En 2019, el cine francés demostró una vez más toda su vitalidad, su diversidad, su capacidad para cambiar las miradas y despertar las conciencias.

Nos ha inflamado con un simple retrato; ha recordado el poder de la palabra para hacer llegar la verdad; ha mirado de nuevo el autismo y su realidad; ha trazado el combate de un hombre contra la injusticia y el antisemitismo; retrató los suburbios sin ceder a la facilidad; nos hizo nostálgicos ante el tiempo que pasa; y nos mostró la monstruosidad de la que es capaz la humanidad, y la luz que se puede, a pesar de todo, encontrar.

 Franck Riester, ministro de Cultura, dirige sus calurosas felicitaciones a todos los profesionales del cine, artistas y técnicos, nombrados para la Ceremonia de los César 2020.

 A la vista de las reacciones suscitadas por el anuncio de estos nombramientos, Franck Riester recuerda que:

  • La Academia de las Artes y Técnicas del Cine es una estructura totalmente independiente. Es libre de sus elecciones y de su modo de funcionamiento. No me corresponde, pues, intervenir en su procedimiento de nombramiento, ni definir las condiciones de elegibilidad de las películas, ni los requisitos exigidos para ser miembro de la Academia.
  • Defenderé y protegeré la libertad de creación con la misma determinación con que lucho a diario contra todas las formas de violencia sexual y de género. Repito: el talento no es una circunstancia atenuante; el genio, no una garantía de impunidad. Un artista es un justiciable como los demás. »