Señora Presidenta del Consejo Superior de la Propiedad Literaria Etartista, estimada Sylvie Hubac,Señora Vicepresidenta, estimada Anne-Elisabeth Crédeville,Señora Presidenta del HADOPI, querida Marie-Françoise Marais,Señora Directora General de Medios de Comunicación e Industrias Culturales, Estimada Laurence Franceschini, Señor Secretario General, Estimado Guillaume Boudy,Señoras y Señores Eminentes,

Me alegra encontrarme hoy con vosotros para la tan esperada reanudación,
de los trabajos de este Consejo superior de la propiedad literaria y artística.
Doy la bienvenida a los nuevos miembros y
personalidades cualificadas y gracias, querida Sylvie Hubac, por tener bien
aceptado presidir los trabajos del Consejo Superior, junto con
de Anne-Elisabeth Crédeville, que asumirá la vicepresidencia.

No nos equivoquemos, queridos amigos, sobre la interrupción de los trabajos del
CSPLA: no se le habrá escapado, coincidió con una
profunda reorganización de la administración de este ministerio, y con un
ciclo particularmente intenso de acción pública, que ha absorbido mucho
las fuerzas de este ministerio, especialmente para defender y hacer vivir
principios del derecho de autor en la era digital.

Pienso, por supuesto, en la adopción de las leyes «Creación e Internet» que me ha
llevó, poco después de mi llegada a este ministerio, a recordar con fuerza
ante el Parlamento que Internet - gran oportunidad para la difusión de la
cultura - no debía convertirse en una piel de luto por los derechos de los
creadores».

Hoy, muy lejos del fracaso anunciado por algunos y de la catástrofe
la Alta Autoridad para la difusión de las obras y la
protección de los derechos en Internet inventa, día tras día, una pedagogía
esencial de la responsabilidad en la era digital. Señora Presidenta,
querida Marie-Françoise Marais, usted me presentó hace algunos
los primeros resultados de la respuesta gradual, 7 meses después de su
arranque: estos son particularmente alentadores y dejan
pensar que la pedagogía produce sus efectos en el mayor número de
internautas. Sé que la acción de la Alta Autoridad se despliega ahora
en materia de promoción de los usos responsables de Internet,
en particular, la atribución de las primeras etiquetas a las plataformas
de oferta legal de contenidos culturales.

Una vez más, tenga la seguridad del pleno apoyo del
de gobierno a la acción determinante que usted conduce, acción
constatamos que suscita un interés creciente, ya que los países
cada vez más numerosos desarrollan enfoques vecinos, a imagen, por
ejemplo, de la Digital Economy Act en el Reino Unido.

Los dos años transcurridos desde mi llegada a este
han sido también las de una movilización sin precedentes para
favorecer el desarrollo de una oferta legal abundante, diversificada y
remunerativa para los derechohabientes, a través, en particular, de la
obra de las principales recomendaciones del informe «Zelnik».

Citaré, por ejemplo, la reciente ley sobre el precio único del libro electrónico,
aprobada en el Parlamento en un notable consenso: esta ley crea
las condiciones para el desarrollo del mercado del libro
digital respetuoso de los equilibrios de la cadena del libro y
el ecosistema de la creación.

Me dedico ahora a defender, ante las instituciones europeas,
esta ley fundadora para la regulación de las industrias culturales en la era
digital, demostrando hasta qué punto responde a un reto crucial
desde el punto de vista de la diversidad cultural.

Podrían mencionarse otras iniciativas importantes, como la
reforma de la cronología de los medios de comunicación, la reglamentación adoptada en
servicios de medios audiovisuales a la carta, que, como
usted lo sabe, ha incluido estos nuevos servicios en el círculo virtuoso del
financiación de la creación, los 13 compromisos para la música en
línea», el informe de la Presidenta Sylvie Hubac sobre el
desarrollo de los servicios de medios a la carta, o la misión
confiada a Jacques Toubon para defender la aplicación de un tipo reducido de
IVA para todos los bienes y servicios culturales.

No olvido tampoco las importantes obras emprendidas en materia
de digitalización de las obras, en particular en el marco de
inversiones de futuro, como el acuerdo marco sobre
digitalización de 500.000 libros del siglo XX no disponibles, o acuerdo
sobre la digitalización de las obras cinematográficas.

Esta acción se inscribe en un entorno económico que también tiene
en los últimos años, por lo general en el sentido de
acentuación de las tendencias preexistentes.

