Señor Canciller del Instituto de Francia,

Querido Xavier Darcos:

Gracias por recibirnos en este hermoso auditorio.

He aquí una nueva prueba del compromiso del Instituto y de las cinco academias por el patrimonio, muy especialmente en su dimensión internacional.

Señoras y señores diputados,

Señoras y señores embajadores:

Damas y caballeros,

Queridos amigos:

 

En primer lugar, quisiera pedirle que disculpe la ausencia del Ministro de Europa y de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian. Esperaba estar con nosotros esta mañana, pero la reunión del G7 Desarrollo, que también se celebra hoy en París, finalmente lo impidió.

Lo asocio tanto más gustosamente a estas palabras cuanto que, con nuestros equipos, hemos preparado este acontecimiento juntos, como trabajamos más ampliamente de concierto para trazar, con el continente africano, las líneas de una nueva cooperación en el sector cultural y patrimonial.

Deseo agradecer a cada una de ustedes su presencia numerosa esta mañana en el Instituto de Francia.

Gracias a nuestros socios africanos que han cambiado sus respectivas agendas y han tenido éxito, en muy poco tiempo para unirse a nosotros. Vuestra presencia hoy y los mensajes que lleváis son esenciales para el éxito de esta jornada de trabajo en torno a los patrimonios africanos.

Gracias a nuestros numerosos socios europeos. Muchos manifestaron su interés en el evento, pero lamentablemente no pudieron asistir. Estoy convencido de que la riqueza y la diversidad de nuestros puntos de vista permitirán comprender hasta qué punto Europa puede ser una respuesta al desafío que es el nuestro: construir una nueva cooperación patrimonial con el continente africano.

Gracias a la Unesco por estar presente, que actúa sin descanso para la preservación de la riqueza de los patrimonios.

Por último, unas palabras para saludar y agradecer a quienes, en todas partes de nuestros territorios, reflexionan y se comprometen sobre la cuestión de los patrimonios africanos y han querido acompañarnos esta mañana en el Instituto de Francia para dialogar y avanzar.

Este día es inédito en varios aspectos. Inédito, en primer lugar, por la amplitud y la calidad de los actores reunidos. Veo en la sala a conservadores, arqueólogos, historiadores, académicos, historiadores del arte, antropólogos, archiveros, directores de museos, funcionarios gubernamentales y periodistas.

Esta movilización es prometedora en relación con los temas abordados:

- La cuestión de nuestra cooperación patrimonial con África: pensarla mejor, adaptarla, hacerla vivir de manera sostenible; 

- La búsqueda y el análisis de las procedencias de las colecciones. La cuestión relacionada, en particular, con la de las restituciones; vuestras miradas cruzadas serán, estoy seguro, ricas de enseñanzas;

- Por último, la cuestión de compartir con el público. Cómo hacer que nuestras instituciones sean mediadoras eficaces en materia de patrimonio africano.

Explicar, contextualizar, hacer comprender, son objetivos compartidos.

Este día es también signo de una cooperación fuerte y exitosa entre el Ministerio de Europa y Asuntos Exteriores y el Ministerio de Cultura.

Por último, unas palabras de agradecimiento a Karim Mouttalib, que aceptó hace unos meses la pesada carga de organizar este día y que ha dado muestras de una notable paciencia y rigor.

Mis queridos amigos,

El año próximo, de acuerdo con el compromiso del Presidente de la República, Francia acogerá la temporada «áfrica 2020».

El próximo año, el continente africano, en su infinita diversidad de culturas, vendrá a contarse. Nos dirá lo que es, cómo ve su futuro y cómo quiere transformar el mundo.

En toda Francia, «áfrica 2020» dará a conocer la riqueza y el dinamismo de la escena artística africana en todos los ámbitos de la creación.

De junio a diciembre de 2020, esta temporada diseñada por la senegalesa NGoné Fall y construida con socios africanos, ofrecerá a nuestros compatriotas y a todos nuestros visitantes una mirada inédita sobre el mundo contemporáneo.

