Seis salas de espectáculos, que han recibido el sello «Centre national de la marionnette», están llamadas a convertirse en lugares de referencia para este arte. Concéntrate en tres de ellas.

lentrouvert-0305_38618209510_o  (c) Marilyne Jacque.jpg

Es un verdadero reconocimiento que el Ministerio de Cultura dedica al arte de la marioneta. Recibido con entusiasmo por los interesados, el sello «Centre national de la marionnette» (CNMa) reconoce el extraordinario desarrollo de este arte y su lugar, legítimo e indiscutible, entre las artes escénicas apoyadas por el Estado. Provistos de un equipo adecuado, y en particular de un taller de producción cerca del plató, los CNMa extienden a los cuatro rincones del territorio nacional la red ya finamente tejida desde la generación de grandes personalidades artísticas como Philippe Genty, Émilie Valentin, Jean-Pierre Lescotseguidos de muchos otros, y alrededor de Charleville-Mézières, de su Escuela Superior Nacional de la Marioneta y de su festival mundial.

En septiembre de 2022, seis salas de espectáculos, repartidas por todo el territorio, fueron certificadas como Centro Nacional de la Marioneta. A medio plazo, una decena de estructuras se beneficiarán de esta etiqueta. Nuestra mirada sobre tres de ellos, a través de su historia y sus especificidades: la Hectárea en Vendôme, el Espacio Jesuita en Oloron Sainte-Marie, y el Mouffetard en París.

Centre-Val-de-Lore: Una clave del desarrollo cultural en el espacio rural

23_Les benevoles avec FM  ©Sylvain Flachaire de Roustan.jpg

A finales del siglo pasado, en el desvío de una carrera de actor, Frédéric Maurin conoce al titiritero Roland Shönque le confía la interpretación de su espectáculo, Los tesoros de Diboujique tocará más de 1200 veces en todo el mundo. Fue como un flechazo, nos cuenta, lo que lo llevará, más tarde, en 2004, a la dirección de La Hectáreaen Vendôme (Loir-et-Cher): « El títere encierra un poder poético que va más allá de todo lo imaginable. Una forma inerte (una efigie, un objeto, una forma indeterminada), en el momento en que se anima, desprende un misterio increíble, que me apasiona: el misterio cada vez renovado de aquel momento indecible en el que se levanta la vida, con vistas a la muerte. Entonces se levanta también la cuestión del sentido. »

Esta dinámica estética no tendría tanto efecto si el arte del títere no fuera también, desde su origen, un arte popular. « Arte de la impertinencia y de la insolencia hacia los poderosos y los ricos, el títere se convirtió, en el siglo XX, en un arte completo, cercano a la ópera: público popular, creación contemporánea, interdisciplinariedad (escritura y dramaturgia, escenografía y artes plásticas, creaciones musicales). »

De ahí una tercera característica, y no menos importante: el arte del títere es un formidable instrumento de desarrollo cultural. « En nuestro territorio del Centro Valle del Loira, enorme espacio rural de 65 municipios (en total 55.000 habitantes) centrado en la ciudad de Vendôme (16.000 hbts), asumimos, hace veinte años, comenzar con formas familiares muy abiertas («¡Esta noche espectáculo de títeres a las 19h en la sala de fiestas! »). Nuestra apuesta - acertada - ha sido acompañar a las poblaciones, año tras año, haciéndolas frecuentar el arte contemporáneo, sin que se den realmente cuenta de ello. Hoy, el público no se siente intimidado por un teatro de títeres, de sombras o de objetos provisto de grandes exigencias artísticas y de declaraciones dramáticas agudas y contemporáneas, como, por ejemplo, la cuestión del género, la de los refugiados, la del medio ambiente. » Y gracias a una convención con L'Echalier, L'Hectare desarrolla residencias de equipos artísticos en el medio rural, y así se acerca siempre a los habitantes.

El sello es también la marca de un reconocimiento cuyos efectos no tardan en hacerse sentir: Hace ocho años llamaba a las Casas de la Cultura, a los Centros Dramáticos Nacionales y a las Escenas Nacionales para proponerles sin éxito participar en un festival de títeres. Hoy todos vienen a nuestra bienalque tendrá lugar en enero y febrero de 2023 en Vendôme y en toda la región Centro-Valle del Loira. »

10_Les benevoles ©Sylvain Flachaire de Roustan.jpg

Nueva Aquitania: Un trabajo «multipartenarial», una proyección local, regional e internacional

photo Jackie.jpg

« Me di cuenta de lo creativo que es este arte, explica Jackie Challa, una vez profesora de Letras apasionada del teatro, hoy directora de laEspace Jélioteen Béarn Alto . Sorprendentemente innovador en sus formas, en sus temáticas, en la utilización del espacio, en las variaciones de escala... La animación pone la cuestión de la vida y la muerte en el centro de este arte. La manipulación trae la cuestión del poder. Y está la dimensión estética, que da un lugar privilegiado a las artes visuales. En resumen, evidentemente, este arte no es un arte menor. Había que apoyarlo, para que ocupara todo el lugar que le correspondía en el conjunto de los escenarios nacionales. »

