Steven Hearn en colaboración con Olivier Saby entregaron a Arnaud Montebourg, Ministro de Economía, Recuperación Productiva y Digital y Aurélie Filippetti, Ministro de Cultura y Comunicación su informe sobre el desarrollo del emprendimiento en el sector cultural en Francia. 

Operando en un sector que representa el 3,2% de la riqueza nacional, las empresas culturales son creadoras de empleo y participan del atractivo y del desarrollo económico de los territorios.

Basado en más de un centenar de entrevistas realizadas a empresarios, agentes financieros, responsables de dispositivos de acompañamiento y representantes de los poderes públicos, el informe constata lo siguiente: 

- a pesar de un nivel de estudios en general elevado, los empresarios del sector cultural están poco formados en la creación y gestión de empresas; 

- su motivación inicial está más orientada hacia el valor y el sentido de los proyectos que hacia su rentabilidad y rentabilidad; 

- la estructuración de sus proyectos es a menudo arriesgada, y difícilmente puede desembocar en un proyecto de empresa construido, por falta de acompañamiento y de comprensión de los agentes económicos y financieros o de reconocimiento de su capacidad de innovación; su proyecto comienza a menudo en forma asociativa antes de desembocar en una forma más clásica de empresa; 

- El acceso a la financiación en fase de desarrollo sigue siendo un problema importante que provoca muchas deficiencias. 

 Si en total las empresas del sector cultural encuentran dificultades de estructuración bastante similares a las de todas las TPE/PYME, su desarrollo parece más difícil que la media, porque su modelo de negocio es mal asimilado y entendido por aquellos que podrían acompañarlos. 

 Frente a estas dificultades, el informe formula varias recomendaciones. 

 Los Ministros prestaron especial atención a las siguientes cuestiones y expresaron su interés en prestarles apoyo: 

- favorecer el acceso de las empresas culturales a los dispositivos de ayudas y de financiación de derecho común, cuando cumplan los criterios: créditos impuestos investigación, estatuto de joven empresa innovadora, programa "french tech" desarrollado por el Banco Público de Inversiones para favorecer el desarrollo de la innovación no tecnológica;

- favorecer el desarrollo de las empresas culturales que se desarrollan en el ámbito de la economía social y solidaria, en particular en el marco en curso de definición en la Ley ESS en curso de debate en el Parlamento; 

- facilitar su acceso a la financiación, en particular desarrollando la asociación entre el Banco Público de Inversiones y el IFCI para la experiencia de los proyectos que requieren acceso al crédito, más allá de los mecanismos de garantía y de anticipos ya existentes; 

- entablar un diálogo con los entes regionales, sobre la base de las propuestas del informe, para favorecer la emergencia de estructuras de acompañamiento de los empresarios del sector, animándoles a estructurar "clusters" regionales, como por ejemplo lo que algunas colectividades ya han podido desarrollar, en particular, en el ámbito digital o del tratamiento de la imagen; 

ayudar a la organización de una convención de las empresas culturales, con el fin de favorecer la estructuración del sector y permitirle posicionarse como referente en el diálogo nacional sobre el desarrollo económico; 

- favorecer el desarrollo de una plataforma internet recurso, aproximando los esfuerzos de la agencia para la creación de empresas (APCE) a los de la Dirección General de Medios de Comunicación e Industrias Culturales, que recientemente ha editado "emprender en las industrias culturales: la guía de los dispositivos nacionales de apoyo a la creación y desarrollo de empresas culturales".

 Los dos Ministros acordaron hacer un balance del desarrollo de este sector y de la aplicación de las medidas acordadas en el plazo de un año.