Franck Riester, ministro de Cultura, lanzó Románica este lunes 18 de marzo en el Ministerio de Cultura, un juego innovador para comprender mejor las lenguas, en presencia de Luca Niculescu, Embajador de Rumanía en Francia.

Afirmando la prioridad de la diversidad lingüística, del plurilingüismo y de la traducción en la era digital, Romanica es el primer videojuego producido por el Ministerio de Cultura e incluso el primer videojuego producido por una administración pública francesa. Romanica juega con las lenguas románicas, a través de un enfoque original, el de la intercomprensión.

Imaginado con motivo de la temporada cultural cruzada Francia-Rumanía, este videojuego presenta un mundo en el que el jugador tiene la misión de hacer renacer la diversidad de las lenguas colocando las palabras, cada vez más numerosas en cada nivel, en la buena temática y reconociendo la lengua de cada palabra entre ocho lenguas romances, entre ellas dos lenguas regionales de Francia, el occitano y el corso. La OIF permitió la movilización de expertos para poner a punto el contenido científico del juego.  

Románica es totalmente gratuito, sin compras integradas y consta de 75 niveles repartidos en 5 mundos en los que se podrán desbloquear informaciones culturales y distintivos. Las actualizaciones del juego se ofrecerán en las tiendas de aplicaciones cada 2 a 3 semanas, aproximadamente, de febrero a abril de 2019.

El ministro de Cultura recordó además todo el apoyo del ministerio a la industria del videojuego a través de los mecanismos de financiación que permiten acompañar a un sector que se distingue por su fuerte dimensión industrial (el mercado francés está valorado en 4,3 millones de euros en 2017) y por su vitalidad artística impulsada por el auge del juego independiente (el 80 % de los juegos en desarrollo son nuevas propiedades intelectuales).

La Semana de la Lengua Francesa y de la Francofonía es un momento de visibilidad y de intercambio en torno a los retos de la diversidad lingüística: el juego Románica Por lo tanto, tiene todo su lugar» declaró Franck Riester, ministro de Cultura.  

Franck Riester, ministre de la Culture et Luca Niculescu, Ambassadeur de Roumanie en France