La ministra se apoya en un trabajo de historiadores que cuentan aniversarios clave de la historia de Francia. Evidentemente, no se trata de celebrar al pensador de extrema derecha que era Maurras, sino al contrario de conocer su papel en la historia de Francia.

La Ministra desea que no haya ambigüedad en su posición y recuerda su rechazo total de las tesis y del compromiso de Maurras.