Señorías
Queridos amigos:

Gracias, querido Didier, por tu hospitalidad. He querido elegir la Villette para esta ceremonia de felicitaciones porque este sitio es emblemático de todo lo que creemos y todo lo que hace la fuerza cultural de Francia: aquí, la cultura se vive en música, circo, teatro, cine, danza, exposiciones, en locuras y en microondas. Aquí, la cultura se enfrenta a la ciencia y a la industria, a la biodiversidad, a los animales en la granja pedagógica. Aprovecha los tesoros del patrimonio egipcio y la audacia de los arquitectos contemporáneos. Aquí se camina, se corre, se juega, se ama, se come, se bebe, se encuentra su felicidad en la librería o simplemente contemplando el canal.

Aquí «el arte y la vida son uno». Esta frase es de una obra de la artista de arte callejero Miss.Tic que he elegido para la tarjeta de felicitación del Ministerio. Con estas pocas palabras de una artista resueltamente libre, que supo poetizar los muros de nuestras ciudades, recordarnos la consubstancialidad de la cultura a nuestras vidas, quise hacernos entrar juntos en este nuevo año que comienza.

«El arte y la vida son uno» «Lejos de un deseo piadoso, para mí es un mantra que nunca olvidaré. Niña, frente a la guerra y el exilio, la cultura me salvó la vida. En todas las otras etapas de mi vida, ella continuó encantándola. En la diversidad de nuestras funciones y de nuestras tareas, de nuestros orígenes y de nuestra vida cotidiana, la cultura nos une a todas y a todos en el corazón. En esta sala, todos vibramos por una música, recibido como un golpe en el corazón, el poder de un lienzo o la fuerza de una idea, reído y llorado en la magia de las salas oscuras. Nos despertamos con voces familiares en la radio y nos acostamos con nuestros programas de televisión favoritos. Nos acurrucamos en el hueco de un libro que ya no se puede soltar o en la majestad de una catedral. Artistas, autores, artesanos, arquitectos, periodistas... estáis en el centro de nuestra vida cotidiana, y cuando la vida se hace estrecha, cuando todo se vuelve pesado y sube la angustia, vuestras voces son faros para guiarnos en la noche.

¡No olvidemos también la fuerza de la risa! La risa tiene el poder de renovar nuestro oxígeno, fortalecer nuestro sistema inmunológico, estimular nuestra energía. ¡La risa es aún más contagiosa que la Covid, pero permite una reducción máxima de la distancia social! Sí, reír juntos nos permite sentirnos más cerca unos de otros, trascender las barreras. Tuve la oportunidad de experimentar esto durante los primeros 6 años de mi vida profesional junto a los artistas de Clowns sin fronteras de todo el mundo. El humor es también un arma, contra las hegemonías de todo tipo, contra las intolerancias, los oscurantismos. De Rabelais a Charlie Hebdo, en Francia, la risa siempre ha sido sinónimo de humanismo. El humor, la burla, la impertinencia, son garantía de la vitalidad de nuestra democracia.

Apenas nombrada Ministra de Cultura, pocos días después de mi nombramiento, fui interpelada por Pierre Guillois y Olivier Martin Salvan aux Molières: en sus piezas de cartón aparecía esta pregunta: «En estos tiempos sombríos, ¿por qué no considerar la risa como una gran causa nacional? » Y esta orden: «¡Por favor, y con toda urgencia, cree un teatro nacional dedicado a la comedia! » ¡He aquí un hermoso desafío que me fue planteado! De consultas en consultas, se perfila un camino para responderlas. Mi reflexión avanza...

No está del todo lista, pero en espera de tener éxito, he querido invitar a Pierre Guillois y a Olivier Martin Salvan a intervenir, con total libertad, en esta ceremonia de votos, a mi riesgo y peligro. Todo es improvisado. ¡Gracias a ellos por aceptar «dinamizar» este ejercicio!

