Françoise Nyssen encuentra hoy en el Bajo Rin, uno de los cuatro territorios seleccionados para experimentar el Pass Culture, a una cincuentena de jóvenes encargados de probar la primera versión de la aplicación móvil del Pass Culture.

Este viaje a Estrasburgo fue también la ocasión para la Ministra de Cultura de firmar un protocolo de acuerdo con Mathieu Schneider, vicepresidente de la Universidad de Estrasburgo encargado del ámbito Cultura, y Ciencias en sociedad para integrar la «Mapa cultural de la Universidad de Estrasburgo» en el Pase Cultura, y con ella, la oferta cultural de más de 80 establecimientos asociados.
Esta primera versión de la aplicación será probada por un centenar de jóvenes en cada uno de los otros tres departamentos piloto: Seine-Saint-Denis, Guyana y Hérault. En total, se movilizará a casi 400 jóvenes.  
La fase de experimentación (con un primer perímetro de oferta) del Pass Culture comenzará a continuación en el curso 2018, con 10.000 jóvenes de 18 años movilizados, en los cuatro departamentos piloto. Los jóvenes seleccionados para la experimentación después de una convocatoria de voluntariado dispondrán entonces de un pase dotado de un valor de 250 euros (es decir, la mitad del valor del Pase).
Servicio público cultural universal, el Pase Cultura constituye una verdadera innovación en el universo de la oferta cultural, concebido para los jóvenes y con ellos, en complicidad con los actores culturales y las colectividades territoriales. Permitirá un acceso privilegiado a todos y especialmente a los jóvenes públicos para ofrecerles las ofertas habituales, así como ofertas nuevas, exclusivas, atractivas y de la práctica artística.
La Ministra ha confiado una misión sobre la ingeniería jurídica y financiera del Pase Cultura a Eric Garandeau y a Frédéric Jousset, que combinan experiencia y experiencia empresarial en los campos culturales y digitales.