Franck Riester, ministro de Cultura, acaba de presentar ante la Comisión Europea, el 26 de febrero, la propuesta de certificación del patrimonio europeo del lugar de Memoria en Chambon-sur-Lignon.

Un sitio único dedicado a los Justos:

Entre 1939 y 1944 el Chambon-sur-Lignon (Alto Loira) y los pueblos circundantes acogieron a refugiados de toda Europa. Este territorio presenta la particularidad de ser a la vez un territorio aislado y al mismo tiempo conectado con el resto de Europa gracias a las personalidades procedentes de Suiza, Italia y Alemania reunidas en torno a un ideal de no violencia y de paz.

Situado en una parte de la escuela y en una casa, este lugar emblemático está dedicado a la historia de los Justos y la resistencia al antisemitismo durante la Segunda Guerra Mundial.

El monumento está dirigido especialmente a los jóvenes y asocia a la dimensión conmemorativa una misión de educación artística y cultural entendida como transmisión de los valores ciudadanos, tanto locales como europeos.

Un alcance europeo:

La presencia de la École nouvelle cévenole, abierta en 1938 para ofrecer una educación a los jóvenes europeos, debía convertirse en un lugar de apertura europea, acogiendo en particular a los jóvenes húngaros que huían del telón de acero en 1956.

La candidatura al Sello de Patrimonio Europeo es un medio para recordar la importancia del compromiso de los justos en toda Europa y un mensaje indispensable para los europeos de hoy, en particular los jóvenes.