Señor Presidente del Consejo, querido Jean-Louis Debré:

Señor secretario general del Gobierno, señor Marc Guillaume,

Señora, Señores representantes de la Asamblea de las Regiones de Francia, de los departamentos de Francia y de los Alcaldes de Francia,

Señor director de la Escuela Nacional de las Cartas, señor Jean-Michel Leniaud,

Señor director del Instituto Nacional del Patrimonio, querido Philippe Barbat,

Señor director general de los patrimonios, querido Vincent Berjot,

Señor director, encargado de los Archivos, querido Hervé,

Queridos amigos:

«¿Por qué reelaborar hoy un concepto de archivo en una única configuración, a la vez técnica y política, ética y jurídica? » se preguntaba Jacques Derrida en su obra La falta de registros, hace ya veinte años.

Esta cuestión sigue siendo más actual que nunca.

Hoy se trata de hacer frente al cambio digital, político y científico de este continente de la memoria que son los archivos de la nación.

Por eso, mientras nos reunimos con ocasión de la instalación del nuevo Consejo superior de los archivos, quisiera, si me lo permiten, esbozar con ustedes algunos aspectos de nuestra reflexión que me anima sobre los archivos, y, más allá, sobre la cuestión de la memoria ciudadana.

Antes de esbozar estas perspectivas, deseo ante todo saludar a quienes han contribuido a esta reflexión sobre los archivos.

Quiero dar las gracias a la presidenta saliente del consejo, la historiadora Georgette Elgey, por su trabajo durante su mandato.

Para mí es una referencia, una amiga, que me ha hecho conocer un poco su propia historia y la de la República, que se confunden.

Sin ella y su papel en el seno de la asociación «una ciudad para los archivos», junto a René Rémond, Annette Wieviorka, Antoine Prost y Michel Balard, nunca habríamos conseguido la creación del centro de Pierrefitte-sur-Seine.

Volveré sobre este logro.

También deseo al Presidente Jean-Louis Debré, quien le sucede, lo mejor para su labor en este foro.

Le agradezco que haya aceptado este cargo.

Como antiguo Presidente del Consejo Constitucional, no dudo de que sabrá dirigir este Consejo con sabiduría y determinación.

Este consejo también acoge por primera vez a personalidades representativas de otras grandes instituciones patrimoniales: quiero agradecer su presencia, la nueva presidenta de la BNF, Laurence Engel y la Directora delegada de las colecciones del INA, Agnes Magnien, que dirigió el Archivo Nacional, como saben.

Fundaciones y asociaciones cuya acción contribuye al conocimiento de nuestra historia también están representadas o invitadas, como el Memorial de la Shoah: agradezco a Jacques Fredj su presencia entre nosotros; o el Instituto de la memoria de la edición contemporánea: Doy las gracias a Nathalie Léger, directora general del IMEC, por estar aquí con nosotros esta mañana.

Por último, este consejo está abierto a interlocutores privilegiados de los archivos, la CADA, la CNIL, cuyos presidentes están con nosotros esta mañana: gracias, pues, a Marc Dandelot e Isabelle Falque-Pierrotin; y como siempre ha sido el caso, a representantes de los usuarios de los archivos, especialmente los genealogistas profesionales y aficionados, que son, con nuestros amigos historiadores o investigadores, los que mejor los conocen.

Esta nueva composición del consejo superior permitirá una reflexión global sobre la memoria y los archivos.

Deseo ahora, mientras se instala el nuevo consejo superior, haceros partícipes de algunas cuestiones de una política al servicio de un nuevo impulso en favor de los archivos de la Nación, sobre la cual vuestra opinión será preciosa.

Como sabéis, en las últimas décadas el hombre ha recogido y conservado más archivos que en un milenio.

¿Cómo, entonces, hablar hoy de una «comunicación de los archivos» sin tratar primero la cuestión del archivo de los medios de comunicación?

En otras palabras, toda nuestra política archivística se revisa a la luz del digital.

400 millones de documentos ya están en línea y en 2015 se leyeron 2500 millones de páginas.

Primero: Archivar lo digital

Se necesita un plan nacional para la conservación digital.

