Mesa redonda SACD-SCAM: «Creación, televisión, reglamentación: ¿qué retos en 2015? »

Mesa redonda SACD-SCAM: financiación de la creación y papel de las cadenas de televisión

 

Sr. Presidente de la Comisión de Asuntos Culturales y Educación, Patrick BLOCHE,

Sr. senador, querido David ASSOULINE,

Presidenta de la SACD, Estimada Sophie DESCHAMPS,

Presidenta de la SCAM, estimada Julie BERTUCCELLI,

Sr. Presidente de France Télévisions, estimado Rémi PFLIMLIN,

Sr. Secretario General de Canal +, estimado Laurent VALLEE

D. el presidente de EuropaCorp Televisión, querido Thomas ANARGYROS

Sr. Presidente del Fipa, querido Didier DECOIN

 

Queridos amigos:

Se espera de nuestro país un impulso creativo a la medida del sobresalto ciudadano que ha hecho de Francia un símbolo de la libertad y la cultura. Por tanto, es un gran placer para mí estar hoy aquí con ustedes para hablar de la importancia de la creación y de su financiación. He escuchado sus conversaciones esta mañana con mucha atención.

Desde mi llegada al Ministerio de Cultura y Comunicación, he hecho del apoyo a la creación una de mis tres prioridades, con la excelencia y la proyección, y el acceso de todos a la cultura.

Al igual que usted, estoy convencida del papel eminente que debe desempeñar la televisión :

Porque la creatividad es una de las fuerzas de Francia en el mundo ; existe un «deseo de Francia», el reconocimiento internacional de una «pata francesa» en el conjunto de los sectores de la creación;

 

Porque el sector audiovisual puede ser un sector de excelencia para Francia, capaz de crear empleos duraderos y crecimiento;

 

Porque la televisión es un medio universal y popular que sigue siendo para muchos la principal puerta abierta a la cultura;

 

porque es un factor esencial de reunión nacionalun lugar donde se construyen y se difunden nuestra cultura y nuestros valores.

Después de los acontecimientos que nos han marcado a todos en lo más profundo de nosotros mismos, estos retos son tanto más fuertes:

 

  • A través de la libertad de expresión y de creación, la cultura se ha visto afectada,

 

  • Porque la cultura es una resistencia al miedo, al oscurantismo, a la división, es a través de ella que debemos responder al desafío lanzado a nuestra República

 

  • Porque es a través de la cultura que podemos recrear una conciencia colectiva, un horizonte de futuro común y valores compartidos, al mismo tiempo que hacemos vivir nuestros debates.

 

Nuestra política audiovisual es fuerte : se apoya en ayudas, mecanismos de intervención innovadores todos dirigidos hacia la creación francesa, con la necesaria difusión de esta creación. A poco más de mil millones de euros, lo digo con fuerza, se trata de una política verdaderamente ambiciosa, que hoy se enfrenta a una revolución, la de lo digital y la de la globalización, a la que hay que responder. La aparición de nuevos actores poco o no regulados, la multiplicación de las maneras de acceder a las obras, mucho más móviles, individuales, una elección que se hace casi infinita - todo esto trastorna el entorno que es el nuestro mientras que crea formidables oportunidades. Aunque la situación ha mejorado:

 

  • hay que constatar que Francia es uno de los pocos grandes países de creación donde la ficción americana encuentra regularmente aún más éxito que la ficción nacional;

 

  • ¡Debemos constatar también que la presencia de nuestras obras en el ámbito internacional sigue siendo aún limitada, sobre todo teniendo en cuenta nuestro extraordinario potencial! 

 

Debemos dotarnos de los medios para hacerlo mejor. Mi ambición es hacer de Francia la campeona de la creación y de la innovación audiovisual. La campeona de la ficción, género creativo para el que se abre un mercado internacional considerable, y en el que Francia debe sacar partido. En la que debe brillar, a la altura de nuestros talentos y de nuestra fuerza creativa.

 

Para ello, debemos trabajar en todas las facetas de la financiación de la creación, sin tabúes. A finales de 2013, el Parlamento quiso introducir una primera modificación. Es necesario que entre en vigor rápidamente, pero también tenemos que llevar a cabo un trabajo más global de reforma.

Por esta razón, el proyecto de decreto llamado «producción» que voy a someter al Consejo de Estado para una publicación rápida, se estrecha sobre la única cuestión de las cuotas de coproducción y del encuadramiento de los mandatosde conformidad con la voluntad del legislador.