Gracias también a las bandas que han venido a acogeros y dar aliento a esta ceremonia: Boula Matari de la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes de París y el conjunto de instrumentos de la interferencia de los Hauts-de-France que he encontrado en Avesnessur-Helpe y Gommegnies en uno de mis viajes.

En 2023 necesitaremos anticipación, combatividad, planes de acción estructurantes, pero también necesitaremos la poesía de lo imprevisto, la audacia y la creatividad. «La vida no es esperar a que pasen las tormentas, es aprender a bailar bajo la lluvia». Esta cita de Séneca siempre ha guiado mis compromisos. Sí, las tormentas son numerosas, el cielo se oscurece, vientos malos soplan sobre nuestra democracia. La guerra está arrasando las puertas de la Unión Europea. Esta guerra es también una guerra cultural y una guerra de la información. Afecta directamente a nuestras vidas, desde el precio del gas y la electricidad hasta los valores europeos que defendemos. Pero las tormentas de los últimos años han demostrado que todos tenemos una gran capacidad de resistencia.

En el momento álgido de la pandemia, os habéis mantenido firmes, habéis sabido imaginar nuevos vínculos con el público, nuevas modalidades de trabajo, nuevas solidaridades. El Estado ha estado totalmente a su lado, desplegando las redes de seguridad más protectoras posibles, apoyándole tanto en la urgencia como en la reactivación.

El plan de recuperación nos ha demostrado - si es necesario - la fuerza de la solidaridad europea. Ante la invasión rusa de Ucrania, esta solidaridad ha redoblado sus esfuerzos - pronto anunciaremos un nuevo fondo de apoyo al cine ucraniano, creado a nuestro impulso con ocho países europeos. Más allá de los momentos de crisis, pensamos cada vez más en la cultura en Europa y esto da lugar a maravillosos proyectos: la Temporada Francia-Portugal que se terminó recientemente; el pase cultura alemán, que acaba de empezar en Alemania en cooperación con Francia; el Año Picasso que organizamos con España y tantos otros. Pienso muy especialmente en el problema de la información, con la próxima iniciativa de la European Media Freedom Act, que pretende defender la libertad de prensa y el derecho de los europeos a acceder a una información fiable, verificada, profesional e independiente. De los retos que encontraremos en los Estados generales del derecho a la información.

Si hoy nuestro ecosistema cultural sigue siendo fuerte, no es sólo gracias al «cueste lo que cueste» y a esta solidaridad europea. Es también gracias a vuestra fuerza de imaginación, a vuestra agilidad, a la fe que tenéis en vuestros oficios. Dentro de las limitaciones de la crisis sanitaria, ha habido dolores profundos, lutos, cóleras, pero también experiencias magníficas que son fuentes de inspiración para regar de manera diferente la vida cultural.

La crisis es siempre un terreno de innovación, de reinvención. Y lo han demostrado una y otra vez. Nuestra fuerza común está ahí. Tenemos todas las bazas para hacer frente al miedo: ¡escuchar al otro, tejer proyectos lo más cerca posible del ser humano, el espíritu de cooperación y asociación, el compromiso de equipos apasionados, la ambición y la brillantez! En 2023, nos deseo que redoblemos juntos nuestra audacia para que mañana no se sacrifique ayer, pero no lo parezca.

