Sr. Presidente François Hollande,

Señores primeros ministros, querido Alain Juppé, querido Lionel Jospin,

Señoras y Señores Ministros:

Directora General de la UNESCO, querida Audrey Azoulay,

Señoras y señores embajadores:

Señoras y señores elegidos:

Señoras y señores presidentes,

Señora presidenta de la sociedad de los amigos del museo del quai Branly, querida Françoise De Panafieu,

Querida Claude Chirac:

Querido Juan Nuevo:

Señoras y señores:

Queridos amigos:

 

«¿Irán al Louvre? »

Hace casi cien años (1920), Félix Féneon, el anarquista convertido en crítico de arte, lanzaba este llamamiento en forma de pregunta: en favor de estas artes que llamaba «lejanas».

Un llamamiento para que se afirme la igual dignidad de las producciones del genio humano, venga de donde venga.

Una llamada que sonaba, entonces, como una provocación.

Un llamamiento que termina, sin embargo, por ser escuchado: en 2000, cuando el «Pabellón de las Sesiones» del Louvre abría sus puertas a las artes de África, Asia, Oceanía y las Américas.

Este acontecimiento considerable fue el preludio de la creación de un nuevo museo. O más bien debería decir de un museo de un tipo nuevo: el museo del quai Branly.

«Las obras maestras de todo el mundo nacen libres e iguales ante la ley», declaró Jacques Kerchache.

En esta revolución de la percepción, usted, Stéphane Martin, desempeñó un papel decisivo.

Estas artes, a veces denominadas «primitivas», «lejanas», «primordiales» o «primeras», nos las habéis hecho conocer por lo que son: arte, simplemente.

Así, junto con algunos otros, habéis contribuido a cambiar nuestra concepción de lo universal: la habéis ampliado. La habéis enriquecido. Siempre estaremos agradecidos por ello.

Desde su creación en 2006, el museo del quai Branly ha recibido cerca de 18 millones de visitantes. El éxito de esta joven institución, querida por Jacques Chirac, se lo debemos a usted.

Se la debemos a su pasión y a su rigor. Pocas personas combinan, como usted, en este punto, el espíritu de finura y el de geometría. Eres un gran visionario y un gran hombre de acción. Sea exactamente lo que se necesita para ser un gran presidente de museo.

Procedente de uno de los grandes cuerpos del Estado - el Tribunal de Cuentas - habéis dedicado toda vuestra carrera a la cultura: en el Centro Pompidou, en Radio Francia y directamente «en central», donde habéis ejercido las más altas funciones, en particular la de director de gabinete del ministro.

Cada vez, usted demuestra una impresionante capacidad de trabajo, un rigor infalible y una notable capacidad de dirigir proyectos.

En los años 1990, es al lado de tres Jacques que se compromete en la aventura que conducirá a la apertura del musée du quai Branly.

Tres Jacques: Chirac, Kerchache y Friedmann. Os ofrecerán la gran causa de vuestra vida: el diálogo entre todas las culturas del mundo.

A estos tres Santiago, les debéis mucho. En particular, naturalmente, al «grande» Santiago. Jacques Chirac, por el que, querida Claude, tenemos un pensamiento especial esta tarde. Quisiera recordar las palabras que pronunció en la inauguración de «su» museo, el que hoy lleva su nombre. Fue el 20 de junio de 2006:

Ningún pueblo, nación o civilización agota o resume el genio humano. Cada cultura lo enriquece por su parte de belleza y de verdad, y solo en sus expresiones siempre renovadas se vislumbra lo universal que nos une».

Son palabras maravillosas. Palabras que necesitamos ahora más que nunca. En la hora de los repliegues identitarios, en el momento en que las sociedades, en todo el mundo, y también en Francia, se fracturan. Ante los comunitarismos de todo tipo, debemos llevar con orgullo el estandarte de la fraternidad. Fraternidad fundada en la convicción de la igual dignidad de todos los hombres y de todas las culturas.

Este mensaje de Jacques Chirac, querido Stéphane, el museo que usted ha dirigido le ha dado una realidad, una realidad profundamente original.

Hay que decir ante todo unas palabras sobre el audaz edificio diseñado por Jean Nouvel, en el que se encarna el proyecto. Construido sobre pilotes, se funde progresivamente, a medida que pasan los años, en su entorno verde. A imagen de las colecciones que contiene, que poco a poco arraigan en nosotros, aboliendo las distancias y el tiempo que nos separaban. Es un refugio que se separa de las construcciones circundantes y guía a los visitantes en su experiencia de descubrimiento.

En este sitio excepcional, usted ha diseñado, querido Stéphane, una verdadera ciudad cultural. Además de sus colecciones permanentes, el museo acoge una rica programación de exposiciones y manifestaciones en el teatro Lévi-Strauss. Es también un lugar de enseñanza y de investigación, dimensión a la que estáis particularmente unidos.