Los servicios de archivos participan en la desmaterialización de los procedimientos administrativos que esperan nuestros conciudadanos que desean poder acceder a distancia, en cualquier momento y con toda seguridad, al nuevo servicio público en línea.

Tenemos que construir las herramientas y plataformas digitales que permitan tener en cuenta los archivos públicos ya digitales, como: la matriz catastral, las actas notariales, los datos del estado civil o los archivos de las jurisdicciones.

Hay dos programas dedicados a estas nuevas cuestiones, que conviene lograr:

. el programa VITAM - creación de una solución de software para permitir la transferencia de datos digitales a las plataformas de los Archivos Nacionales y de los servicios de archivos del Ministerio de Defensa y de Asuntos Exteriores;

. y el programa AD-ESSOR para los servicios de archivos departamentales, comunales y regionales.

Segundo: difundir lo digital

La creación del portal «FranceArchives.fr» llevado por el Ministerio de Cultura y Comunicación con el concurso de los Ministerios de Defensa y de Asuntos Exteriores permitirá recuperar todos los datos históricos y las fuentes de nuestra historia individual y colectiva utilizando los motores de búsqueda las más comunes.

La difusión en línea de documentos tales como: registro civil, deliberaciones de los municipios, censos de población, catastro, hipotecas, fotografías, mapas y planos - ofrece una oportunidad sin precedentes para satisfacer la sed de conocimiento de nuestros conciudadanos, su necesidad de historia, o su gusto por la genealogía.

Este movimiento debe ampliarse.

Tercer reto de lo digital: asegurar la «paz de las memorias» y responder mejor al deseo de memoria.

Esta es, en mi opinión, la dimensión principal de la cuestión que nos ocupa hoy.

Esta memoria no es solo la de personajes ilustres, poderosos o ricos. Tiene que ver con los que Michel Foucault llamaba «los hombres infames», que no son los hombres indignos sino los que no han dejado huellas de su vida más que las de una condena o de un certificado de muerte que figuran en los archivos: los excluidos de la historia.

Pienso aquí en el conjunto del trabajo realizado por la red de servicios públicos de archivos desde hace una década sobre la historia y la memoria de las trata de esclavos y de la esclavitud y, en primer lugar, a la publicación de una guía de investigación que hace ya época y ha hecho posible nuevos trabajos científicos.

Pienso también en las colectas de testimonios emprendidas para conocer la historia de las familias rescatadas por ATD Cuarto Mundo, las fuentes que documentan la historia de Emaús Internacional, las de los primeros combates librados contra el sida por el movimiento Aides o incluso, más recientemente la recogida de objetos y relatos después de los atentados de noviembre de 2015 en París.

Más allá de la producción administrativa, es importante no descuidar las fuentes que documentan la vida de todos los que no han podido decir nada, de los que siguen siendo invisibles.

Existen tres ámbitos de reflexión sobre estos temas.

Primer trabajo: la paz de las memorias

Los Archivos de Francia deben estar al servicio de lo que el Presidente de la República llamó la «paz de las memorias».

Hemos compartido una historia común con muchos países. Es importante favorecer el conocimiento de esta historia y compartir las fuentes que la testimonian.

Aquí, por supuesto, son los archivos nacionales de Ultramar en Aix-en-Provence, que tienen la vocación de ser el principal actor.

El digital es la herramienta para compartir memorias.

Se están elaborando guías de investigación con Argelia, Vietnam, Senegal, Mauritania, Congo-Brazzaville, etc.

Se trata de explorar estos campos de la memoria compartida con las antiguas colonias: Indochina, Madagascar, ... ; y con otros países.

Me vienen a la mente dos ejemplos.

Estuve con el Presidente de la República en Senegal el 30 de noviembre de 2014 en el cementerio de Thiaroye cuando entregó los archivos digitalizados que relatan la masacre de los tiradores senegaleses del 1er diciembre de 1944 de lo que hoy dan testimonio las tumbas blancas y anónimas de estos lugares. Setenta años después de los hechos, François Hollande transmitió al Presidente senegalés una copia de los archivos franceses que permitirán, si no, esclarecer al menos el trabajo de memoria y de investigación realizado por senegaleses.