Mi primer deseo para este nuevo año es que podamos, colectivamente, volver a conectar con el público, desde los más jóvenes hasta los más mayores. Las buenas cifras de frecuentación de museos, monumentos, salas de espectáculos, festivales y cines en el segundo semestre de 2022 son alentadoras. ¡Las buenas audiencias del audiovisual público también! Ciertamente, una parte del público anterior a Covid no ha vuelto: entre el 10 y el 25%, según los casos. Pero hay razones para creer en el futuro. La oferta cultural es rica en calidad y diversidad. ¡El público es probablemente más exigente pero su apetito de cultura está vivo! Con la adicción colectiva a las pantallas, la motivación para salir de casa es evidentemente más difícil de motivar, de excitar, de despertar, pero la envidia de cultura «en carne y hueso», de vivir emociones hombro con hombro en una sala, sigue siendo mucho más fuerte en Francia que en nuestros vecinos europeos, donde la frecuentación ha disminuido aún más. Con el desarrollo del teletrabajo, la organización de la vida cotidiana ha evolucionado. Y con la inflación, cada hogar mira de cerca sus gastos y tiene que hacer compensaciones por sus salidas. Ustedes lo saben. Ustedes mismos, cualquiera que sea su posición, también se enfrentan a esto. Y muchos de ustedes están explorando nuevos precios o ofreciendo nuevas experiencias al público. Estaba en Nantes la semana pasada y la Orquesta Nacional de los Países del Loira me explicaba por ejemplo el éxito de los conciertos mensuales a las 12.30 con una tarifa de 5 euros para los estudiantes. ¡Archipiélagos! Sin perder nada de calidad y de exigencia artística. Un ejemplo entre muchos. Sigamos, juntos, por todo el territorio, experimentando para llegar a nuevos públicos.

Y no olvidemos a los públicos con discapacidad. Quería saludar especialmente a todos los lugares que organizan, como la Opéra-Comique, sesiones «RELAX», inclusivas, que permiten a las personas con discapacidad mental asistir a los espectáculos en las condiciones más acogedoras posibles.

Mi prioridad absoluta, como saben, es la juventud. El último estudio decenal sobre las prácticas culturales de los franceses muestra que la brecha generacional entre las baby boomers y los más jóvenes, cuyos usos digitales se han convertido en mayoría.

Nuestra principal palanca de acción - pero no es la única - es el pase Cultura. Hoy, más de 2,3 millones de jóvenes están inscritos, ¡es colosal! Estos jóvenes han impulsado la asistencia a librerías, conciertos y cines. Gracias al pase Cultura colectiva que lanzamos hace un año para los 4º/3º en el colegio y para los estudiantes de secundaria de segundo a último año, las salidas escolares se multiplican y vienen en primer lugar a apoyar el espectáculo vivo. A partir de septiembre de 2023, este pase colectivo se extenderá a los 6º y 5º. La nueva fórmula del pase se ha vuelto más participativa, más editorial, más cercana a los jóvenes y a su deseo de compromiso. Hemos creado la red de los «Embajadores» del pase Cultura y con ellos se organizan recorridos, se prueban experiencias, se desarrollan modos diferentes de movilización. Hoy son casi 20.000 actores culturales asociados al pase. No puedo sino invitaros a aprovechar todas las potencialidades de esta herramienta, concebida para la juventud, con la juventud, para incitarles, no sólo a hacer clic y a elegir salidas culturales, sino también a practicarlasincluso la música, el dibujo o cualquier otra pasión artística, a tomar la palabra, a comprometerse, a ser verdaderos protagonistas de nuestra vida cultural.

Junto con el pase Cultura, continuaremos con una fuerte ambición por la educación artística desde una edad temprana. Los créditos del Ministerio de Cultura para la EAC se han más que duplicado desde 2017 y ahora ascienden a 104 millones de euros.

Por no hablar de los esfuerzos realizados por el Ministerio de Educación Nacional, con el que trabajamos codo con codo, incluso en nuevos experimentos como las escuelas innovadoras de Marsella, donde el 70% de los proyectos presentados pertenecen a la educación artística. Muchos de vosotros lleváis proyectos innovadores, que estamos orgullosos de apoyar, ya se trate de la educación al patrimonio o a la arqueología con el proyecto «Un taller, una escuela» dirigido por nuestros Dracs, ya se trate de «Mi clase en el cine», coordinado por el CNC, que se desarrolla desde el jardín de infancia hasta el último curso, desde las residencias de autores en las escuelas con el Centro Nacional del Libro, hasta las noticias «Colos Chaillot» imaginadas por Rachid Ouramdane que reinventan las colonias de vacaciones. Espero de todo corazón que lleguemos también a generalizar el cuarto de hora de lectura en la escuela, una idea simple pero revolucionaria imaginada por la asociación Silence on lee y luego despliega a mayor escala en algunos rectorados, como en Bretaña. Este tiempo de lectura diaria es el mejor remedio para la adicción a las pantallas. Una gran manera de fomentar la concentración, mejorar el vocabulario, desarrollar la imaginación. Tanto para la lectura como para la Educación Artística en sentido amplio, las colectividades se comprometen a nuestro lado y me gustaría saludar a la primera cohorte de ciudades certificadas 100% EAC, un sello dirigido por los Dracs y las rectorías. Ya estamos en 79 territorios certificados.

