Roselyne Bachelot-Narquin celebra la celebración de esta primera reunión del G20 de los ministros de Cultura en presencia, que ha permitido reafirmar el papel esencial de la cultura para el desarrollo sostenible de nuestras sociedades y la necesidad de promoverla y protegerla, especialmente en el contexto de la pandemia mundial.

Los intercambios entre los ministros de Cultura de los países del G20, casi todos reunidos en Roma, y los responsables de las principales organizaciones internacionales interesadas, entre ellas la UNESCO y la OCDE, se han centrado en los cinco temas siguientes: el papel motor de la cultura y de las industrias creativas para la reactivación y el crecimiento sostenible, la protección del patrimonio cultural y la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales, la cultura y el cambio climático, el refuerzo de las capacidades a través de la formación y la educación, y la transición digital en la cultura.

Permitieron la adopción por unanimidad de una declaración final ambiciosa e histórica (consultable aquí).