En este texto, el Gobierno ha tenido en cuenta las observaciones del CSA. Las cadenas se beneficiarán de una flexibilización con la posibilidad de poseer participaciones de coproducción cuando financien más del 70% una obra, y los productores conservarán los mandatos de comercialización de las obras que produzcan cuando dispongan de una capacidad de distribución que permita explotarlas. Pero, como saben, esta modificación no permite por sí sola responder al conjunto de los problemas planteados por la revolución digital. Así que tengo ya comprometido con mis servicios un trabajo más completo de reforma, articulado en torno a tres ejes estratégicos:

 

  • apoyar la creación, en particular la creación de jóvenes;
  • favorecer la proyección y el atractivo de nuestro país;
  • compartir mejor el riesgo.

 

En primer lugar, quiero recordar mi compromiso con las obligaciones de inversión de las cadenas de televisión en la creación. No por costumbre, o porque sería un tótem. Pero porque creo que es mediante la inversión en la creación francesa que podremos responder a los desafíos de la globalización y de las evoluciones de las prácticas del público, especialmente los más jóvenes. Es porque estoy tan convencida de que la creación francesa, es para los difusores franceses, el medio de diferenciar su oferta de programas de la de los gigantes de la red. La creación francesa es específica, porque desarrolla una visión de autor sobre el mundo, diferente, compleja, vanguardista.

Por eso hemos luchado por la excepción cultural: permitir que exista esa diversidad.

Ya hemos adoptado medidas para apoyar mejor la creación de:

 

  • para la ficcióna partir de 2014, intensificando los esfuerzos en favor de la escritura y el desarrollo;

 

  • para el documentalcon el nuevo enfoque del apoyo gestionado por el CNC a las obras más ambiciosas, proponiendo el punto de vista de un autor - esta reforma, que acaba de entrar en vigor, se presentó ayer en detalle; lleva una verdadera ambición cultural para este género;

 

Deseo que este trabajo continúe, y en particular sobre la animación : el CNC trabaja en una mejora del dispositivo de apoyo, y he pedido a su presidenta, Frédérique Bredin, que tenga en cuenta en esta reflexión la necesidad de valorizar mejor la creación y en particular el trabajo de los autores de lengua francesa. Todo este trabajo se completará antes del verano. En general, en un entorno en el que estamos saturados de propuestas, debemos apoyar mejor la innovación y la asunción de riesgos editoriales, desarrollar más la oferta digital, incluso proponiendo formatos específicos. En este sentido, France Télévisions, primer socio de la creación audiovisual, tiene un papel central que desempeñar, como estímulo a la creación y a las industrias culturales. En la mayoría de los países, el servicio público ha impulsado la renovación creativa de la ficción - en el Reino Unido, en los países nórdicos. Estaré muy atenta a que el sector audiovisual público sigue desempeñando su papel de motor esencial para la creación, y mantiene su lugar en favor de la innovación, la audacia y la renovación de los talentos, en particular en ficción. Será uno de los retos del trabajo llevado a cabo en este momento, a petición mía, por los servicios del Estado bajo la coordinación de Marc Schwartz, para redefinir las grandes misiones de France Télévisions, antes de la designación por el CSA de la próxima presidenta o del próximo presidente.

 

Pero tendré ocasión de decir más durante el mes de febrero, porque, como ustedes saben, la cuestión de las misiones del servicio público implica varios retos más que nunca determinantes en nuestra sociedad. Asimismo, hay que preguntarse sobre el papel de las ayudas del CNC para favorecer la renovación creativa. La creación del «web-cosip», la reforma de la ficción en 2012, van en el buen sentido, pero más generalmente hay que preguntarse sin duda si estas ayudas no podrían acompañar más a la asunción de riesgos.

El apoyo a la creación pasa también por la defensa del derecho de autor, que es la base de la creación y de nuestra política cultural. Como saben, tengo una fuerte ambición europea por el derecho de autor, a la altura de la importancia de la cultura para el proyecto político europeo.  Francia puede - y debe - hacer progresar el debate europeo para acercarlo a los verdaderos retos y protegerlo de las falsas buenas ideas.

Ya he identificado cuatro prioridades, que tuve la oportunidad de presentarles hace menos de diez días, en el marco del evento que he dedicado al derecho de autor:

 

  • la remuneración de la creación y el estatuto de los intermediarios técnicos;
  • la aplicación efectiva de los derechos de autor y derechos afines;
  • la portabilidad de los contenidos y de la interoperabilidad de los formatos;
  • la cuestión del acceso a los conocimientos y la participación en la cultura.

 

Es en estas cuatro prioridades que debemos trabajar juntos, y sé que puedo contar con su movilización.