Ya que hablo de colectividades, quisiera hacer un segundo deseo para 2023: que este año nos permita consolidar y renovar la relación del Estado con los elegidos de los territorios. La política cultural sólo puede ser ambiciosa si sigue siendo una responsabilidad compartida entre el Estado y las colectividades. Quiero rendir homenaje aquí a todos los representantes electos que tienen una visión cultural fuerte para su ciudad, su municipio, su comunidad de municipios, su departamento o su región, que mantienen e incluso desarrollan sus presupuestos culturales, y que facilitan la aparición de nuevos proyectos. De Marciac a Pau, de Montpellier al Havre, de Cannes a Saint-Dizier, de Oloron-Sainte-Marie a Troyes, pasando por Reims, Lille, Niza y tantos otros, estos últimos meses me he encontrado con políticos de todas las sensibilidades políticas que están plenamente comprometidos con la cultura. Cuando otros reducen los horarios de acceso a museos o bibliotecas o recortan las subvenciones. Estas opciones, incluso desde el punto de vista de las limitaciones presupuestarias, son en realidad siempre opciones políticas. Por desgracia, cada vez más estas opciones reducen el acceso a la cultura o limitan la libertad de creación.

Con cada uno y cada una de ustedes podremos convencer juntos a estas colectividades de que la cultura no puede ser una variable de ajuste. Trabajemos juntos, con nuestros Dracs, con nuestros DACs en Ultramar que son nuestros enlaces territoriales, para proponerles proyectos de sentido, pero también para estar a la escucha de sus expectativas, de sus preocupaciones. Estoy pensando en los Micro-Folies que pronto serán 400 en todo el territorio. Pienso en la exposición Artes del Islam desplegada por el Louvre y el RMN-Grand Palais en 18 ciudades asociando cada vez las colecciones locales de los museos. Pienso en los espectáculos de los Tréteaux de Francia, nuestro único Centro Dramático Nacional itinerante. Pienso en la Loto del Patrimonio, cuyo éxito no se desmiente. ¡Ya se han salvado 745 sitios en peligro! Es importante citar también un dispositivo menos conocido pero muy importante: el Fondo Incentivador del Patrimonio, compartido con los consejos regionales, para apoyar a los pequeños municipios de escasos recursos y contribuir a los trabajos de restauración de los monumentos históricos.

Pienso en el «verano cultural» que nos ha permitido irrigar el territorio de proyectos lo más cerca posible de los habitantes: una gira en bicicleta del Ensemble correspondnces en Normandía por ejemplo. O en la Olimpiada Cultural que hará vibrar el deporte y la cultura hasta el verano de 2024 y que comenzamos en junio pasado.

Pienso en el encargo Mondes Nouvelles que ha permitido desplegar 264 proyectos en toda Francia, en los monumentos, en los lugares protegidos por el Conservatorio del Litoral, en espacios públicos, universidades o incluso EHPAD. Este encargo inédito ha sido concebido para dar plena libertad a los artistas para proponer proyectos situados en lugares precisos, tanto en la Francia metropolitana como en ultramar. Un Acto II de estos Mundos Nuevos verá la luz en el otoño de 2023.

