Françoise Nyssen, ministra de Cultura, saluda la acción de los servicios del Ministerio de Cultura que ha permitido hoy la restitución de un pastel titulado "Retrato de Catherine Flore Clodion, nacida Pajou", ejecutado por Adelaide Labille-Guillard (1749-1803)al representante de los derechohabientes de Pedro e Yvonne de Gunzburgo.

Este pastel, que había formado parte de la colección del barón Pierre de Gunzburg y de su esposa, Yvonne, en los años 1930, fue muy probablemente expoliado por los alemanes que ocuparon el domicilio de los Gunzburg , 54 avenue d'Iéna en París, y luego salió al mercado. El pastel fue comprado en París en 1944 por el comerciante alemán Hildebrand Gurlitt con el fin de unirse al museo querido por Hitler en Linz. A la espera de la construcción de este museo, fue conservado en Múnich en el «Führerbau», que fue saqueado en abril de 1945, explicando probablemente la desaparición de esta obra. El retrato no fue encontrado hasta 1968 con motivo de su puesta en venta en Munich y fue devuelto a Francia en 1970. Entonces inscrito en el inventario de la recuperación artística bajo el número REC 166, fue confiado a la custodia del departamento de artes gráficas del museo del Louvre hasta ahora. Solo un malentendido con una réplica conservada por la familia había llevado a que no fuera reclamado por los derechohabientes, ni restituido, pero el error se ha podido poner en evidencia recientemente gracias a las investigaciones realizadas sobre el historial de los bienes expoliados por el servicio de museos de Francia de la Dirección General de Patrimonio, con los conservadores del departamento de artes gráficas, del Ministerio de Europa y Asuntos Exteriores y otros investigadores.

Este hermoso retrato con rostro todavía infantil representa a la única hija del escultor Augustin Pajou y de Angélique Roumier, Catherine Flore (1764-1841), que se casó el 26 de febrero de 1781 con el escultor Claude Michel, llamado Clodion (1738-1814), antes de divorciarse en 1794. Adélaïde Labille-Guillard representó a Catherine Flore cuando tenía diecinueve años, en 1783, el año en que el artista fue recibido en la Real Academia de Pintura y Escultura al igual que su hermana, Elisabeth Vigée-Lebrun (1755-1842). Si se compara con un busto esculpido de Catherine Flore, ejecutado por su padre en 1786, el retrato realizado por Adelaide Labille-Guillard parece muy parecido y conforme a su talento en este género.

Este pastel forma parte de las Museos nacionales Recuperación - «MNR», acrónimo que designa de manera genérica las obras que llegaron de Alemania al final de la Segunda Guerra Mundial, después de haber sido en su mayoría robadas a judíos, y confiadas a la custodia de los museos nacionales, a la espera de su restitución a sus legítimos propietarios o a sus derechohabientes.

Bajo el impulso de la política voluntarista de los Ministros de Cultura desde 2013, consistente en tratar de identificar a los propietarios en el momento de la expoliación sin esperar a que sus herederos se manifiesten, el proceso de restitución de las obras expoliadas se ha reforzado en los últimos años, con el apoyo del Ministerio de Europa y Asuntos Exteriores y de la Comisión para la indemnización de las víctimas de expoliaciones (CIVS). Esta dinámica permite proseguir activamente las entregas de «MNR», como la del REC 166, a los derechohabientes de sus legítimos propietarios, expoliados por el régimen nazi u obligados a vender sus bienes para huir de él.

La ministra de Cultura sigue movilizada por el necesario cumplimiento de este deber de justicia y reparación y se alegra de que las restituciones de «MNR» siguen siendo posibles gracias a la profundización de las investigaciones de las procedencias de estos bienes resultantes de la recuperación artística.