Una mirada audaz, burbujeante, una mirada a los colores de África.

Se hablará de artes e investigación, educación y enseñanza, innovación y gastronomía, economía o incluso deportes.

Hablaremos de todos esos jóvenes talentos que hacen brillar el continente africano.

En resumen, hablaremos del futuro. El futuro de una África fuerte y segura.

La juventud africana quiere abrazar su historia, tener acceso a los patrimonios que han construido sus identidades.

Evidentemente, no nos esperó para ello.

Si ella lo desea, podemos ayudar.

El Presidente de la República, decidido en este camino, desea facilitar el acceso de la juventud africana - en África - a su propio patrimonio y al patrimonio común de la humanidad.

El objetivo es claro y ha pedido al Ministerio de Cultura y al Ministerio de Europa y Asuntos Exteriores que lo concreten.

 

Nuestro país es depositario de un patrimonio de obras maestras inestimables. Entre este patrimonio, muchas obras maestras se han creado en África.

No ignoro la compleja madeja de nuestras historias cruzadas con el continente africano, pero conozco también la fuerza de los vínculos que nos unen y nuestra voluntad de un destino compartido.

Desde hace 60 años, el Ministerio de Cultura persigue la ambición, gracias a los museos, de hacer dialogar las obras y las culturas más allá de las fronteras y las épocas.

Se alimenta de los diversos testimonios del espíritu humano, los mezcla, los transforma. Este ideal de la universalidad lleva la cultura.

Recordemos la influencia decisiva que las artes del continente africano han tenido sobre los artistas europeos. Sólo mencionaré a Picasso. La cultura es una fuerza de unión, de reunión y de apertura.

Por todas estas razones, la cultura está en el centro de la nueva relación de intercambio que queremos construir con el continente africano.

Una relación de enriquecimiento mutuo, de compartir y de confianza. Una relación voluntarista y realista. Nuestros museos están dispuestos a seguir este camino y sé que responderán al llamamiento que se les hace.

En esta materia, nada sería más estrecho que la asignación de los museos a dar cuenta solamente del arte creado en su territorio o por artistas nacionales.

No culpemos a nuestros museos por ser lo que son. Dan a ver el mundo y la creación artística en su diversidad. Son los mensajeros de lo universal.

Nos invitan a descubrir o a echar otra mirada a las civilizaciones pasadas o presentes. Con curiosidad, generosidad y respeto.

Por tanto, deseo que nuestras instituciones museísticas intensifiquen sus intercambios con sus homólogos de África.

Que compartan sus obras maestras, que las presten, que las depositen, que las hagan circular porque ningún artista ha querido nunca que sus creaciones sean el monopolio de un tiempo y un espacio únicos.

 

Hoy entramos en una nueva era. Debemos repensar nuestra relación cultural con el continente africano.

Repensarla con nuestros socios africanos para crear nuevos espacios de aprendizaje y exploración.

El informe de Benedicto Savoy y de Felwine Sarr, presentado al Presidente de la República el pasado noviembre, contribuye al debate intelectual de hoy. Deseo saludarlos y recordar la importante labor realizada.

Así, el Presidente de la República decidió devolver a Benin 26 obras reclamadas por las autoridades de ese país, tomadas de guerra por el general Dodds en el palacio de Béhanzin en 1892.

Desde hace varios meses trabajamos con las autoridades beninesas para concretar este compromiso y garantizar la transferencia efectiva de las obras.

Francia examinará con la misma atención las solicitudes que le presenten otros países africanos. Además, la nueva política de cooperación que debemos construir juntos no puede limitarse a la cuestión de las restituciones.

Es la cuestión global de la cooperación patrimonial con África la que queremos plantear en términos nuevos.

Los equipos del Ministerio de Europa y de Asuntos Exteriores, así como los del Ministerio de Cultura, trabajan desde hace varios meses en un plan de acción que permita fundar una nueva asociación con el continente africano.

