Franck Riester, ministro de Cultura, firmó con el conjunto de las organizaciones sindicales del Ministerio de Cultura (CGT-Cultura, CFDT-Cultura, SUD-Cultura Solidarias, UNSA-CFTC, FSU)el primer protocolo de acuerdo relativo a la igualdad profesional entre mujeres y hombres propio del Ministerio de Cultura.

Este protocolo es el resultado de una estrecha concertación con los representantes del personal del Ministerio. Traduce la política voluntarista llevada a cabo por el ministerio, primera administración del Estado en haber obtenido en el otoño de 2017 las dos etiquetas «Diversidad» y «Igualdad» atribuidas por la AFNOR, contra todas las formas de discriminación y las desigualdades profesionales.

Con motivo de esta firma, Franck Riester declaró:

"Estoy orgulloso de que el Ministerio de Cultura vaya más allá de las obligaciones reglamentarias al proponer verdaderos avances para promover en su seno la igualdad profesional entre las mujeres y los hombres que lo componen. Se sabe que la igualdad de derecho, teóricamente garantizada por los textos, está aún lejos de traducirse en la realidad de los itinerarios y del entorno profesionales: deseo ejemplarizar el ministerio, para su personal y, más ampliamente, en el conjunto de las políticas culturales. Este protocolo refleja también la calidad del diálogo social que se ha instaurado sobre este proyecto, que responde a una aspiración tan legítima de justicia e igualdad".

El memorando de entendimiento reafirma los compromisos del Ministerio de Cultura e incluye avances significativos en materia de formación del personal, de acceso de las mujeres a los puestos de responsabilidad, Considerando, en particular, el objetivo de que el 50% de los establecimientos públicos dependientes del Ministerio estén dirigidos por mujeres de aquí a 2022, de prevención del acoso y de la violencia sexista y sexual, de mejor conciliación del tiempo personal y profesional, reducir las desigualdades salariales constatadas en detrimento de las mujeres (500.000 euros se dedicarán a colmar las diferencias de aquí a 2022).

El Protocolo de 22 de noviembre de 2018 se aplica al conjunto de las estructuras del Ministerio de Cultura, a sus servicios de administración central y descentralizados, así como a sus establecimientos públicos y servicios de competencia nacional.