Otro ejemplo, la semana pasada, durante la visita del Gobernador General de Australia a Francia, pude entregar a Su Excelencia Sir Peter Cosgrove la versión digitalizada de los primeros mapas geográficos de su país, realizados por las expediciones francesas, como la de Nicolas Baudin, en los primeros contactos con esta tierra a partir de 1772.

Es necesario desarrollar estas herramientas, multiplicar estas iniciativas y transmitir los archivos digitales para que los investigadores de todos estos países se apoderen de ellos, para que los hombres y las mujeres de estos países se los apropien; sin que la historia y la distancia les impidan hacerlo. Podemos compartir la memoria sin privarnos de ella.

Segunda obra: las grandes colectas o la necesidad de responder al deseo de memoria de nuestros conciudadanos.

Después del éxito de la «Gran Colección» de los archivos de los franceses relativos a la Primera Guerra Mundial, quiero que esta operación se convierta en una cita regular de nuestros conciudadanos con su historia, sus archivos, su memoria. Con motivo de su discurso del pasado 19 de marzo, el Presidente de la República quiso que la Gran Colecta se dedicara en 2016 a «Francia ultramar en los siglos XIX y XX». Los Archivos Nacionales de Ultramar, en Aix-en-Provence, desempeñarán un papel importante en esta operación.

Me imagino entonces lanzar un vasto proyecto memorial de otra Gran colecta en torno a la plaza de las mujeres; deseo asociar a ello al Consejo superior de los archivos.

Se trata de comprender mejor el lugar de las mujeres en nuestra sociedad: lugar de las mujeres en el mundo del trabajo, en la vida doméstica y política, lugar de las mujeres en la memoria colectiva.

Los archivos de las asociaciones de derechos de las mujeres, de los movimientos feministas, incluso de publicaciones de las mujeres; archivos de Planificación familiar, y muchas otras fuentes deberán ser reunidas.

Me propongo nombrar rápidamente a una gran personalidad que podría dirigir el comité dedicado a esta cuestión. Le corresponderá definir mejor la problemática y el período elegido para esta recogida.

Este comité tendrá por misión federar y movilizar a todos los agentes que participarán en este proyecto.  Además de la red de servicios de archivos que son los Archivos nacionales, los Archivos nacionales del mundo del trabajo, los Archivos nacionales de ultramar, ya mencionados, los archivos departamentales o incluso los archivos comunales; sino también las grandes instituciones de memoria que son el INA, el BNF, y el IMEC, incluso servicios de archivos extranjeros.

Por último, habrá que alentar al mayor número posible a movilizarse sobre esta cuestión y favorecer la puesta en circulación de los archivos privados de estos movimientos, de estas mujeres, de estas vidas, en torno a grandes figuras pero también a trayectorias de vidas singulares.

Tercera obra: los archivos de la justicia.

Casi 30 años después de la grabación del juicio Barbie - primer juicio filmado en 1987 seguido por los juicios Touvier (1994), Papon ( 1997-1998), AZF (2009 y 2012) o Pinochet (2010) - Se trataría de dar pleno sentido al proyecto de Robert Badinter lanzando una ambiciosa colecta de registro de los procesos (justicia civil y penal) para dejar testimonio de la justicia en lo cotidiano y contribuir a transmitir una visión de la sociedad contemporánea francesa.

El Consejo Superior de Archivos podría participar en la concepción del proyecto tanto desde el punto de vista metodológico como desde el punto de vista de su viabilidad.

Para ser más eficaz, el Consejo Superior podría rodearse de un consejo científico, suplendo así la supresión de la Comisión consultiva de los archivos audiovisuales de la justicia en 2013.

Por último, este consejo debería asociar, además de a los principales ministerios interesados, a especialistas en el tema: historiadores de la memoria, del derecho, de la imagen animada y también de los sociólogos para garantizar el mejor enfoque de la sociedad francesa.

Queridos amigos:

Mi primer mensaje esta mañana, para dar este nuevo impulso a los Archivos, es que la digitalización debe estar al servicio de esta paz de las memorias.

Debe dar pleno sentido al derecho a la memoria, dando acceso a la memoria de la justicia.

En el momento en que en el mundo esta memoria, o bien el archivo que la registra, a veces está oculta, destruida, prohibida, desviada o reprimida, llevamos esta responsabilidad hacia nuestros conciudadanos, el archivo y la memoria.

