Con motivo del 75º Congreso de la Federación Nacional de Cines Franceses, que se celebró el 23 de septiembre en Deauville, la Ministra de Cultura presentó un conjunto de medidas excepcionales destinadas a apoyar el sector cinematográfico.

Con motivo del 75 de octubre de 2006e El Congreso de la Federación Nacional de Cines Franceses (FNCF), que se celebró el miércoles 23 de septiembre de 2020 en Deauville, Roselyne Bachelot-Narquin, ministra de Cultura, presentó un conjunto de medidas excepcionales destinadas a apoyar el sector cinematográfico.

Estas medidas de una ambición inédita completan las destinadas al sector audiovisual, que se presentaron el jueves 17 de septiembre de 2020 en el Folies Bergères de París, durante el Festival de la Ficción TV. 

El plan de acción completo del Estado en favor del cine y del audiovisual es doble:

  • Incluye, por una parte, de conformidad con el anuncio del Primer Ministro de 27 de agosto de 2020 para fomentar la reanudación de las actividades de los exhibidores de espectáculos, un fondo excepcional gestionado por el CNC destinado a compensar las pérdidas de ingresos de taquilla que quedan a cargo de las salas de cine debido a la disminución de su frecuentación de septiembre a diciembre de 2020, por un importe de 50 millones de euros.
  • El plan France Relance, por otra parte, prevé la asignación de 165 millones de euros al CNC:
  • 60 millones de euros están destinados a rearmar el CNC, compensando íntegramente sus pérdidas netas de ingresos fiscales afectados. Esta suma permite garantizar el mantenimiento en su nivel actual del conjunto de los dispositivos de ayuda a la creación y a la difusión;
  • 105 millones de euros financiarán nuevas medidas excepcionales.

En la continuidad del fondo de seguro y de garantía establecido a partir del mes de junio para apoyar la reanudación de los rodajes, El conjunto de estas medidas permitirá a todos los actores de la creación audiovisual y cinematográfica preparar una recuperación duradera y perenne de su sector», declara Roselyne Bachelot-Narquin, Ministra de Cultura.

Las nuevas medidas incluidas en el Plan France Relance se inscriben en una estrategia global de recuperación y modernización estructurada en siete ejes:

  • Fomentar la salida de las películas en periodo de reanudación para hacer volver al público a los cines apoyando a los actores de la distribución cinematográfica (17,7 millones de euros);
  • Apostar por los talentos de futuro que serán los verdaderos reconstructores del sector, detectando y apoyando lo antes posible a los talentos para inventar los relatos y los formatos de expresión del mañana (6 millones de euros);
  • Recuperar el retraso en la producción cinematográfica y audiovisual, el apoyo a la actividad de los productores que permite crear un efecto de arrastre rápido en todo el sector (38,4 millones de euros);
  • Garantizar la viabilidad de las salas a corto y a largo plazo acudiendo al público de mañana en todos los territorios, con un apoyo reforzado a los exhibidores y un refuerzo de las acciones de difusión cultural y la educación sobre la imagen (34,3 millones de euros);
  • Acelerar la modernización de las industrias técnicas, para posicionar a Francia como actor central de las producciones, mediante una inversión en los estudios de rodaje y la producción digital (10 millones de euros);
  • Reforzar la internacionalización del sector haciendo de Francia un motor de la reactivación mundial del sector, gracias a sus exportadores, sus socios de coproducción y el atractivo de sus estructuras de rodaje (8,3 millones de euros);
  • Apoyar la valorización del patrimonio cinematográfico y audiovisual, favoreciendo la difusión de las grandes obras del repertorio entre un amplio público (1,8 millones de euros).

El conjunto de estas medidas representa un importe de 116,5 millones de euros, de los cuales 105 millones de euros en concepto de créditos del plan de reactivación y 11,5 millones de euros comprometidos por el CNC en el momento de la reapertura de las salas, en el mes de junio, para acompañar la toma de riesgo de los distribuidores y productores que han lanzado sus películas.

La movilización del Estado es más esencial que nunca para apoyar nuestros sectores cinematográfico y audiovisual, duramente golpeados por la crisis. Debemos trabajar para preservar un sector económico que crea riqueza en toda Francia, pero también para fortalecer nuestra capacidad de crear, difundir y exportar obras que reflejen nuestra identidad en toda su complejidad y riqueza», afirma la ministra de Cultura.