Franck Riester, ministro de Cultura, lamenta que no se haya podido encontrar una solución amistosa al conflicto que opone el municipio de Saint-Ouen y la asociación Mains d'Oeuvres desde 2014.

Apoyado por el Ministerio de Cultura y numerosos servicios del Estado, este lugar constituye en efecto un recurso para las iniciativas culturales del territorio llevadas por los habitantes y para los artistas acogidos allí todo el año en residencia.

Para el ministro, «la desaparición de un lugar artístico y cultural es siempre un fracaso que no se puede resolver. »

Por ello, Franck Riester propone, bajo los auspicios del Ministerio de Cultura, una mediación entre las dos partes lo antes posible.

Por otra parte, los servicios del Estado, en particular la Dirección Regional de Asuntos Culturales de Île-de-France, están plenamente movilizados para que se les devuelva cuanto antes el material perteneciente a los artistas y operadores culturales presentes ayer sobre el terreno.