Se han seleccionado una serie de proyectos y se han emprendido acciones:

- Pienso en la movilización conjunta de la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) y de los fondos de ayuda del Ministerio de Europa y de Asuntos Exteriores en materia de museos y sitios patrimoniales en el continente africano. A este respecto, el proyecto de Lalibela en Etiopía es ejemplar. Doy las gracias al Presidente de la AFD, Rémy Rioux, por su atenta escucha;

- Pienso en el diálogo europeo que se ha establecido a nivel político y científico sobre la cuestión de la asociación África-Europa;

- Pienso en los trabajos y propuestas comunes del Instituto Nacional de Historia del Arte (INHA) y del Museo del Quai Branly-Jacques Chirac sobre las investigaciones de procedencias y la historia de las colecciones;

- Pienso también en las acciones de sensibilización dirigidas a los museos de Francia y en las iniciativas que serán las suyas.

Estos proyectos nos indican el rumbo que debemos seguir para futuras iniciativas.

 

Este rumbo nos conducirá en primer lugar hacia Benín, y la restitución de las 26 obras que acabo de evocar con vosotros.

Este conjunto notable de estatuas, cetros y tronos saldrá de las colecciones nacionales en el menor tiempo posible.

He intercambiado con mi homólogo el Ministro Oswald Homeky. Sabe que puede contar con la movilización del Ministerio de Cultura para concretar el anuncio del Presidente de la República.

En abril pasado, una misión conjunta del Ministerio de Europa y de Asuntos Exteriores, del Ministerio de Cultura y del museo del Quai Branly Jacques Chirac visitó Benín, ante las autoridades, y ha permitido establecer vínculos entre los profesionales del patrimonio de ambos países.

El intercambio de experiencias, los intercambios científicos y la voluntad política han sentado las bases de nuestra asociación.

Quiero dar las gracias al Gobierno de Benin por la confianza que ha depositado en Francia y por las conversaciones constructivas que se están celebrando para alcanzar nuestros objetivos.

La restitución de las obras será objeto de una inscripción en la ley.

Aún no se ha determinado el calendario debido al gran número de textos que se están debatiendo en el Parlamento.

No obstante, el Gobierno desea que este proyecto pueda examinarse en un plazo compatible con las legítimas expectativas y solicitudes de nuestros asociados benineses.

Mientras tanto, estas 26 obras deben poder ser vistas, admiradas y estudiadas en Benín.

Por ello, he pedido a mis servicios y a los equipos del museo del Quai Branly-Jacques Chirac que trabajen estrechamente con nuestros socios benineses para encontrar las vías y los medios de un retorno efectivo, en particular en el marco de un depósito.

Este regreso podría ser la ocasión de una exposición dedicada a la diversidad, la complejidad y la riqueza estética de estas obras.

Ver y dar a entender la profundidad histórica de estas piezas de gran importancia.

Más allá de eso, debe surgir una política de intercambios culturales mucho más amplia.

Este es el objeto de nuestras conversaciones con las autoridades de Benin y se está ultimando un programa de trabajo detallado.

Francia, a través de la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD), ha expresado su disposición a apoyar la creación de un museo en los palacios reales de Abomey.

Este museo ofrecerá condiciones de valorización excepcionales a las obras que se presentarán.

Como pueden ver, los vínculos que hemos establecido con Benin constituyen una referencia que podrá inspirar otras políticas de asociación en África.

En un momento en que el continente africano desarrolla una política patrimonial innovadora, nuestra asociación en materia de formación deberá necesariamente enriquecerse.

Deseo que esta formación se base en programas innovadores, audaces y de largo plazo.

Nos parece que, hasta ahora, los cursos de formación eran a menudo demasiado cortos para permitir intercambios regulares en torno a un amplio espectro de competencias que van desde la conservación hasta la mediación.

