Una gran voz del teatro se calló. Ayer me enteré con gran tristeza de la muerte del actor, director y director de teatro Didier Bezace a la edad de 74 años.

Didier Bezace comenzó su carrera con la prometedora aventura colectiva de Cartoucherie. Con Jacques Nichet, recientemente desaparecido, y Jean-Louis Benoît, cofundan en 1970 el Théâtre de l'Aquarium. Después de 27 años en los que codirige el lugar y participa como actor o director en todos los espectáculos, deja este sitio excepcional del bosque de Vincennes para llegar a la ciudad de Aubervilliers. Al frente del Teatro de la Comuna, Centro Dramático Nacional de Aubervilliers, que dirigió durante 16 años, Didier Bezace fue sin descanso el ardiente defensor de un teatro público exigente y popular.

Paralelamente a este recorrido excepcional, recompensado en 2005 por dos «Molière» por su adaptación y su puesta en escena de La Version de Browning, siempre ha continuado sus actividades de actor en el cine y en la televisión. Se ilustró en los registros más diversos, desde las películas de Bertrand Tavernier (L.627, Ca comienza hoy) hasta las comedias de Jeanne Labrune. Su voz cálida y grave, reconocible entre todas, es probablemente lo que más marca nuestra memoria.

Desde 2014, continuaba sus actividades de creación teatral en su compañía L'Obstement amoureux con el acompañamiento del Ministerio de Cultura. Infatigable defensor del verbo, no ha dejado de testimoniar su amor por las palabras, como hasta hace poco con los textos de Louis Aragon y de Elsa Triolet, que compartía con deleite junto a su cómplice Ariane Ascaride.

Franck Riester, ministro de Cultura, envía su más sentido pésame a su familia, amigos y seres queridos.