Las propuestas de ley relativas a las bibliotecas y al desarrollo de la lectura pública destinadas a mejorar la economía del libro y a reforzar la equidad entre sus actores, presentadas respectivamente por las senadoras Sylvie Robert y Laure Darcos, fueron definitivamente adoptadas por el Senado el 16 de diciembre de 2021. Ambos textos habían sido apoyados desde el momento de su presentación por el Gobierno, que inició el procedimiento acelerado, que permitió su aprobación en menos de un año. Este apoyo continuo es una de las ilustraciones de la decisión del Presidente de la República de hacer una lectura «gran causa nacional».

Primer equipo cultural en Francia, las bibliotecas son objeto de un fuerte apego por parte de nuestros conciudadanos y de los elegidos. Sin embargo, su importancia en nuestra vida cotidiana nunca había encontrado una concreción política y jurídica en la ley. El proyecto de ley sobre bibliotecas y desarrollo de la lectura pública subsana este vacío jurídico. Se centra sobre todo en definir las misiones de servicio público de las bibliotecas y en fijar en el derecho principios generales de su funcionamiento, como la libertad, la gratuidad de acceso y la necesidad de colecciones pluralistas y diversificadas. Consolida las responsabilidades de los consejos departamentales con respecto a sus bibliotecas.

El proyecto de ley destinado a mejorar la economía del libro y a reforzar la equidad entre sus actores complementa muy útilmente la política voluntarista del Gobierno desde 2017 en favor del sector del libro. Este texto moderniza la regulación del sector en torno a tres retos: el apoyo prestado a nuestras librerías y el restablecimiento de una justa competencia en el mercado del libro, objetivando el coste de envío para los libros pedidos en internet y entregados en casa, para encontrar un precio único del libro; la mejora de la relación contractual entre autores y editores; y la adaptación de la colección de obras digitales.

La Ministra de Cultura agradece a todos los diputados y senadores el trabajo de calidad realizado sobre estas propuestas de ley y el notable consenso que ha acompañado las discusiones relativas a estos dos textos, permitiendo su adopción por unanimidad.