 

[2. Promover la radiación y el atractivo]

 

Mi segundo eje estratégico es favorecer la difusión de la creación audiovisual francesa.

 

(a)                              apoyar mejor su exportación

 

El mercado se ha vuelto global, con una creciente demanda de programas originales para responder a la multiplicación de pantallas y modos de difusión. Es una oportunidad formidable para la creación francesa, que puede hacer oír su diferencia y su originalidad.

 

Esto implica, en primer lugar, apoyar mejor la exportación. La reforma del apoyo al documental va en este sentido, valorizando por primera vez el éxito a la exportación.

 

Deseo que esta preocupación se extienda al conjunto de los géneros creativos, y este es el sentido del trabajo emprendido por el CNC sobre las ayudas a la exportación. Es un reto de proyección, pero también un reto económico para nuestra creación, ya que el éxito de la exportación permitirá aportar nuevas financiaciones.

 

Por último, evidentemente, está en juego, en una gestión que incluye todos los demás ámbitos en los que brilla la creación francesa (el libro, la música, el videojuego...), la misión que acabo de confiar, junto con mi colega Matthias Fekl, a Isabelle Giordano. No dudo que ella sabrá llevar con ella a todos nuestros creadores hacia éxitos cada vez más brillantes. Evidentemente, se trata de un reto para la vitalidad de cada uno de los ámbitos afectados, pero también, lo he dicho, de difusión de la cultura francesa, y por ello es una cuestión central.

 

(b)                            desarrollar asociaciones con otros países

 

También quiero desarrollar asociaciones con otros países para desarrollar coproducciones o desarrollo en común de proyectos: hoy existe un único acuerdo de coproducción en materia audiovisual, con Canadá. Lo que se ha denominado «fondo común para el desarrollo de ficciones franco-alemanas» ya está prácticamente finalizado, y permitirá desde 2015 acompañar la fase de escritura y desarrollo de ficciones franco-alemanas (el momento más crítico y peor financiado). Ya se están celebrando otras conversaciones, pero es preciso proseguir activamente, en particular con el Brasil.

 

(c)                              Importancia del francés

Sé que el desarrollo de la exportación plantea a veces la cuestión del idioma. Los ejemplos extranjeros - Suecia, Noruega, Israel, Turquía - Francia también, con por ejemplo ¡Los retornados! - muestran que cuando hay creatividad y excelencia, el idioma no es un obstáculo para el éxito internacional. De hecho, creo que la lengua es incluso un aspecto esencial de la diversidad culturalla diferenciación a la que me referí antes. Creo también que, con la francofonía, las obras francesas tienen vocación de llegar a un público mundial, en pleno desarrollo. Así que estoy muy apegada a ella.

 

Al mismo tiempo, también es necesario dotarse de los medios para desarrollar ficciones de fuerte ambición cultural, con una vocación internacional inmediata. Habíamos consultado a la profesión sobre una ampliación de lo que se denomina el «corredor europeo» para ciertos tipos de editores solamente. Se trata de permitir a las cadenas de televisión invertir más en producciones en lengua extranjera. Esta evolución me parece necesaria, quizás más globalmente. Pero también hay que velar por el lugar de los autores de lengua francesa en las producciones que entran en este corredor. La cultura francesa pasa por sus autores: una ampliación por tanto, debe ir acompañado de medidas sobre el empleo y la formación de estos últimos. Por tanto, este punto se refiere al trabajo más profundo que ya he emprendido.

 

(d)                            Atractivo

 

Para que Francia sea una campeona de la creación audiovisual, es necesario desarrollar el atractivo de su sector. Por eso, a finales de 2014, con el apoyo de los parlamentarios, reforzamos el crédito fiscal en favor de la animación. Y estas modificaciones eran consecuencia de las adaptaciones del crédito fiscal nacional en favor de series de ficciones coproducidas con el extranjero, que entraron en vigor a principios de 2014. Estos últimos ya han dado sus frutos, con un número creciente de proyectos franceses elogiados en el extranjero. Seguiré vigilante para que la competitividad de la producción francesa se instale a largo plazo.