Se deriva de nuestra reflexión sobre los archivos hoy.

Me refiero, por supuesto, a los sitios de Fontainebleau, Pierrefitte-sur-Seine, París, pero también a la red de servicios departamentales de archivos.

Sobre la implantación inmobiliaria, la administración se pronunciará ante otros organismos creados para ello.

Primero con respecto a Fontainebleau.

No ignoro que los Archivos Nacionales conocen en este sitio desde el 28 de marzo de 2014 un siniestro de una gran magnitud: dos de las unidades que amenazaban con derrumbarse están actualmente bajo protección.

Los 41 funcionarios que siguen trabajando en el sitio están alojados en locales provisionales.

Esta situación no puede continuar.

Hay que permitir a ese personal proyectarse hacia el futuro.

He pedido al Secretario General y al Director General de los Patrimonios que trabajen rápidamente con los representantes del personal para establecer la concertación y los mecanismos que permitan tomar una decisión en las próximas semanas.

Pierrefitte-sur-Seine después.

Ante todo, quisiera recordar que esta inmensa obra no habría tenido éxito sin el trabajo de todo el personal de los Archivos y en particular de los del sitio de Fontainebleau.

El proyecto se llevó a cabo mediante una intensa movilización interna, basada en la constitución de grupos de trabajo de diseño y validación, para todas las obras y en todas las etapas.

Fueron ellos los que permitieron la instalación en buenas condiciones de los archivos en Pierrefitte gracias a los conocimientos que supieron desarrollar en la gestión de archivos voluminosos, la informatización a gran escala o el archivo electrónico.

Había que subrayarlo y esta mañana quiero rendirles homenaje.

En términos operativos, el sitio se beneficia de una accesibilidad por los transportes públicos que se reforzará en un futuro próximo, de una proximidad con numerosos servicios productores (los ministerios), de un entorno científico denso. Hace frente a la Universidad de París 8, no lejos de la Universidad de París 13, y la instalación del campus Condorcet en Aubervilliers creará al norte de París un polo de excelencia en ciencias humanas y sociales.

En términos de inserción territorial después: Pierrefitte es uno de los ejes principales del Gran París, que este proyecto anticipaba de alguna manera. La creación de una dinámica entre los diferentes sitios de los archivos, aboliendo las fronteras del periférico, estaba inscrita en los genes del proyecto.

A este respecto, quiero recordar la implicación determinante de las colectividades territoriales, en primer lugar la comunidad de aglomeración de Plaine común dirigida por Patrick Braouezec, que buscaba para este terreno baldío de 4 hectáreas, [llamado de los Tartres,] una infraestructura de alto nivel, que puede implicar la recalificación de este territorio.

Desde un punto de vista simbólico y social, por último: Pierrefitte permite volver a estrechar el vínculo entre la Francia de ayer y de hoy instalando los Archivos nacionales, memoria de Francia, a pocas manzanas de la basílica de San PedroDenis, en el territorio más joven y más mestizo de Francia, era un gesto a la simbólica republicana fuerte.

El tema elegido para la comunicación en el momento de la apertura y que vale para todos nosotros hoy díalo recordaba claramente: «¡A los archivos, ciudadanos! ».

Esta nueva implantación se acompañó de una formidable conversión de la institución al digital con la creación de una sala de inventarios virtuales con más de 22.000 inventarios.

París por fin.

En 2015, el Ministerio puso en marcha una iniciativa encaminada a reagrupar los servicios de la administración central, para un funcionamiento más transversal y una mejor valorización de los inmuebles estatales que se le confían.

A petición de France Domaine y del Consejo de Bienes Raíces del Estado, se han elaborado diversas opciones.

Me complace anunciar, con ocasión de este Consejo Nacional Superior, que el Consejo de Bienes Raíces del Estado ha emitido su dictamen y emitido un dictamen favorable al escenario privilegiado por el Ministerio, es decir, la instalación de una parte de los servicios de la administración central en el cuadrilátero de los Archivos.

Los Archivos Nacionales podrán funcionar dentro del cuadrilátero privilegiando las necesidades científicas que les son propias; la implantación de los servicios administrativos no se hará en detrimento de los archivos, sino todo lo contrario. Y la coherencia en absoluto estará garantizada.

