Creado en 2011 en el marco de la política de democratización cultural llevada a cabo por el Ministerio de Cultura, el Premio Patrimonio para Todos distingue una iniciativa notable en materia de accesibilidad generalizada para las personas con discapacidad motriz, visual, auditivo o mental.

 

Este premio anual permite recompensar a los establecimientos patrimoniales nacionales o pertenecientes a las colectividades territoriales que han establecido una política de accesibilidad generalizada de calidad y que tienen valor de ejemplo en favor de las personas con discapacidad. Valora los logros más innovadores en el ámbito de las ofertas culturales orientadas hacia una mayor autonomía de las personas con discapacidad y pone en perspectiva la ambición de la accesibilidad universal.

La novena edición de esta cita anual ha dado lugar a los siguientes premios:

 

  • Primer premio ex aequo: el museo de Pont-avén y el museo del Aurignaciano

Tanto el Museo de Pont-avén como el Museo del Auriñaciano presentan la característica de haber conocido períodos de obras y de renovación importantes que les han permitido optimizar de manera notable y sustancial su política de accesibilidad generalizada.

El Museo Auriñaciano reabrió sus puertas en 2014 después de diez años de obras y ahora dispone de un edificio nuevo adaptado a su entorno. Su enfoque integrado de la accesibilidad generalizada le permitió obtener la marca «Turismo y Discapacidad» en 2018 para los cuatro tipos de discapacidad (auditiva, visual, mental y motora). Esta distinción particularmente deseada es evidentemente la garantía de una política voluntarista y lograda.
El Museo Auriñaciano ha sabido desarrollar guías y herramientas de visita adaptadas fácilmente accesibles para todos y sin exclusión. Otro ejemplo es la colaboración estrecha y regular con la red de asociaciones de personas con discapacidad y los agentes institucionales de proximidad. Su acción testimonia una vez más el dinamismo de nuestros museos en las zonas rurales.
El museo de Pont-Aven reabrió sus puertas en 2016 después de una revisión completa de sus infraestructuras y equipos. Desde entonces se hace fuerte para garantizar la autonomía de la visita a través de soportes de mediación y comunicación interactivos y decididamente modernos, sin menoscabar la importancia y la pertinencia de las visitas de grupo y «a medida».
El Gobierno decidió establecer un comité directivo y consultivo en el que participaran los agentes de la discapacidad antes, durante y después de las obras de renovación. También debemos reconocer el valor de sus acciones fuera de los muros. Este museo, que obtuvo la marca «Turismo y Discapacidad» en 2018 para las personas con discapacidad visual y mental, prosigue sus esfuerzos para responder totalmente a las exigencias de la accesibilidad generalizada.

 

  • Segundo premio: Archivos Municipales de Saint-Brieuc

Los Archivos de San Brieuc se comprometieron a resolver sus dificultades de acceso al marco construido mediante la programación de importantes obras estructurales inscritas en la estrategia global de accesibilidad generalizada del municipio. Los Archivos proponen un enfoque original y seductor en torno a los desafíos de los derechos culturales y de la ciudadanía. Así, a partir de 2008 se elaboró una carta de accesibilidad colaborativa con doce asociaciones de discapacitados. Esta carta encuentra hoy su prolongación en una cita anual titulada «Primavera del patrimonio» y propone numerosas acciones dentro y fuera de los muros en colaboración con la sociedad civil y los actores sociales.
Esos esfuerzos, que demostraban la vitalidad de la red de archivos más cercana al Territorio, merecían ser alentados.

Una vez más, los territorios y los actores culturales demuestran su compromiso en la lucha contra todas las formas de discriminación. El Premio Patrimonio para Todos demuestra la voluntad del Ministerio de Cultura de contribuir a reforzar la cohesión nacional y vivir juntos. » Franck Riester, ministro de Cultura