Una restauración excepcional permitió a la iglesia del municipio de Tournehem-sur-la-Hem (Pas-de-Calais) encontrar cuatro de sus obras más importantes, paneles pintados en sus dos caras que datan de finales del XVè y principios del XVIè siglo. La operación por un importe de 90.000 € fue asumida al 100% por el Estado debido a su complejidad.

Un patrimonio histórico

Los cuatro paneles forman parte de un conjunto de ocho paneles que representan la Pasión de Cristo y algunas escenas complementarias donde figuran los santos Francisco, Gregorio y Juan. Colocados en estandarte a lo largo de la nave de la pequeña iglesia de Tournehem, estos ocho paneles fueron clasificados como monumentos históricos por decreto del 11 de mayo de 1897. Se realizaron entre los años 1470 y 1530, como lo demuestran una datación por dendocnología y un estudio estilístico. Su factura evoca las producciones de Artois y Picardía. Estos paneles pueden haber sido realizados en 1526, con motivo de la visita del abad de Clairvaux a la abadía Sainte-Colombe de Blendecques de donde proceden. Otra hipótesis, basada en la representación de san Francisco, los vería venir de un convento franciscano. Aunque su procedencia inicial sigue siendo incierta, sabemos en cambio que fueron comprados en 1792 para la iglesia de Tournehem durante la venta de los bienes muebles de la abadía de Blendecques.

Una restauración en varios pasos

En la década de 1930, se descubrió el mal estado de conservación de los paneles, debido sin duda a la gran humedad de la iglesia de Tournehem. A continuación, se practicaron intervenciones sucesivas en las caras con las mayores pérdidas de material. Incluso se consideró la posibilidad de dividir los paneles mediante la aplicación de la técnica de la transposición de las capas pictóricas. Esto habría dañado gravemente la integridad de las obras y, afortunadamente, esta propuesta ha sido abandonada. Pero los paneles siguieron deteriorándose y, en 1990, los cuatro paneles más dañados fueron trasladados al taller de restauración de Olivier Nouaille, en París. Se realizaron restauraciones sucesivas del soporte y de la capa pictórica, entre ellas la eliminación de los repintados y una consolidación en el Paraloid B72. En vano porque los levantamientos de la capa pictórica continuaron. Tres paneles fueron completamente protegidos con papel Japón para evitar nuevas pérdidas de material, mientras que los otros cinco fueron protegidos parcialmente con facings.

 En 2003 los paneles fueron depositados en el Centro de Investigación y Restauración de los Museos de Francia (C2RMF) en Versalles. Se realizaron varios análisis, en particular radiográficos, bajo la dirección de una comisión de especialistas en conservación y restauración. Se decidió volver a pintar la capa pictórica, operación muy larga y muy compleja confiada a un equipo de restauradores (Jaunard, Malpel y Houdelinckx). Las numerosas pérdidas de material han hecho que la metodología de restauración sea particularmente difícil de definir: ¿había que reintegrar todas las carencias para devolver su legibilidad a las obras o dejar el testimonio de los azares y del tiempo que pasa? Finalmente se optó por una reintegración ilusionista de las lagunas con el fin de devolver todo su sentido a las diferentes escenas; esta etapa de restauración fue confiada a las restauradoras Aurélia Chevalier y Aurélie Nicolaus.

Balance y perspectivas

Los cuatro paneles que se habían dejado en su lugar en la iglesia serán objeto de un próximo estudio que decidirá sobre la necesidad o no de una restauración. Los otros objetos muebles de la iglesia también serán objeto de una obra de restauración. Por último, se llevará a cabo un estudio sanitario sobre la iglesia, inscrita a su vez como monumento histórico por decreto de 28 de agosto de 1974, para estudiar los problemas de humedad del edificio y realizar las obras necesarias.

Esta restauración se realizó gracias a una colaboración entre el municipio de Tournehem-sur-la-Hem, la Dirección Regional de Asuntos Culturales, el Centro de Investigación y Restauración de los museos de Francia y los restauradores.