El Instituto Nacional del Patrimonio (INP) y la Escuela del Louvre aplicarán un programa de formación destinado a los socios africanos que deseen participar.

A partir de 2020, se podrán organizar seminarios en el continente africano y estas dos instituciones crearán nuevas condiciones de acogida y de formación destinadas a los pasantes africanos.

El desarrollo de los intercambios nos permitirá inspirarnos en los conocimientos y las competencias africanas para enriquecer nuestra comprensión del patrimonio a escala mundial.

Estoy a favor de que los alumnos conservadores y restauradores del Instituto Nacional del Patrimonio puedan viajar más a menudo a África en el marco de su formación.

Más allá de esta movilidad, los intercambios entre profesionales de Francia y de África permitirán mejorar el estudio de las obras.

También contribuirán a desarrollar la valorización del patrimonio africano en los museos de Francia.

En efecto, conviene desarrollar los trabajos científicos dedicados a las colecciones procedentes del continente africano y conservadas en los museos franceses.

Debemos conocer mejor todas las obras maestras extraoccidentales, porque tenemos el honor de conservarlas.

En particular, se realizarán investigaciones en profundidad para intentar determinar la procedencia de las obras y permitir la transmisión de su compleja historia. El público deberá poder comprenderlo mediante una museografía y una mediación adaptadas.

Añadiré que amar y hacer amar estas obras es también respetar su lugar en las sociedades que las crearon.

Por lo tanto, el público debe tener acceso inmediato, durante su visita, a claves de lectura históricas, funcionales o contextuales.

El Instituto Nacional de Historia del Arte (INHA) y el museo del Quai Branly - Jacques CHIRAC ya están movilizados en estos desafíos.

Trabajan conjuntamente en la creación de un portal sobre la historia y la procedencia de los patrimonios africanos que pondrá a disposición del público bases de datos enriquecidas por ambas instituciones.

Mañana, todos los museos de Francia podrán beneficiarse de este esfuerzo.

A partir de septiembre se organizará una reunión para abordar las problemáticas de inventarios, de investigaciones históricas, de procedencia y constituir una red de museos sobre estos temas.

Sé que muchos de nuestros socios europeos se sumarán a esta iniciativa.

Si las instituciones públicas ocupan un lugar central en nuestros proyectos de cooperación, hoy también quiero dirigirme a todos los actores del mercado del arte.

Anticuarios, subastadores, expertos, coleccionistas, todos participan en el conocimiento y la conservación de los patrimonios.

Hicieron de París la capital mundial de este sector del mercado del arte.

Grandes ventas públicas dedicadas o manifestaciones, como Recorridos de los mundos, permiten a un amplio público aprehender las artes extraoccidentales en un contexto distinto de los museos.

Sé que los comerciantes y coleccionistas han podido albergar preocupaciones, incluso sentirse cuestionados, por los debates iniciados en torno a los patrimonios africanos.

Deseo, pues, tranquilizarles sobre las intenciones del Estado. No tiene por objeto adoptar medidas restrictivas con respecto a los patrimonios africanos en manos privadas, ni limitar su circulación o comercio.

 

Damas y caballeros,

Antes de dar la palabra a los oradores, quisiera citar al Presidente Jacques Chirac que, con motivo de la inauguración del musée du quai Branly al que ahora se asocia su nombre, expuso la filosofía que encarna este lugar único:

Ningún pueblo, nación o civilización agota o resume el genio humano. Cada cultura lo enriquece por su parte de belleza y de verdad, y solo en sus expresiones siempre renovadas se vislumbra lo universal que nos une. »

Esta misma convicción constituye la base de la política de cooperación que deseamos desarrollar juntos.

Este día es un hito porque se ha construido alrededor de los profesionales. Pero es solo un paso, otros seguirán.

Pueden contar con mi compromiso personal y el de mi ministerio para avanzar en esta dirección.

Cuento también con su movilización para alimentar y enriquecer este proyecto.

Os deseo a todas y a todos un muy buen día y intercambios fructíferos.