Con la perspectiva de reconocer mejor las especificidades del acondicionamiento de las salas de cine en relación con el urbanismo comercial, el Senado votó al igual que la Asamblea Nacional, la transferencia del código de comercio al código del cine y de la imagen animada el procedimiento de expedición de la autorización de acondicionamiento cinematográfico.

Los senadores también han adoptado dos enmiendas que tienen por objeto transponer determinadas propuestas contenidas en el informe de Serge Lagauche «Balance y propuestas sobre el régimen de autorizaciones de acondicionamiento cinematográfico resultante de la Ley de modernización de la economía de 4 de agosto de 2008».

Se trata prioritariamente de garantizar el mantenimiento y la protección del pluralismo de la explotación cinematográfica con el fin de garantizar la variedad en el territorio de las salas Arte y Ensayo y de los multicines, que constituye uno de los factores clave para el dinamismo de la frecuentación de las salas de cine y para la difusión del cine en Francia.

Se ha introducido un nuevo umbral de ocho salas, cuyo paso implica la presentación de una nueva solicitud de autorización ante la comisión departamental de acondicionamiento cinematográfico. En particular, permitirá someter a la comisión los casos de ampliación de establecimientos en número de salas sin crear nuevas sillas, habida cuenta de su impacto en el acceso de las salas a las películas.

Por otra parte, el texto adoptado prevé la consideración de los documentos de urbanismo en el marco de la apreciación del efecto del proyecto sobre la ordenación cultural del territorio, la protección del medio ambiente y la calidad del urbanismo. Esto permitirá comprobar la pertinencia de la instalación de un equipo cinematográfico en un territorio.

Por último, el Senado aprobó una enmienda destinada, con ocasión de una solicitud de ampliación, a garantizar el control de los compromisos de programación previamente suscritos por los operadores.

Los Ministros subrayan que, en un necesario objetivo ciudadano de democratización cultural, este instrumento de regulación de las salas de cine adaptado de este modo contribuirá a garantizar mejor a Francia una diversidad de ofertas y equipos cinematográficos, esencial para estos lugares de intercambio y encuentro entre las obras y el público.