El proyecto de una inflexión de la programación de Yeliota fue lanzado. « Fue necesario sensibilizar a nuestro público a los códigos específicos de este arte, y también a los del teatro de objetos. Hemos creado un mes de noviembre dedicado a los títeres. Se vienen a descubrir las formas muy variadas de las nuevas creaciones. » En 2010, el Espacio recibe el sello Escena pactada, « lo que nos valió algunos medios de producción. Decidimos acompañar a dos artistas durante tres o cuatro temporadas. Un seguimiento renovado para algunos (Angélique Friant, Pier Porcheron, Fanny Bérard...), como Elise Vigneron que seguimos desde que salió de la escuela de Charleville-Mézières. »

Un gran logro que no habría sido posible sin un espíritu colectivo: Llevamos más de 20 años colaborando con la comunidad de municipios del Alto Bearn, el consejo departamental, la región y el Estadodijo Jackie Challa. Con el sello, todos se comprometen más.  Gracias a ello, pudimos actualizar nuestro personal, en la medida en que necesitábamos disponer de recursos humanos coherentes con nuestro proyecto. »

El Espacio Jéliote está en el centro de un gran territorio rural donde giran sus espectáculos. Pero esta telaraña local se extiende más allá de la región: también es nacional y transfronteriza: Bayona, Burdeos, Toulouse, Zaragoza. « En el marco de nuestras misiones de acompañamiento internacional, llevamos a cabo por ejemplo un proyecto de creación y de EAC con Juan Pérez Escala, artista de origen argentino, y el Centro Internacional de Títeres de Tolosaa 200 km de casa, en el País Vasco español. »

« En cuanto a la formación, el sello nos permite ser identificados por los Conservatorios de la región. En breve firmaremos un convenio marco con los de Pau y Bayona. Queda el acompañamiento a la producción, que en mi opinión tendremos que desarrollar, ya que demasiados artistas tienen hermosos proyectos para los cuales no consiguen cerrar un presupuesto... »

Juan Perez Escala 1 (c) Vincent Lataillade.png

Ile-de-France: Un centro nacional atípico en el corazón de París

isabelle_bertola1Crédit Cynthia Charpentreau.jpg

El Mouffetardes, originalmente, un grupo de titiriteros apasionados que crea en los años 80 la Semana del títere en París. En 1992, la semana, bajo la dirección de Lucile Bodsonse transforma en una estación, es decir, en un teatro permanente... pero sin lugar. Uno de los retos es entonces, para los titiriteros, jugar en París para estar cerca de la prensa, de los programadores y de la cuenca de población de la región. Para afrontar este desafío permanente, Lucile Bodson e Isabelle Bertola, la actual directora, organizan una programación, para cada temporada, en colaboración con los teatros públicos parisinos.

Habrá que esperar hasta 2013 para que la Ciudad de París proponga la sala del teatro Mouffetard a los titiriteros. « El nomadismo nos ha permitido tejer una red sólida y cordial de asociacionesnos explica Isabelle Bertola, que, por lo demás, siempre activamos, para recibir espectáculos en grandes platós. Este largo nomadismo explica también que no somos una sala pluridisciplinar, a diferencia de todos los demás CNMa, y por causa: la pluridisciplinariedad, la aportamos a nuestros socios.

 « A pesar de todo, este nomadismo tenía estos límites: éramos poco visibles, si no del círculo estrecho de los aficionados. Y nuestra programación no podía incluir a jóvenes artistas emergentes. En Mouffetard velamos de cerca, en efecto, a esta emergencia, siguiendo las promociones de las escuelas, e insertando en nuestra programación, los años pares, el festival Escenas abiertas a lo insólito que está dedicado a él. Con algunos artistas que hemos conocido a través del festival, vamos más allá, comprometiéndonos, por adelantado, en su nueva creación, lo que les permite encontrar otros apoyos.

 « Por otra parte, los años impares, nuestro Bienal internacional de las artes de la marioneta honra a los artistas de referencia internacional. Para el taller y el aspecto formación, que son otros elementos importantes de nuestro desarrollo, inscritos en el pliego de condiciones del sello, estamos, una vez más, en asociación. El Teatro a mano desnuda nos da acceso a su taller y le damos acceso a nuestra meseta. Nuestra oferta de formación es común. El Teatro de Manos Desnudas es también colaborador del festival dedicado a los artistas emergentes. »

Aquí, el reconocimiento institucional saluda también los tesoros de ingenio, paciencia y valor que el equipo del Mouffetard habrá desplegado desde hace treinta años. En un futuro próximo, la Comisión tendrá que encontrar un lugar más adecuado para sus estudios, talleres y centros de recursos en un mismo lugar. Dispondrá de una escena de dimensiones adecuadas a todas las formas artísticas. Allí encontrará espacio para sus propias oficinas (¡todavía no!), para un hogar de los artistas, para acoger más residencias de creación y para implicarse más en la producción como en la educación artística y cultural. ¡Un hermoso desarrollo digno de él, de París y de su región!

Rebetiko 2- Anima Théâtre © Mara Kyriakidou.jpg