de las Jornadas de la Joven Creación. 2016 será el año de su aplicación.

 

Estaremos al lado de los productores que apuestan por la creación y apoyen a jóvenes artistas, gracias a un crédito fiscal en favor del espectáculo vivo musical y de variedades.

 

La libertad de creación no es nada sin los medios que la acompañan; tampoco es nada sin los empleos que la acompañan. Los artistas deben poder vivir de su trabajo. Deben poder vivir de él en buenas condiciones.

 

Por eso mi primera lucha, con el apoyo del Primer Ministro, fue estabilizar el régimen de la intermitencia. Quiero saludar una vez más el concurso de Hortense Archambault, de Jean-Denis Combrexelle y de Jean-Patrick Gille.

Por supuesto, seguiré con atención las negociaciones que se iniciarán entre los interlocutores sociales para la renovación del convenio sobre el seguro de desempleo. Deseo que en 2016 la crisis de la intermitencia quede definitivamente atrás.

 

A la estabilización del régimen hay que añadir la creación del fondo para el empleo, que el Primer Ministro anunció en la conferencia para el empleo en el espectáculo vivo, en octubre pasado. Este fondo representa otros tantos medios para apoyar su actividad, en su estructuración y en su funcionamiento.

Había mencionado algunas líneas de fuerza, en particular la puesta en común de los medios entre las empresas y el apoyo a las agrupaciones de empresarios, el desarrollo de proyectos de puesta en escena excepcional, o la distribución numerosa, o el apoyo a una difusión más prolongada de las obras en las redes públicas y privadas.

Estamos trabajando en ello.

 

Y no puedo hablar del empleo sin mencionar la transformación digital y la globalización a las que nos enfrentamos. El digital es una oportunidad para la cultura: ofrece grandes oportunidades a los artistas para dar a conocer sus obras y entablar nuevas relaciones con quienes las miran y escuchan.

La globalización lo es también cuando da a las obras la posibilidad de encontrar un nuevo público, más allá de las fronteras. Pero es necesario construir hoy un equilibrio económico para preservar la diversidad y la excepción cultural que constituyen nuestra fuerza.

Esta es nuestra lucha por un desarrollo equitativo de la explotación de la música en línea. Los acuerdos que hemos alcanzado, que son un avance para los artistas intérpretes y ejecutantes, son una primicia mundial.

Tampoco olvido la lucha que libramos en las instancias europeas a favor del derecho de autor. Es absolutamente crucial, tanto para los artistas como para los profesionales.

Lucha que se une a nuestra preocupación constante por afirmar un lugar justo para los artistas y para la cultura en nuestro modelo europeo.

 

No olvido, por último, los medios que dedicaremos al apoyo a la transición digital, en particular la creación de un fondo de apoyo a la transición digital dedicado a las pequeñas etiquetas y a las pequeñas plataformas, y los que dedicaremos a la exportación - nuestra financiación de la Oficina de Exportación de la Música aumentará este año en medio millón de euros.

 

Lo que nos importa, por fin, es que la libertad de creación viva en todas partes en Francia. Para ello se necesita un Estado fuerte y una asociación renovada con los entes territoriales. Sé que compartís mi convicción, vosotros que formáis esta red formidable de la descentralización cultural, que hace nuestra singularidad y permite a cada habitante de nuestro país, o casi, poder asistir a un espectáculo cerca de su casa.

Un Estado fuerte, son direcciones regionales que tienen los medios de la ambición que se les pide llevar. Hacen un trabajo excepcional, y hoy quiero saludarlo. Sé que la reforma territorial iniciada por el Gobierno les ha preocupado a veces.

Quiero disipar estas preocupaciones. He luchado por preservar la capacidad de acción de los DRAC. Incluso se reforzará su presencia a nivel departamental.

Además, los créditos delegados a los DRAC aumentarán un 2,2% en 2016. Alcanzarán los 780 millones de euros. El Estado estará presente y activo, a su lado, en los territorios.

 

Una asociación renovada con los entes territoriales es indispensable para llevar a cabo una política cultural, que sigue siendo, y es su fuerza, una responsabilidad compartida. Esta asociación se establece en un diálogo constante, con el que estoy profundamente comprometida. Por otra parte, próximamente veré a los miembros del Consejo de las colectividades territoriales para el desarrollo de la cultura, como lo hice en julio pasado en Aviñón.

 Sé que la perspectiva de un estancamiento o de una disminución de las financiaciones de las colectividades en beneficio de la cultura suscita su inquietud. Y yo la entiendo. Algunas de ellas siguen invocando los esfuerzos de control de los gastos que les pide el Estado para justificar sus decisiones.

Sin embargo, la cultura es una opción política. El Gobierno ha hecho esa elección haciendo progresar los medios de mi Ministerio, cuando también debe corregir las cuentas de la Nación. Es importante que cada uno asuma sus responsabilidades. Con los pactos culturales pueden contar con mi apoyo.