Por una parte, asistimos a un despliegue masivo de la oferta legal
en las redes, en particular en materia de música y audiovisual. Así
las ofertas legales de música en línea representan ahora cerca
del mercado de la música en los países del Norte. A imagen de los
plataformas comunitarias, los principales actores de la web hacen descansar una
creciente proporción de su modelo económico en contenidos protegidos por
el derecho de autor. Estas evoluciones, que demuestran que el derecho de autor
ningún obstáculo a la difusión digital de las obras. Ellas
promover la conciencia de una pertenencia común al ecosistema de
la creación. Son de tal naturaleza que permiten una reflexión más apaciguada sobre
los temas de interés para el CSPLA.
Al mismo tiempo, mientras que, gracias a la innovación permanente de
empresarios de Internet y su formidable dinamismo, se inventan, día
nuevos servicios en línea, nuevos modos de
difusión de obras y nuevos usos, la tendencia al desplazamiento
del valor en beneficio de los agentes económicos que benefician al
líder de la presencia en la red de contenidos culturales, pero que contribuyen
en general poco a la financiación de la creación, fue en aumento.

A la reflexión sobre la financiación de la creación por estos actores de Internet
- reflexión a la que este Ministerio contribuye en gran medida - se añaden
múltiples interrogantes relativos, en particular, al papel de los editores de
servicios en la producción audiovisual y cinematográfica por horas
de la televisión conectada, a la «neutralidad de la red», a la adaptación de nuestros
mecanismos de regulación y apoyo a la creación.

Aprovecho este momento para deciros mi extrema vigilancia, y la
reactividad que será la mía, ante los riesgos de fragilidad, o incluso
mecanismos esenciales para el apoyo a la
creación de la cuenta de apoyo financiero a la producción
audiovisual, por una parte, y la copia privada, por otra.

Estos debates - tan bien puestos en perspectiva en el estudio Cultura y Medios
2030 del DEPS - encuentran una prolongación a escala europea y
internacional. El desarrollo de internet como plataforma de difusión
de las Obras ha podido alimentar una impugnación de principio de los
propiedad intelectual, impugnación que hemos tenido todavía, a través
algunos debates del reciente eG8, una ilustración concreta, aunque
ligeramente caricatural. Al mismo tiempo, fuertes del hecho de que el
sector de la creación representa cerca de 4 millones de empleos en Europa y
más de 900000 millones de euros de actividad, diferentes iniciativas se centran en
hacer más efectiva la aplicación del derecho de autor a escala
europea, aprovechando las nuevas oportunidades que ofrece el
digital para el acceso a las obras. Pienso en particular en la estrategia
para un mercado interior de los derechos de propiedad intelectual desarrollado
por la Comisión Europea, bajo el notable impulso de Michel
Barnier.

Señora Presidenta, en este entorno complejo y apasionante, donde
las posiciones de Francia son particularmente esperadas, deseo
apoyarme plenamente en los próximos meses en el concurso y la experiencia
único del CCTEP.

Así que espero mucho de la confrontación de puntos de vista,
disciplinas y conocimientos técnicos representados en este Consejo Superior,
entre las eminentes personalidades cualificadas que reúne, así como entre
los 38 profesionales.

Por su composición, este Consejo superior constituye en mi opinión una
foro privilegiado - único en su género - de diálogo entre
representantes de los diferentes actores del mundo de la propiedad literaria y
artistas, autores, productores, artistas intérpretes, difusores y
operadores, consumidores y usuarios.

Esta es sin duda la razón por la que pocas son las reflexiones y opiniones
del CSPLA que no hayan inspirado, directa o indirectamente, la
poderes públicos. Pienso, por ejemplo, en los trabajos de la comisión
presidida hace algunos años por el profesor Pierre Sirinelli sobre la
distribución de contenidos digitales en línea, o más recientemente en
informe del maestro Jean Martin sobre las obras huérfanas, de las que he constatado
la atención que había recibido en Bruselas, en el marco de la
preparación de la propuesta de directiva sobre las obras huérfanas de
el escrito propuesto por la Comisión Europea.

Este papel de concertación, esta capacidad probada para acercar los puntos
de vista, a imaginar soluciones realistas y concretas, va de la mano con
una misión de propuesta, de vigilancia y de prospectiva sobre todos los temas
contemporáneos relacionados con el derecho de autor, que también espero mucho.

La estrategia propuesta por la Comisión Europea en materia de
propiedad intelectual debe, por supuesto, llamar nuestra atención. En
la prolongación de las obras llevadas a cabo en 2008 por el Maestro Jean Martin,
sería especialmente valioso disponer de un análisis preciso de los
cuestiones planteadas por la propuesta de Directiva sobre las obras huérfanas.

En el futuro, otros temas de reflexión podrán ser
teniendo en cuenta que la Comisión Europea
propone abrir, en particular, la gestión colectiva y las
condiciones de licencia de música en línea.

La experiencia del CSPLA me parecería también muy útil para reflexionar sobre
la aplicación del contrato de edición a la explotación digital de las obras.

El proyecto de ley sobre el precio único del libro digital no era
ciertamente no es el marco adecuado para abordar la cuestión, pero los
debates a los que asistimos demostraron la necesidad de
reflexión serena sobre el tema, de una concertación alimentada, que no tendría
sin embargo, no se pretende interferir en las discusiones entre los
organismos profesionales competentes.

