La ministra de Cultura, Roselyne Bachelot-Narquin, expresa su gran emoción ante la desaparición de Michel Robin.

Actor de talento, Michel Robin ha llevado toda su vida una rica carrera en el teatro, el cine y la televisión. Después de hacer su debut en los escenarios en los años cincuenta con Roger Planchon, actuó bajo la dirección de los más grandes directores, en particular Jean-Louis Barrault, Claude Régy o Alain Françon. A los 63 años, cuatro años después de haber recibido el Molière del segundo papel por «La travesía del desierto» de Yasmina Reza, es contratado a la Comedia Francesa como pensionista. Denis Podalydès le confiará su último papel a los Bouffes du Nord en 2014 en «Los males del tabaco» de Anton Chéjov, autor que le era particularmente querido.

En el cine, el público reconocía inmediatamente a este habitual de los segundos papeles, que apreciaba por su sencillez, su dulzura y su sinceridad. Michel Robin se ilustró en grandes películas populares como «La Cabra», «Les aventures de Rabbi Jacob» o «Le fabuleux destin de Amélie Poulain» pero también en las películas de Claude Chabrol y Costa-Gavras. Los espectadores recordarán también, entre sus numerosos papeles, el personaje que encarnaba en la serie «Boulevard du Palais».

Michel Robin tenía en él una amabilidad y un humor que lo hacían popular, tanto entre el público como entre aquellos que tuvieron la suerte de trabajar con él, en los rodajes y en los teatros, y en particular en la Comedia-Francés donde deja un recuerdo conmovedor a la Troupe.

La ministra de Cultura expresa sus sinceras condolencias a su familia y a sus allegados.