Quisiera destacar la extraordinaria diversidad de la política de exposiciones temporales del museo. Diversidad de temas, enfoques, épocas. Puede haber una pregunta:

  • De tesoros arqueológicos como de creación contemporánea, y en particular de fotografía para la cual el museo del quai Branly se ha convertido en una referencia internacional;
  • De la cultura de los canacos o de los dogones como fenómenos universales como el tatuaje o el arte de la peluquería.

Usted está personalmente muy implicado en esta política de exposiciones, hasta el punto de haber realizado usted mismo una de ellas: la que el museo dedicó al arte de las cestas japonesas, «Fendre l'air». ¡Hay que oírte hablar de Japón para entender lo que significa la palabra «pasión»!

La política de enriquecimiento de las colecciones que ha llevado a cabo es también única. Hoy la continúa Yves Le Fur, director del patrimonio y de las colecciones del museo, cuyo papel es esencial. Porque tú sabes, querido Stephane, rodearte de los mejores.

El enriquecimiento de las colecciones demuestra también la energía con la que moviliza a los grandes donantes y mecenas, en torno al proyecto del museo. Sin estos mecenas, este museo no sería lo que es. Sabemos el papel que ha desempeñado en este ámbito Martine Aublet y saludo a Bruno Roger, que perpetúa su compromiso en el marco de su fundación. También quiero destacar la formidable acción de Françoise de Panafieu al frente de la sociedad de los Amigos del quai Branly.

La última donación al museo del quai Branly, que he tenido el placer de firmar con usted y Marc Ladreit de Lacharrière, a quien saludo, contribuirá a reforzar aún más sus colecciones.

También ha llevado usted una política ambiciosa en materia de enseñanza y de investigación, de la que Claude Lévi-Strauss, evidentemente, es una de las figuras tutelares. La especificidad del museo del quai Branly es estar bajo la doble tutela del Ministerio de Cultura y del Ministerio de Educación Superior, Investigación e Innovación. Con Frédérique Vidal, que no ha podido estar con nosotros esta noche, trabajamos mano a mano para acompañarle. Acogéis a numerosos jóvenes investigadores que encuentran recursos de referencia en materia de antropología en particular. Sus trabajos son esenciales para profundizar nuestros conocimientos de culturas aún poco estudiadas.

Por último, permítanme subrayar la importancia de la política internacional que usted ha llevado a cabo.

Abierto al mundo, curioso por todo, usted es un diplomático cultural excepcional que ha recorrido incansablemente el mundo para establecer vínculos con las mejores colecciones en las áreas de especialidad del museo.

Es así como se le debe haber organizado en China la primera exposición de arte africano jamás presentada en este país, haber llevado a Benín, de donde vengo, una exposición pionera sobre Béhanzin, y tantos otros a los Estados-Unidos como el de los indios de las llanuras.

Gracias a usted, el museo del quai Branly no solo se ha convertido en un museo nacional ineludible, completando el arco del Sena que marcan el Museo del Louvre o el Museo de Orsay, sino también una institución internacional de primer orden.

Este éxito no habría sido posible sin los equipos que han sabido rodearse a lo largo de estos años. Quiero mencionar también a vuestros sucesivos directores generales delegados: Pierre Hanotaux, Karim Mouttalib y Jérôme Bastianelli.

Pero en realidad es a todos los que trabajan o han trabajado aquí a quienes habría que citar. Todos han podido experimentar vuestra atención a los demás. Sin duda tenéis vuestro carácter... Pero lo que puede tener un poco de cuerpo entero es atenuado por su humanidad, y su legendario sentido del humor.

Después de su partida, me complace confiar la presidencia interina del establecimiento a Jérôme Bastianelli, que trabaja a su lado desde hace casi 10 años. Le agradezco que haya aceptado.  

Querido Stéphane Martin:

En el momento en que usted deja su cargo aquí, tenemos una responsabilidad para con esta institución: la de permanecer fieles a los valores que presidieron su nacimiento. A los valores de compartir y de dialogar entre las culturas que habéis defendido, junto a Jacques Chirac. Podéis contar conmigo.

En su «Investigación sobre artes lejanas», Féneon - siempre él - hacía esta profecía: cuando el museo del Louvre reciba el arte lejano, «no encontrará su complemento, sino su principio». Este principio, gracias a usted, lo hemos encontrado, Stéphane Martin. Gracias a su compromiso sin fisuras. Sé que, dondequiera que estéis, seguiréis llevando este compromiso por una determinada idea de la cultura: vasta curiosidad, universal. Como la Francia que amamos. Gracias Stéphane.