Para ir más allá en la implantación territorial de proyectos culturales de envergadura, tenemos también una formidable palanca, el Plan Francia 2030. Nos ofrece una nueva ambición, con 130 ganadores fuera de París por 37 millones de euros. Pronto también desarrollaremos infraestructuras de rodaje y producción y postproducción, así como formaciones en los oficios del cine y del audiovisual. A través de una nueva convocatoria de proyectos, también apoyaremos a los polos territoriales de las industrias culturales y creativas en dos ámbitos prioritarios: los oficios artísticos, el diseño y la moda, por una parte, y las tecnologías del sonido y de la imagen, por otra. Está en juego el atractivo de nuestros territorios y también la soberanía cultural de Francia.

Para dar un nuevo margen de maniobra a nuestras asociaciones con las colectividades, acabamos también de crear un Fondo de innovación territorial. Permitirá experimentar nuevas iniciativas culturales en los territorios rurales y los barrios políticos de la ciudad, en relación sistemática con los cargos electos locales. Quisiera aprovechar esta oportunidad para saludar a todos los diputados aquí presentes y expresarles mi agradecimiento por su compromiso al servicio de la cultura y los intercambios siempre pertinentes que tenemos para adaptar mejor nuestras políticas a la realidad de cada territorio.

¡Me gustaría no escuchar que la política del Ministerio de Cultura se concentra en París! En cada uno de mis 60 viajes a través de Francia en los últimos meses, no he dejado de escuchar este reproche. ¡Aunque sea falso! Lo sabéis y sois los primeros testigos y actores.

El ministerio apoya una red excepcional de lugares del espectáculo vivos como las artes visuales, podría enumerar todos los monumentos administrados por el CMN, todos los museos apoyados en la región, todas las obras financiadas por el ministerio, me tomaría horas.

Nuestros grandes establecimientos públicos tienen su sede en París, pero todos tienen una política territorial. No olvidemos las múltiples giras de la Comédie Française, por ejemplo, a través del país y de su web televisiva que ha afectado a más de 1,5 millones de personas, porque el digital también puede hacer vivir emociones hermosas. La BNF, otro ejemplo, administra la biblioteca Jean Vilar en Aviñón y pronto abrirá un nuevo centro en Amiens. También quiero recordar nuestra ambición de proximidad para el audiovisual público que permitió a France 3 y France Bleu aliarse para crear un gran medio digital de la vida local. Por otra parte, nuestras ayudas a la prensa permiten apoyar el pluralismo de los medios regionales con nuevas ayudas recientemente reforzadas para la prensa Ultramarine.

Por desgracia, la percepción de una fractura cultural entre la capital y el resto del país, entre las grandes metrópolis y los pequeños municipios, persiste para muchos de nuestros conciudadanos. Es nuestra responsabilidad colectiva hacer todo lo posible para remediar esta situación, tanto en el discurso como en los hechos. Se trata de un reto crucial para el futuro de nuestra democracia, porque la extrema derecha prospera sobre este sentimiento de abandono.

Hay una cuestión de la que hemos hablado mucho con los representantes electos, una cuestión que les interesa a todos - lo sé - es la transición ecológica. Es mi tercer deseo para 2023. Desde el primer día de mi nombramiento, he situado la descarbonación de la cultura en el centro de mis prioridades: prioridad llevada de manera transversal por la Primera Ministra y recogida en la hoja de ruta de transición ecológica presentada por mis servicios en concertación con ustedes. No se trata de añadir a lo que ya hacemos, una dimensión de desarrollo sostenible para «marcar la casilla», sino de repensar completamente nuestras maneras de trabajar, de producir y de construir. Se trata de integrar estos retos en las operaciones de trabajo - como ya lo hace la OPPIC. Se trata de reducir nuestros gastos de inversión en obras que mejorarán la eficiencia energética de sus edificios, reduciendo así, a largo plazo, sus costes de funcionamiento. Lo vemos ahora. Todos nos enfrentamos a aumentos en el coste de la energía con facturas que se duplican. A corto plazo, tenemos mecanismos gubernamentales transversales de los que usted puede beneficiarse. Los dispositivos anunciados por el Ministerio de Economía, usted son accesibles. No dude en accionarlos. Sea cual sea su estado, su situación, hemos comprobado, hay al menos un dispositivo que puede ayudarle. Sin embargo, a largo plazo, el reto consiste en emprender trabajos que permitan reducir los costes de funcionamiento y mejorar la eficiencia energética. En 2023, este será el caso del museo de Orsay, el teatro nacional de Chaillot, la Escuela Nacional Superior de Arte de Limoges o la Escuela de Arquitectura de Lille. Es favorecer el desarrollo de rodajes verdes con el plan Action! del CNC.

