El Ministro da las gracias a los diputados que han sabido aprovechar la oportunidad histórica de adaptar los derechos de autor al nuevo entorno digital. Esta directiva supone un avance decisivo y un primer paso hacia una mayor responsabilización de las plataformas. El mensaje de la Unión Europea es claro: todos los actores que intervienen en el mercado europeo deben respetar nuestras preferencias colectivas, ya se trate del respeto de los derechos de autor o de las normas fiscales.

La adopción de la directiva es una importante victoria para los artistas, los periodistas, las empresas europeas y los ciudadanos europeos. También es una victoria para la Unión Europea, porque simboliza nuestra capacidad de defender nuestros intereses y valores de manera colectiva.

Al dotarse de un marco jurídico fuerte, Europa se inscribe plena y resueltamente en la revolución digital, preservando al mismo tiempo su soberanía cultural.

Con esta votación, Francia y sus socios europeos han afirmado con fuerza su ambición y su proyecto para Europa.

En vísperas de una fecha crucial para nuestro continente, la adopción de este texto es signo de una Europa unida, de una Europa que protege, de una Europa que defiende su identidad y su diversidad cultural.