 

[3. Mejor distribución del riesgo]

 

Mi tercer eje estratégico es la distribución del riesgo. La arquitectura actual de nuestro sector audiovisual es particularmente compleja, con un entramado de textos muy detallados, un modelo de producción poco claro, basado en la independencia pero en el que las emisoras garantizan una parte de financiación a veces muy mayoritaria, especialmente en lo que se refiere a las ficciones. Creo que podemos compartir la constatación según la cual este modelo se ha vuelto demasiado complejo para estar realmente a la altura de los desafíos a los que nos enfrentamos hoy, y debe ser actualizado.Deseo dirigir varias reflexiones sobre este terreno, en estrecha relación con todos vosotros, que sois los primeros afectados, y que debéis ser sus artífices a mi lado.  Entre estas reflexiones, me propongo:

 

  • la de la simplificación de los textos y de una mejor articulación entre reglamentación y acuerdos profesionales, para que las normas sean más fácilmente adaptables y evolutivas;

 

  • la de la clarificación de los modelos de producciónen torno a los conceptos de productor delegado y productor ejecutivo;

 

  • la de la estructuración del sector, hoy demasiado fragmentado. En primer lugar, debo decir que no deseo un sector concentrado en torno a unos pocos grandes productores. Estoy comprometida con un sector diversificado, capaz de innovar, de adaptarse rápidamente a un mundo muy cambianteCapaz también de responder a una demanda de programas muy dinámica y cada vez más variada debido a la evolución de las prácticas de visualización.

 

Pero, como han subrayado todos los informes, el número de empresas audiovisuales ha crecido muy fuertemente, mientras que muchos productores se encuentran en una situación financiera tensa y algunos de ellos tienen una actividad residual con, a veces, una sola emisora como cliente. Al reforzar el régimen de intermitencia, este Gobierno hace un gesto fuerte, esencial para la supervivencia de un gran número de empresas del sector. Esto implica una mayor responsabilidad por parte de los actores culturales para favorecer el empleo permanente, en particular en la producción audiovisual. Esta estructuración pasa sin duda por un mejor equilibrio entre ayudas selectivas y automáticas del CNC, al ejemplo de lo que se acaba de hacer para el documental. France Télévisions también debe desempeñar un papel importante en este ámbito.

Por último, quiero reflexionar sobre la transparencia : he pedido al CNC y a la Dirección General de Medios de Comunicación e Industrias Culturales que creen un grupo de trabajo para definir lo que podría llamarse un «presupuesto tipo», que se dedicará en particular a precisar los conceptos de salario productor, de margen, de gastos generales, de aportaciones a las industrias. Esto también debe aplicarse a los informes, que deben normalizarse para aclarar y asegurar la recuperación de ingresos. No se trata de arrojar sospechas sobre el sector, sino de definir un vocabulario y unas prácticas comunes y aceptadas por todos, que favorezcan la inversión en la creación. Espero que este trabajo, que se hará como he dicho en concertación con todas las partes interesadas, pueda desembocar en un acuerdo interprofesional. Si se necesitan disposiciones legislativas, como en el caso del sector cinematográfico, asumiremos nuestras responsabilidades.

 

Mi ambición para el sector audiovisual pasa por una producción independiente fuerte, garante de diversidad, de asunción de riesgos y de innovación. No puede construirse sin los editores de cadenas, cuyo papel en la difusión de las obras francesas y el acceso del público a estas obras debe seguir siendo central frente a la potencia de mercado de los operadores de la red. Ahora bien, como saben, hoy se encuentran en una situación delicada: el mercado publicitario de la televisión ha disminuido considerablemente en los últimos años, y los actores franceses están sometidos a la competencia creciente de operadores no regulados. Las restricciones presupuestarias de las emisoras son reales, y el sector público no se salva. Debemos construir juntos una alianza estratégica entre creadores, productores y difusores para que Francia sea una campeona de la creación y de la innovación audiovisual. Tenemos las mejores competencias, pero debemos salir de las oposiciones sistemáticas y construir juntos una visión común del futuro. Sobre los diferentes aspectos de esta vasta obra, deseo avanzar rápidamente y mis equipos de la Dirección General de Medios de Comunicación e Industrias Culturales (DGMIC) y del CNC trabajan ya sobre una base de evoluciones posibles sobre las que seréis consultados en primavera, Espero que se aplique antes del verano. Por último, quiero decirles que la televisión es asunto de todos. Entra en el corazón y en la vida de los franceses, suscita pasiones, desencadena y nutre, junto a la prensa escrita y todas las creaciones (cinematográfica, literaria, plástica, teatral...) los debates de nuestra sociedad. Hace vivir la creación y la cultura francesas, que lleva al conjunto de los hogares franceses, dondequiera que estén y cualesquiera que sean. Este vínculo indefectible entre el audiovisual y los franceses es más importante que nunca, porque permite un aprendizaje de la diversidad, de la diferencia, de la libertad, pero también de la comunidad de valores. 

Debemos mantener esta ambición en alto. Pueden contar con mi compromiso.