Se trata de integrar la transición ecológica en todos los programas de formación, inicial y continua. En particular, he querido crear con este espíritu un premio para valorizar los proyectos de fin de estudios de los estudiantes de arquitectura en favor de la ecología, de la arquitectura verde. Este premio lo lanzaré a finales de mes en presencia de las comunidades docente y estudiantil. Y todos los ganadores se encontrarán en la Villa Medici en Roma.

También quiero insistir, una vez más, en una palanca muy importante que permite el plan Francia 2030: la convocatoria de proyectos Alternativas verdes, cuya primera ola tuvo lugar en 2022. He querido ampliar esta ambición ecológica con una segunda edición de 25 millones de euros. Esta convocatoria de proyectos está a punto de salir, ¡no duden en aprovecharla y transmitirla! Así financiaremos mil y una soluciones para la descarbonización del cultivo, sin sacrificar nada de la calidad de las infraestructuras y de las creaciones, por supuesto. Ya se trate de desarrollar videojuegos menos energéticos, repensar el sistema de calefacción de las carpas o reutilizar sistemáticamente los decorados de ópera como hacen las Óperas de Lyon y París, estos proyectos, que financiamos a través de esta convocatoria de proyectos, son todas buenas inspiraciones para el cambio de modelo que debemos emprender.

También quiero hablarles de nuestro gran proyecto emblemático para 2023: la apertura al público de la Cité internationale de la langue française en el castillo de Villers-Cotterêts. Esta obra es una de las principales obras culturales en Francia después de Notre-Dame de París. Avanza a gran velocidad bajo la dirección del Centro de Monumentos Nacionales y aprovecho la oportunidad para saludar el extraordinario trabajo realizado por Philippe Bélaval desde hace diez años al frente del CMN. ¡Querido Felipe, tendré la ocasión, el miércoles, de expresarte toda nuestra gratitud y toda la felicidad de conocerte pronto en esta función estratégica de consejero cultura en el Elíseo!

Queridos amigos, os doy cita en junio para la inauguración de esta Ciudad internacional de la lengua francesa en el Castillo de Francisco I: un nuevo modelo de establecimiento cultural, que tiene vocación de hacer vivir la riqueza y la diversidad de nuestra lengua, primer bien común constitutivo del pacto republicano, pero también lengua de diversidad, en común con más de 300 millones de hablantes en el mundo. Exposiciones, espectáculos, películas, debates, residencias de artistas, investigadores o empresarios, sesiones de formación o incluso laboratorio de tecnologías lingüísticas: esta ciudad será todo a la vez. Un proyecto tanto cultural como educativo, económico y turístico.

Sí, con Villers-Cotterêts, vamos a hacer emerger un nuevo modelo de lugar cultural, un lugar dedicado a la lengua francesa en diálogo con las lenguas regionales y las demás lenguas del mundo. Un lugar anclado en la historia y abierto a la creación de hoy.

En este momento de tensiones identitarias en nuestra sociedad, este proyecto en Villers-Cotterêts simboliza en mi opinión un universalismo abierto a la alteridad, que da todo su lugar a la diversidad para reforzar nuestro modelo republicano. «Un universalismo lateral» escribió el filósofo Maurice Merleau-Ponty a finales de los años 50, que no sería «de dominación», sino «en movimiento», alimentándose de la diversidad de las experiencias y culturas de cada uno.

