Con Henri Debs, desaparece a la edad de 81 años un papa de la música antillana.
Productor inspirado y audaz, descubridor de talentos tan originales como Zouk Machine, Francky Vincent o Tanya Saint-Val, ha sido el eje del formidable auge musical del que esta región puede enorgullecerse desde hace más de medio siglo.
Fabuloso músico mismo, autor de un centenar de canciones, su ascensión personal lo habrá propulsado de su pequeño estudio en Pointe-à-Pitre donde compuso para el placer, hasta el primer puesto de los productores de música antillana en el mundo.
Con la misma pasión, puso su famoso sello Debs Music al servicio de los artistas de las Antillas, para que su talento encantador llegara hasta nosotros.