Anne-Marie Finkelstein, discreta gran dama de la prensa escrita, nos ha dejado.

Desde su adolescencia, Anne-Marie Finkelstein sabe que quiere ser periodista y nada la detendrá en su determinación. Si no puede hacer estudios en este campo, tanto peor, demostrará su valor sobre el terreno: dirección Beirut, donde da sus primeros pasos de periodista en El Oriente en el día y a la ORTF.

De vuelta en Francia, se apasiona a mediados de los años 1960 por el marketing político que hace su debut con motivo de una primera campaña presidencial difundida por la televisión. Durante una década, trabajó en marketing político y asesoría a la prensa. Tanto en Touquet como en París, sus intuiciones dan en el blanco. Anne-Marie Finkelstein encuentra eslóganes picantes, inventa nuevos formatos y no renuncia ante nada.

Este seguro seduce a Jacqueline Beytout, propietaria de Echosque la contrata en los años 70. Allí, comenzará por atacar una obra que asusta a más de uno: la informatización. Muy pronto, Anne-Marie Finkelstein siente que se prepara una revolución en este campo y elige - fiel a su optimismo de lucha - tomarla en brazos. Una vez cumplida esta misión, ascenderá a todos los niveles del periódico hasta la Dirección General.

¿Cómo despertar la envidia del lector, conjugando formato atractivo e información de calidad? A lo largo de toda su carrera, Anne-Marie Finkelstein se dedicará a aportar respuestas concretas a esta cuestión, que sigue siendo más actual que nunca.

Mujer de pluma y de mano en un mundo ampliamente dominado por los hombres, trabajará para más de una decena de títulos a los que aporta astucia y audacia. A los Echoslanza la primera revista de fin de semana vinculada a un diario para acompañar al lector durante toda la semana y pegarse a su ritmo. En la revista Historiamoviliza a los especialistas en historia y geopolítica para dar una profundidad histórica al análisis de la actualidad del mundo. Apasionada tanto por el fondo como por la forma del periódico - del formato retenido a los anuncios elegidos pasando por el gramaje del papel - marca la profesión por su preocupación de reunir a periodistas, industriales y anunciantes en torno al amor del objeto periódico.

De los Echos al Parisino pasando por L'Express, Nueva fábrica y muchos otros, Anne-Marie Finkelstein ha marcado la historia de la prensa con su intuición, su eficacia y su modernidad. Conservamos sin saberlo siempre la herencia de las nuevas ideas de esta patrona de prensa pionera que nos invita a creer siempre en la curiosidad del lector por la prensa.

Expreso mi más sentido pésame a su familia y a sus seres queridos.