Paso a mi cuarto deseo para 2023: el deseo de que este año nos permita actuar, en Francia y más allá, para apaciguar las memorias, luchar contra las citaciones identitarias y la cultura de «la anulación», es decir, la « Cultura ».

Cada una de sus estructuras es una cámara de eco de la sociedad. Escuelas de arte, conservatorios, museos, salas de espectáculos, festivales, medios de comunicación, empresas culturales... Todos ustedes están atravesados por los debates que agitan nuestra sociedad. Nuestra época está marcada por protestas sociales e identitarias, a veces expresadas de manera radical.

Usted se encuentra regularmente en contacto directo con la actualidad más candente. Intento de robo de obra por un activista en el museo del Quai Branly, actos de vandalismo por parte de militantes ecologistas radicales, manifestaciones contra un espectáculo, tribunas para desprogramar una exposición o una película... Los debates no dejan de polarizarse, cuando más que nunca necesitamos diálogo y mucho matiz.

Sí, seguiremos luchando con determinación contra la violencia sexual y de género, mediante la formación, la prevención, las células de escucha y el acondicionamiento de las subvenciones, el Ministerio ha sido pionero en la materia. Pero no se trata de sustituir a la justicia para decidir directamente las condenas que deben aplicarse incluso antes de que se celebre un juicio.

Sí, redoblaremos nuestros esfuerzos para representar mejor la diversidad de la sociedad francesa en los platós de teatro, en las películas, detrás de la cámara, en la televisión; en la radio, pero no se trata de restringir la libertad de escritura o la libertad de interpretar tal o cual papel. El espacio de la ficción debe seguir siendo un espacio de libertad absoluta, dentro de los límites previstos por la ley, por supuesto.

Precisamente este compromiso visceral con la libertad de expresión es la fuerza de nuestra voz en el mundo, lo que incita a muchos creadores amenazados en sus países a buscar refugio en Francia.

Debemos defender decididamente este modelo y perseguir una política ambiciosa de acogida de los artistas de países en guerra o censurados, ucranianos, afganos, sirios, iraníes, también disidentes rusos. Gracias infinitas a todos y todas por haber sabido movilizaros y federaros para crear una red de solidaridad extraordinaria para la acogida de estos artistas. Es un honor para Francia estar al lado de quienes comparten nuestros valores, que luchan por preservar su libertad de creación. Al abrirles nuestras puertas, al acogerlas en nuestro suelo, estoy convencida de que reforzamos nuestro universalismo, lo enriquecemos.

La sociedad francesa sigue estando minada por conflictos y cuestiones que la crispan desde dentro. Las grandes obras de la memoria abiertas por el Presidente de la República permiten afrontar estas cuestiones. Este camino no es el de la negación ni el del arrepentimiento, sino el de la gratitud. Es nuestro deber hacer todo lo posible para no repetir o reproducir las oposiciones de nuestros mayores y los dramas de la historia. La apertura anticipada de los archivos, la restitución de los bienes expoliados durante el nazismo; la refundición de las galerías permanentes del Museo Nacional de la Historia de la Inmigración, la creación de un Instituto de Francia y Argelia a raíz de las recomendaciones del informe Stora, de una Casa de los mundos africanos; el Memorial en homenaje a las víctimas de la esclavitud; la futura Casa del dibujo de prensa; o incluso el Museo memorial del terrorismo van a ser otros tantos proyectos que conectan cultura y memoria, pasado, presente y futuro. Y en los meses y años venideros seréis llamados a participar en todas estas nuevas iniciativas. 

Quisiera hacer especial hincapié en nuestra relación con África. Todos ustedes tienen un papel que desempeñar en la construcción de esta nueva cooperación con los países del continente africano. Muchos de ustedes participaron en la temporada de África 2020, a pesar de los aplazamientos debido a la pandemia, o en la Nueva Cumbre África Francia en Montpellier. Esta «nueva ética relacional», para retomar el subtítulo del informe de Felwine Sarr y Bénédicte Savoy, sois vosotros los constructores. Nada puede decidirse desde arriba. El sentido de este nuevo capítulo de nuestra historia con África se escribirá a partir de las relaciones humanas que vais a tejer, encuentros que podremos facilitar. 2023 será, espero, un año de avances decisivos para las restituciones, pero también para la circulación de las obras y las nuevas cooperaciones culturales.