El conjunto de los edificios y sitios del cuadrilátero va a poder beneficiarse de financiaciones para renovar todo a la vez los edificios declarados monumentos históricos pero también a los espacios de conservación dedicados a los archivos, entre ellos los Grandes Depósitos construidos por Louis-Felipe y Napoleón III.

La amenaza de un posible desmantelamiento del cuadrilátero de los archivos, incluso de una «cesión por apartamento», se ha descartado definitivamente.

Todos nosotros podemos felicitarnos por esta noticia.

Último punto: la red de servicios departamentales de archivos.

Los archivos son el laboratorio de una descentralización original en la que el Estado y las colectividades colaboran para aplicar una misma política pública.

Los servicios departamentales, que conservan en su mayoría los archivos de los servicios descentralizados del Estado (75% de los fondos), son financiados por el departamento, pero dirigidos por personal científico puesto a disposición gratuitamente por el Ministerio de Cultura, que ejercen el control científico y técnico del Estado sobre el conjunto de los archivos públicos del departamento.

Esta red se enfrenta a dos desafíos importantes:

La saturación de los edificios de archivos por una parte (más de la mitad de los edificios de archivos departamentales experimentan una tasa de ocupación superior al 80%).

Por consiguiente, también en este caso es fundamental poder acelerar la desmaterialización de los procedimientos y revisar los criterios de selección y clasificación de determinados archivos administrativos.

La reforma territorial por otra parte. Ésta tiene inevitablemente consecuencias para los servicios públicos de archivos: debemos acompañar el aumento de las intercomunalidades, la creación de las metrópolis, la nueva cartografía de las competencias entre colectividades y la puesta en común de sus medios, la creación de nuevas regiones.

En todos estos puntos, para todos estos sitios se requiere una colaboración ejemplar entre el Estado, las Regiones y los departamentos para garantizar la continuidad del servicio público y la igualdad de trato de los franceses con respecto al acceso a los archivos públicos y a la historia.

El Consejo Superior de Archivos debe acompañar la ambición y trazar perspectivas científicas y culturales fuertes para los Archivos de Francia como los archivos en Francia:

En primer lugar, la red de servicios públicos de archivos debe ser, más que nunca, un polo principal de la investigación en el ámbito de las ciencias humanas y sociales y en el del derecho: por lo tanto, es importante sistematizar las asociaciones científicas con las grandes estructuras de la investigación: CNRS, ANR y, las universidades en todo el territorio.

En segundo lugar, la apertura a nuevos públicos debe ser una prioridad, gracias a una oferta renovada y ampliada: científicos y eruditos, internautas, profesores, estudiantes, escolares (con una oferta educativa que integra dispositivos de lucha contra el analfabetismo y el abandono escolar), públicos asociativos o del ámbito social, públicos impedidos, todos deben poder alimentar su deseo de memoria.

Por último, me parece importante reforzar el vínculo de la red de servicios públicos de Archivos con sus territorios de implantación: que sea Pierrefitte-sur-Seine, en Roubaix, en Montpellier y en todo el territorio donde un servicio de archivos pueda desempeñar un papel social, cultural, educativo.

Queridos amigos:

Como decía el Presidente de la República el 11 de febrero de 2013 en Pierrefitte-sur-Seine: «La memoria de Francia pertenece a todos los que viven en nuestro país hoy y lo aman. »

Los archivos permiten captar a lo largo de nuestra historia nociones tan fundamentales como el derecho de voto, la laicidad o la igualdad hombre/mujer.

Las nuevas herramientas digitales que he mencionado deberán reforzar el lugar que ocupa la red de archivos en materia de educación para la ciudadanía.

Todos los franceses serán invitados a enriquecer las fuentes de nuestra historia, confiando sus archivos a las instituciones públicas y enriqueciendo los contenidos digitales gracias a los usos del internet colaborativo.

En un momento en que presenciamos una guerra de memorias, en que surgen tensiones entre el derecho al olvido y el deber de memoria, y en que se cuestionan la historia y los valores de nuestra democracia, incluso mediante el terror, deseo que el consejo superior de los archivos me ayude a poner los archivos en el centro de las grandes cuestiones de nuestra sociedad y responda a su deseo de memoria.

Le doy las gracias.