Roselyne Bachelot-Narquin, ministra de Cultura, celebra el nombramiento de Jean-Philippe Mochon como mediador del libro y de la música por un mandato de tres años en cada una de estas funciones.

Sucede a Sophie-Justine Lieber, consejera de Estado y directora del gabinete de la Ministra de Cultura, para la mediación del libro, y a Denis Berthomier, consejero maestro del Tribunal de Cuentas, para la mediación de la música.

Miembro del Consejo de Estado desde 1998, asesor de la sección de lo contencioso, Jean-Philippe Mochon es también miembro del Consejo superior de la propiedad literaria y artística. Tras un informe sobre la interoperabilidad del libro digital, a principios de este año presentó un importante estudio conjunto con el CNC y el HADOPI sobre las plataformas de intercambio de contenidos, haciendo propuestas para la aplicación de la Directiva europea sobre derechos de autor. 

Entre 2010 y 2015 fue Jefe del Departamento de Asuntos Jurídicos e Internacionales del Ministerio de Cultura, participando en los trabajos preparatorios de la Ley de Libertad Creativa de 2016 (LCAP) y al conjunto de la política europea de este Ministerio, desde la excepción cultural al derecho de autor. Ha contribuido así a numerosas obras de interés tanto en el ámbito del libro como en el de la música: comisión de la copia privada, normas aplicables al contrato de edición, reforma de los derechos de los artistas intérpretes de la música, precio único del libro digital... Por último, presidió en 2018 y 2019 la comisión que estableció la tarifa aplicable a la difusión de música grabada en las radios en línea.

El Defensor del Libro, creado por la Ley de consumo de 17 de marzo de 2014, interviene en todos los litigios relativos a la aplicación de las leyes relativas al precio del libro, impreso o digital. También interviene en las controversias relativas a la actividad editorial de los editores públicos. Al favorecer cualquier solución de conciliación entre las partes, el mediador contribuye a garantizar la transparencia en el seno del sector y a preservar los equilibrios económicos entre los agentes del sector. A falta de acuerdo en un litigio, puede formular recomendaciones a las partes y recurrir al tribunal competente si comprueba que se han producido prácticas contrarias a las leyes sobre el precio del libro. El mediador del libro puede también formular recomendaciones para hacer evolucionar las disposiciones normativas que entran en su ámbito de competencias.

Instituido por la Ley LCAP de 7 de julio de 2016, El Defensor del Pueblo para la Música se encarga de la conciliación de los litigios entre los actores del sector musical y de la regulación flexible de las relaciones contractuales entre estos últimos para ayudarles a superar las dificultades vinculadas a las especificidades del sector. Puede formular recomendaciones proponiendo medidas para poner fin a los litigios que se le someten y formular al Ministro de Cultura cualquier propuesta que considere necesaria para el cumplimiento de sus funciones.

La trayectoria profesional y la experiencia de Jean-Philippe Mochon en el ámbito de la cultura, el derecho y, en particular, el derecho de autor y los derechos de los artistas intérpretes y productores de música, serán activos valiosos para llevar a cabo las misiones que se le encomienden como mediador del libro y de la música.

La Ministra desea dar las gracias a Sophie-Justine Lieber y a Denis Berthomier por su destacada labor como mediadora del libro y de la música, respectivamente.