 

Las colectividades que se comprometan a preservar sus créditos para la cultura en los próximos tres años podrán contar, a cambio, con el mantenimiento de los fondos de mi Ministerio durante la misma duración.

Ya hemos firmado 60 y seguiremos haciéndolo. A partir de ahora los ampliaremos a todos los niveles de colectividades, como lo experimentamos con la Región del Loira, en octubre pasado.

 

Añado, puesto que se trata de las regiones, que los presidentes recién elegidos se habían comprometido cuando eran candidatos a aumentar los medios que consagrarían a la cultura. No podría sino alegrarme cuando se cumpla este compromiso. Evidentemente, estaré atenta a ello, al igual que estaré atenta a la forma en que condicionan sus intervenciones.

 

Mido en todo esto que nos inscribimos en una historia que no ha cesado, en estas décadas, de reforzar este «modelo francés», el tema de esta plenaria: si la carta sobre las misiones de servicio público del espectáculo vivo, que Catherine Trautmann había llevado en 1998, sigue siendo así de actualidad, hoy damos a estos principios enunciados una fuerza normativa por la ley y los decretos.

 

 

 

Queridos amigos, he evocado en el preámbulo esta «responsabilidad cultural» que nos incumbe colectivamente, en el momento en que los franceses buscan en la vida artística de nuestro país una parte de esas respuestas que esperan, parte de esos vínculos a los que aspiran, en la riqueza de nuestras diversidades, estos vínculos con los que formamos también una nación.

 

Jugar, nunca dejar de jugar y jugar es parte de la respuesta. Pero esta respuesta sólo será realmente completa si hacemos de la democratización una prioridad. Esta prioridad es la que he dado a mi Ministerio y a todos los establecimientos públicos bajo su tutela. Porque no se habla mucho de ello; se trata ahora de hacer, y de hacer cada vez más, partiendo de lo que son los franceses y a quienes aspiran.

Sin decir que todo vale, hay que tener más en cuenta las prácticas artísticas y culturales de nuestros conciudadanos, e ir donde están, hacia quienes son, sin esperar a que vengan a nosotros.

 

Cécile El Medhi evocaba con razón la singularidad del espectáculo vivo para los niños. Es una creación por derecho propio - debe ser reconocida como tal, como lo es la literatura para niños y adolescentes. Tiene su propio lenguaje poético. Tiene su propia fuerza. Lo hemos visto ampliamente durante los dieciocho meses de experimentación de la Belle Saison pour l'enfance et la jeunesse. De estas experiencias, para que su enseñanza sea sostenible, hemos creado «Generación Bella Temporada», el programa que estructurará nuestra política en favor del arte vivo para los jóvenes y los niños.

 

Deben surgir y multiplicarse otras iniciativas. Complementarán el movimiento en favor de la educación artística y cultural, un movimiento masivo que hemos emprendido desde el comienzo del quinquenio. Este año, los créditos que le dedicamos siguen aumentando en un 35%. Alcanzarán los 54,6 millones de euros. Esta mañana invito a todos a sumarse a este movimiento. Porque así haremos crecer la vida cultural de nuestro país y daremos a todos la posibilidad de participar.

 

Damas y caballeros,

Las expectativas de los franceses, después de estos trágicos acontecimientos, nos obligan. Al escuchar vuestra llamada, sé cuánto compartís conmigo esta necesidad de volver a «la urgencia de lo esencial». Sé cuánto lo compartís ampliamente, puesto que veinte de vuestras asociaciones profesionales lo han firmado y comprendo la dimensión histórica.

La reflexión que queréis emprender, sobre vías y experiencias innovadoras, sobre los modelos colaborativos, los derechos y las prácticas culturales, las nuevas Transversalidades, se une a la mía. Estaremos con ustedes para prolongar la discusión, en particular con la DGCA y su nueva directora, y yo tomaré la pelota al salto.

 

Puesto que ha llegado el momento de afirmar el lugar de la cultura en la Francia que queremos, espero tener en cuenta en primavera, en los territorios, las Jornadas de la Cultura. Espero que reúnan ampliamente a los artistas, los actores culturales y las colectividades territoriales. Lo mencionaré muy pronto ante los miembros del Consejo de las colectividades territoriales para el desarrollo de la cultura.

 

Entre las tareas que tenemos que iniciar, llevar a cabo y tener éxito juntos el año que viene, estas Asambleas serán una etapa esencial. Porque abrirán el futuro. Porque prepararán el lugar de las artes en el mundo que viene y cómo todos los franceses tendrán acceso a él.

 

El camino que tenemos por delante no será fácil. Pero si trabajamos juntos, sé que encontraremos un camino.

Por lo tanto, deseo que en 2016 continuemos con este impulso que nos invita a actuar colectivamente contra los peligros que nos acechan.

Y les deseo un año lleno de encuentros e inventiva.

Un año en el que las obras y los artistas no dejarán de sorprenderte.

 

Le doy las gracias.