Pienso, por ejemplo, en la exposición que pude ver en Cotonú el verano pasado, haciendo dialogar las 26 obras del tesoro de Abomey devueltas por Francia con obras de creadores contemporáneos, exposición que ahora está en Rabat antes de ser acogida en Martinica por la Fundación Clément. Pienso también en el trabajo en profundidad emprendido por el Museo del Quai Branly con el Museo de las Civilizaciones Negras de Dakar sobre la misión etnográfica Dakar-Djibouti. O también a la acogida por el Museo de Angulema de colegas venidos de Mozambique, Camerún y Gabón para períodos de inmersión en el museo. Ahí es donde se plantan las semillas que harán crecer nuevas amistades, asociaciones de igual a igual.

Antes de concluir, hay un último deseo que quiero compartir con ustedes para 2023. Tiene una palabra: el relevo. Os miro, conozco vuestro compromiso por la cultura, por este sector. Sé que sois apasionados en vuestros cargos y sé todo lo que Francia os debe. Pero me preocupa una cierta crisis vocacional. Estas profesiones que encarnas con entusiasmo parecen perder atractivo. Esto es lo que me hace recordar cada vez que viajo. Todos ustedes me hablan de las tensiones en las profesiones técnicas, del miedo a perder ciertos conocimientos técnicos ancestrales o de las dificultades de contratación para determinados puestos, incluidos los de dirección.

Por ello, el desarrollo de la formación y de las competencias es una gran prioridad del plan Francia 2030. Acabo de volver del conservatorio de La Villette que acaba de ser galardonado con una convocatoria de proyectos para Francia 2030 de 5 millones de euros para desarrollar un conservatorio aumentado a la vanguardia de las nuevas tecnologías, del sonido de la imagen y de las experiencias inmersivas. Ese es un magnífico ejemplo.

Por eso quiero poner en marcha un plan ambicioso para los oficios de arte y patrimonio. Por eso estoy tan atenta a la situación de nuestros centros superiores de enseñanza artística. O al desarrollo del FONPEPS, para apoyar activamente el empleo permanente en el espectáculo vivo y registrado.

También deseo asociar a muchos de ustedes a un nuevo proyecto de mentoría que deseo llamar precisamente «el relevo». Se trata de identificar, en todos los departamentos de Francia, a jóvenes profesionales que representen toda la diversidad social y geográfica de nuestro país, deseosos de comprometerse en un itinerario cultural. Durante 4 o 5 años, los acompañaremos, los entrenaremos, los haremos «mentores» por grandes figuras del mundo cultural. Pasarán tiempo inmersos en diferentes estructuras, los suyos, otros, vivirán prácticas en el extranjero. Espero que también puedan ser apoyados por algunos de los mecenas más comprometidos con la cultura y la igualdad de oportunidades. Estos 100 jóvenes van a ser las 100 caras de la Francia cultural del mañana. Quizás vayan a dirigir un teatro, un centro de arte, un establecimiento público. ¡Y quizás uno de ellos o una de ellas sea el próximo ministro de Cultura! Ayúdanos a seleccionarlos y hacerlos crecer. Confiemos en ellos y comencemos ahora a prepararlos para asumir la antorcha, su antorcha.

Es hora de que baje de esta plataforma y brinde con ustedes por este nuevo año, por nuestras luchas y esperanzas.

Voy a terminar con un poema, ya conocen mis obsesiones poéticas. Estas son las últimas palabras de este poema de Robert Desnos:

Aunque mañana por la mañana
La muerte está más cerca que hoy
Estaré mañana por la mañana
Más vivo

más vivo que hoy
¡Vivamos! ¡Y vivamente mañana!