Su misión de previsión y vigilancia debe hacer que el CSPLA
particularmente atento al impacto jurídico y económico de las diferentes
evolución tecnológica, los nuevos usos que suscitan y los
los modelos económicos asociados. Por ello, el CSPLA me
parece el foro adecuado para llevar a cabo una reflexión sobre lo que está en juego,
todavía mal identificados, relacionados con «la computación en nube» - la «nube
computing» -, especialmente en lo que se refiere al derecho de autor.

A decir verdad, los temas que merecerían hoy un estudio profundo
en el marco del CSPLA no faltan y usted tendrá la oportunidad de
debate más tarde. Señora Presidenta, volverá a usted
transmitir las pistas e ideas que le parecen prioritarias, con el fin de
permitir que en el plazo de unos días se concluya el programa de trabajo de
Consejo Superior.

Las reflexiones del Consejo Superior deberán permitir a nuestro país
conservar un papel de impulso, un papel a menudo pionero, en todos los
debates y proyectos contemporáneos en materia de derechos de autor.

Estos debates, a menudo intensos, se alimentan de llamamientos, a veces
encantamientos, a veces más argumentados, a la modernización del derecho de autor
- pienso, por ejemplo, en el informe presentado al Gobierno británico por
el profesor Hargreaves. El CSPLA debe permitirnos abordar estos
conversaciones con serenidad, reconsiderando los fundamentos del derecho
de inspiración europea y del marco jurídico internacional en
que encarna. Estoy convencido de que su relevancia y
su vitalidad permanece intacta, mientras que la capacidad de adaptación del derecho
de autor a las apuestas digitales está demostrado.

Así la estrategia desplegada en Francia por el ministerio y los profesionales
francés del libro para la digitalización y difusión de 500.000 obras
no disponibles del siglo XX demuestra nuestra capacidad de experimentar
mecanismos innovadores para favorecer, respetando el derecho
de autor, el acceso legal a las obras.

Respondiendo a la misma preocupación - garantizar la seguridad
jurídica de la digitalización a gran escala - este enfoque, que
implicará una modificación del código de la propiedad intelectual,
distingue en profundidad de la puesta en práctica por Google en el marco
del settlement, este proyecto de acuerdo entre Google y los autores y editores de
este país relativo a la explotación de varios millones de obras protegidas,
inspirado en un diseño particularmente extensivo del fair use, y
justicia americana acaba de rechazar.

Más allá de los debates teóricos sobre el derecho de autor, el CSPLA tiene de mi
perspectiva de centrarse en lo que realmente es objeto de debate,
los mecanismos y procedimientos para proteger y mantener
hoy el derecho de autor, favoreciendo así la difusión de las obras,
para el mayor beneficio del público, y la justa remuneración de
los que componen, de los que inventan, y los que toman el riesgo de
la creación.

Este es el sentido de las palabras pronunciadas durante la apertura del eG8 por el presidente
de la República, que recordó, a través de la figura fundadora de
Beaumarchais, la potencia liberadora, revolucionaria del derecho de autor,
y su compromiso inquebrantable con el respeto de la propiedad intelectual.

Este es también el sentido, en el G8 de Deauville, de la importante declaración
de los Jefes de Estado, que han invitado a interesarse por el derecho de autor
a las modalidades de su pleno ejercicio y de su protección efectiva,
Exhortando a que se adopten medidas firmes contra las violaciones de
derechos de propiedad intelectual en el mundo digital», y una
cooperación internacional adecuada entre las partes interesadas,
asociando al sector privado».

Con este espíritu, por último, quiero abordar la cumbre cultural,
centrado en el tema del derecho de autor, que organizaré en Aviñón los días 17 y
18 de noviembre próximo en el marco de la Presidencia francesa del G8/
G20. Será una oportunidad para promover el sentido de responsabilidad
compartida de los actores de la cultura y de Internet en materia de apoyo a
el ecosistema de la creación; será la ocasión de compartir una reflexión
sobre el futuro - y la promoción - de la diversidad cultural en la era
digital, un reto aún poco explorado y sin embargo tan crucial en la hora del
«capitalismo cognitivo» y una nueva geopolítica de la cultura llamada
«mainstream».
En el contexto de una competencia globalizada, y frente a las producciones
banalizadas e indiferenciadas, es en efecto esencial, para nosotros
y para nuestras industrias culturales y creativas,
poder apoyarse en marcas fuertes, en obras originales -
el objeto del derecho de autor, este derecho tan vivo, precisamente para garantizar la
valorización y remuneración de tales creaciones.

Las contribuciones, trabajos y debates de este Consejo Superior me serán
infinitamente valioso para alimentar y construir las posiciones del
gobierno francés en este debate, que es también un combate, un
buen combate.

Le doy las gracias.