Roselyne Bachelot-Narquin, ministra de Cultura, se enteró con tristeza de la desaparición de Jean-Michel Boris.

A los 21 años, en 1954, Jean-Michel Boris entró en el Olympia como maquinista. A partir de entonces, dedicará toda su vida a este teatro que se ha convertido en emblemático. Rápidamente fue nombrado director artístico y en 1979 sucedió a su tío por alianza Bruno Coquatrix en el puesto de director general. 

Durante más de treinta años, mantuvo esta misión, estableciendo un vínculo único con los más grandes músicos franceses e internacionales a los que invitaba a actuar en el escenario. Por su voluntad de compartir su pasión por la música en toda su diversidad con el mayor número posible, Jean-Michel Boris ha preservado y transmitido el espíritu singular que ha hecho del Olympia un lugar mítico apreciado tanto por los artistas como por el público. 

Roselyne Bachelot-Narquin expresa sus sinceras condolencias a su familia, a sus seres queridos, a todos los que lo han conocido y amado.